jueves, 24 de diciembre de 2015

Síndrome de Santa Claus

-Dame pistas, venga...
-Vale... Es gordo
-Bud Spencer!
-No... Trabaja hasta muy tarde...
-Bud Spencer!
-Tú eres muy tonto... Lleva barba...
-No me engañas, Bud Spencer!
-...

El caso es que tal día como hoy, Nochebuena, uno llega con trabajo pendiente que debería estar para Navidad y dado mis parecidos descriptivos con Santa Claus de gordura, barbura y tontura, me doy cuenta de que sufro su síndrome...

¡Y no es la primera vez!

Como decía, este síndrome consistiría en la complicación de realizar entregas justas antes de las fechas navideñas... Haciendo que muchas veces ante una posible demora nos encontremos teniendo que currar un montón justo antes de Navidad... Como Santa Claus, vaya...

-Navidad es todos los años
-Me refiero a años en que debería acabar cosas para Navidad
-Tú eres consultor, no?
-Sí
-Mírate el contrato...
-Miércoles...

Además este año la postal navideña de mi empresa decía que no había que pedirle a Santa Claus lo que se le podía pedir a mi empresa... Había que ponérselo fácil a Santa Claus este año a costa de no ponérnoslo fácil nosotros...
-El eslogan es muy bueno
-Ya
-Y el dibujo muy currado y original...
-Ya...
-No me digas que no te gusta...
-Lo has dibujado tú, verdad?
-Un poquito...
-No se nota
-Verdad?

Pero bueno, aunque durante varios años me haya inventado síndromes y parasíndromes relacionados con la informática, aún no los había relacionado con las fechas que vivimos... Así que con síndrome de Santa Claus o no, pasad unas Felices Fiestas y si podéis, que él trabaje por vosotros.

Feliz Navidad.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Merry Chri... Star Wars!!!

Porque este año todos (los frikis) esperábamos la Navidad un poco más que otros años...
¡Merry ChriStarWars a todos!


viernes, 11 de diciembre de 2015

Entropía

-Entropía, aquel país desconocido...
-Eso es de Star Trek y era con el futuro...
-Ehm... Había un montón de gente y entraron a la tienda entropía...
-Si acaso será en tropel, no entropía...
-Ehm...
-Venga, sigue...
-Me estás entropiaaaaando...
-¿En serio?

Entropía es una palabra que como se puede ver tiene multitud de usos cotidianos. ¿Quién no conoce a alguien que se llame Entropía María o que haya estudiado entropía aplicada?
-Por el momento no has dicho más que tonterías...
-Lo habitual, ¿no?
-La primera verdad que dices.

La entropía es un término aplicado generalmente a la física que define el nivel de homogeneización de un cuerpo, sustancia o área espacial. Vamos, si todo está bien mezclado y del mismo color o hay tropezones. La entropía es máxima cuando todo es perfectamente homogeneo.

-Un martini, por favor. Removido, no agitado.
-Pero eso es mala entropía, señor Bond
-¿Has acabado de camarero con una carrera de física?
-Déjelo, mi vida es muy triste...

El caso es que estaba filosofando yo en el Ave al respecto de lo terrenal y lo divino en cuanto a que el universo tiende hacia una versión cada vez más compleja de sí mismo, comenzando con la energía, siguiendo con átomos de hidrógeno y llegando a átomos terriblemente más pesados para formar, entre otras cosas, a nosotros.

Nosotros, que para decir un simple Hola necesitamos de millones de células en sincronía perfecta, células cerebrales, musculares, complejas reacciones químicas, aprendizaje, tempo y ejecución... Si lo pensamos, una complejidad terrible.
-Y tú aprovechas tu complejidad terrible para escribir tonterías
-Tonterías complejas, ojo...

Vosotros conocéis mi mantra 'The simpler the better' en proyectos informáticos. Lamentablemente (para el mantra) la informática cada vez es más compleja, incluyendo capas de hardware camufladas bajo capas lógicas de procesos y servicios que pierden la perspectiva de lo que hay debajo... Igual que nos pasa a nosotros con nuestra consciencia, somos incapaces de llegar a nuestro código fuente, a nuestro hardware primario.

Y lo que voy viendo es que en virtud de una mayor facilidad de uso se montan auténticas virguerías bárbaras (o barbaridades virgueras, como se prefiera) que hacen complejos los proyectos y sistemas.

-Hace tiempo para un 'Hello, world' sólo hacía falta una línea de código.
-Ahora la cosa es un poquito diferente...

Aquí entonces llega la entropía, como exponente de máxima complejidad homogenea en todos los sistemas, provocando sin quererlo que en un futuro haya que hacer ingeniería inversa para acabar de saber cómo funcionan las cosas a niveles infinitesimales informáticos... Porque nadie se atreverá a meterle mano.
-¡Hemos acabado la secuenciación!
-¿Haces pruebas de ADN? ¿Tú no eras informático?
-La secuenciación del kernel de la base de datos...
-Eso es jugar a ser Dios...
-Ahora le pondremos parches directamente al núcleo y aparecerá una base de datos mejorada...
-Reitero mi afirmación anterior...
-Hubo unos tíos que fueron dioses... Y construyeron estos programas...
-Oye, ya que te pones... Lo de secuenciar el Essbase... ¿Que te parecería?
-Invalid Function Call
-Ya, eso me pensaba...

Espero que todos, poco a poco, podamos abandonar la idea de conocer toda la informática igual que un neurocirujano no se mete en gestiones traumatológicas o psiquiátricas... Por traumático que pueda parecer para aquellos que somos informáticos informáticos. Disfrutemos de la conplejidad que hace nuestra profesión entrópicamente más interesante.

Mucho cuidado ahí fuera.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Love rollercoaster

Corrían los años medios de los 90, hace ya 20 años y un poquito más, cuando en la MTV se podían ver las hazañas tontas y absurdas de un par de personajes tontos y absurdos como Beavis y Butthead. Muchas veces he pensado que estos dos fueron luego los que dieron pie a perlas como Jackass o que sirvieron de inspiración para ciertas series de dibujos animados que aparecieron a mediados de los dosmiles... Y no sería por sus grandes diálogos:

- Beavis, jeje-jeje-jeje
- Butthead, jeje-jeje-jeje
- jeje-jeje-jeje
- jeje-jeje-jeje, ¡mola!
- Beavis, jeje-jeje-jeje
- Butthead, jeje-jeje-jeje

En fin... El éxito de estos dos gañanes les llevó a tener su propia película (Beavis and Butthead Do America) que no dejaba de ser un episodio más largo de sus andanzas aunque con una banda sonora bastante mejor que en la serie (y una animación sutilmente mejor). Sus diálogos eran igual de buenos... Y tal vez la mejor publicidad que hicieron de la película (ya sabéis, a veces el trailer es mucho mejor que la película en sí) fue mediante el videoclip de los Red Hot Chili Peppers que da nombre a este artículo.

- Entiendo que ahora has llegado a donde querías llegar.
- Correcto
- Vas a hablar de cosas que suben y bajan
- No exactamente
- Casi te pillo
- Sí, me siento muy observado...

Aunque aquí el señor de asuntos internos casi me pilla, efectivamente quiero hablar de algo que una montaña rusa expresa metafóricamente de forma convincente: esos cambios rápidos en las cosas que pasan que hacen que estés pletórico de alegría y al rato hundido en la miseria.

- Igual es que eres bipolar
- Igual te planto una josconcia en la cara
- Pero porque además de bipolar eres un borde
- ...

Todo comienza un día cualquiera, donde Paco, en su labor de manager, tiene que realizar determinadas tareas administrativas relacionadas con la consecución de contrataciones de larga duración en clientes.
- Bodyshopping
- Si lo pones así de corto me sale un artículo ridículo
- No te salen ridículos por ser más o menos largos...
- También es verdad...

El caso es que Paco tiene dos oportunidades abiertas en las que colaborar con empresas más grandes que la suya y en la que ha presentado a dos candidatos totalmente válidos.
- Hola, Paco, soy el señor A.
- Hola, Señor A.
- Me parece que el candidato es válido pero su tarifa no. No te lo puedo aceptar.
- Vaya... Déjame que haga números a ver.

Mientras Paco hacía números, recibe una llamada del señor B.
- Hola, Paco, soy el señor B
- Hola, Señor B
- Me parece que el candidato es válido pero su tarifa no. No te lo puedo aceptar.
- Todo esto me suena de algo...

Efectivamente, suele pasar que al presentar a un candidato siempre hay que tratar de que sea lo más barato posible
- Señor A
- Paco...
- Aceptamos una rebaja del 10%, pero no más.
- Lo muevo internamente y te digo algo
- Perfecto

Mientras tanto, el señor B hace de las suyas...
- Paco
- Hola, Señor B
- Al final vamos a aceptar tu oferta. Tenemos necesidades urgentes y no podemos andarnos con retrasos. Habla con el candidato y que se incorpore lo antes posible.
- Genial, te digo algo.

Y no tarda mucho en recibir un mail del señor A en que finalmente aceptan.
En este momento, Paco tiene a dos candidatos colocados. El carrito de la montaña rusa ha llegado a la parte de arriba de la rampa...
- ¡Mooooooola!

Pero como este artículo va de montañas rusas, ya sabemos lo que pasará a continuación.
- Paco, soy el señor A
- Buenas noches, señor A, buenas noches, señor A...
- ¿Qué dices?
- Perdona, que se me va la pinza...
- No vamos a poder trabajar con vosotros para el candidato que me pasaste. Nos había llegado también internamente y lo gestionaremos con él nosotros directamente. Lo siento.
- Esto no será por mi coña de Bertín Osborne, ¿no?
- No, pero también.
- ¿Eh?

Y como no podía ser de otra manera, a media rampa no se puede frenar...
- Señor B, soy Paco.
- ¿Qué tal, Paco?
- Mal... Tengo malas noticias. El candidato que os pasé me acaba de comunicar que hace 2 horas que ha firmado con otra empresa, por lo que deja de estar disponible.
- Vaya... Ahora que ya teníamos el ok del cliente y todo.
- Lo siento.
- Pues sí... ¿No tendrás otro igual para mañana?
- Ehm... Me temo que no.

En este momento el carrito ya ha llegado abajo y se para por ese día. Paco ha pasado de no tener nada cerrado a tener dos cosas y a volver a no tener nada. Un movimiento bastante habitual en estos tiempos que corren en que se hace complicado y requiere de mucha agilidad el cerrar determinadas colaboraciones... Y a veces ni eso.

Tal vez sea por eso que a veces uno se siente que estas conversaciones no difieran tanto de las de Beavis y Butthead... O tal vez sí. Espero que por lo menos la montaña rusa en la que nos montamos sea la del amor, como dice la canción...

Mucho cuidado ahí fuera.


viernes, 25 de septiembre de 2015

El software maligno de Volkswagen

Estos días que están con tanto revuelo con el tema del software de VW que hacía pasar las pruebas de homologación de emisiones en diferentes países no he podido evitar imaginarme al Doctor Maligno en más de una ocasión en la junta del grupo VW.
Para la correcta lectura de algunos de estos diálogos, las cursivas representan el gesto de comillas habitual del archimalvadísimo.

-Mini Yo, necesitamos un arma para poder vender más y mejor
-...
-Mini Yo, no me ayudas nada... ¿Esbirros?
-Podríamos hacer coches que consuman menos y por ende serían más ecológicos.
-Esa idea me parece fantástica. Ya tenemos un plan.

Lo que el Doctor Maligno no sabe es que el Austin Powers de turno le va a chafar el plan. Porque hablamos de requerimientos. Y hablamos de software.

Lamentablemente, muchas veces te encuentras que los grandes proyectos en informática se trocean en tareas y subtareas que, de forma unitaria, hacen perder la perspectiva. Y además, como los informáticos somos raritos explicando y entendiendo, da lugar a errores. Veamos un caso:
Idea original: conseguir mediante mejoras en el software de inyección la reducción de consumo, la mejora de combustión y el aceleramiento en la catalización de los gases resultantes para conseguir tanto una mejora de cumplimiento de normas de contaminación como para dar una perspectiva comercial de motor ecológico.
Reducción informática: modificar el software para que reduzca los gases de escape.

Sí, los informáticos somos simples. Me imagino al ingeniero Hans Müller discutiendo con su jefe.
-Hans, haz la tarea
-Vale

... Porque los alemanes además son pelín cuadriculados a veces.

Y no me extrañaría que, para reducir costes, esta tarea fuese subcontratada a una software factory  india, china o hasta española.
-Te voy a poner a un experto en diseño de firmware.
-No me digas que tienes becarios nuevos
-Sí, becarios

Y efectivamente además el equipo de trabajo supersenior al que se le encarga hace lo que puede con las premisas dadas.

Ya de vuelta a la junta de dirección, se vende como un triunfo.
-Doctor Maligno, el nuevo software de inyección reduce las emisiones un 95%
-Magnífico. Mini Yo, ¿quieres que papi te compre un coche?
-(Asiente repetidamente con la cabeza y una sonrisa forzada)

Y supongo que alguien en todo este entramado lo sabía y no lo trasladó a sus superiores... Hasta que la EPA lo descubrió. El pobre Doctor Maligno se vería obligado a dimitir por algo que seguramente no sabía aunque su idea original era buena y el software, en cierta manera, tenía una misión correcta con una visión equivocada.
-Dimito. Vámonos, Mini Yo.

En todas las empresas, grandes, medianas y pequeñas hay miserias. Miserias que son del tamaño de la empresa y tienen una repercusión acorde a tal tamaño. El caso de VW seguro que traerá cola y seguro que muchos doctores Malignos de otras empresas están lanzando a los cocodrilos a sus esbirros por sus softwares de inyección en un intento de no ser otro Volkswagen.
Lo que pasaba con los bancos y los activos tóxicos antes de ser rescatados, vaya... Que al final ninguno tenía, ¿verdad?

Mucho cuidado ahí fuera.

domingo, 20 de septiembre de 2015

La tira aplicada: Innovaciones en apple

Ya decía hace mucho tiempo que no hay que inventar lo que ya está inventado... Pero estos de apple a veces se pasan un poco con la fanfarria...


jueves, 17 de septiembre de 2015

Skype y tu batería no son buenos amigos

Sabéis de sobra (porque lo sabéis) que tengo una enfermiza obsesión por economizar la batería en el móvil. Siempre en 2G si no hace falta más, sin bluetooth, sin gps, sin muchos programas en segundo plano... Y consigo que la batería usualmente me dure todo el día y un poquito más.

-Eso es que usas poco el teléfono
-Mi mujer no opina lo mismo
-Ya será menos
-Que sí, que me lo dijo por whatsapp mientras cenábamos
-...

El caso es que hoy me he encontrado con la circunstancia de ir a un evento, así que antes de salir de casa he cargado un poco el móvil y he iniciado sesión en Skype, por lo que pudiese pasar. Luego he cogido la moto, he llegado al lugar del evento y en un determinado momento me he percatado de que la batería estaba curiosamente baja para lo que había visto al salir de casa.

-¡Miércoles! ¡Sí que gasta!
-Sí, la moto engaña un montón...
-No, leches, el móvil...
-Eso es de ir en moto
-Ya...

Tras mirar el histórico de batería, me encuentro con que un programita, Skype, había consumido lo mismo en media hora que la media de consumo de la pantalla en varios días.


-¡Rrrrretuercas!
-¿Estás volviendo a ver Cars todos los días, eh?
-Tengo niños pequeños...
-Ya ya ya...

Impresionante.

Total, como buen ahorrador de batería, cierro la sesión de Skype y aparece un señor muy simpático con gesto compungido diciéndome que no cierre la sesión, que se seguiría ejecutando en segundo plano SIN afectar a mi batería.



-Pues si llega a afectarla...

A pesar de los ojillos de Gato con Botas del señor, cierro la sesión implacablemente y acto seguido busco en google lo siguiente: android skype battery high
Lo que me aparece, podéis ver las tres entradas primeras, es un poco triste:
-Skype causes battery drain (7 de febrero de 2015)
-Battery drain after last update (9 de junio de 2015)
-New Skype for android promises not to drain your battery (18 de marzo de 2014)


Sintetizando: Skype lleva años vampirizando las baterías de los móviles y no parece que quieran o que sean capaces de solucionarlo. No me meto con sus funcionalidades, que están muy bien, pero no es una aplicación para tener en el móvil salvo para el momento en que la vayas a usar activamente.

Y esto nos recuerda que al final Skype es (ahora) un producto de Microsoft y si algo caracteriza a esta empresa es dormirse en los laureles siempre que está en una posición dominante, hundirse miserablemente ante la aparición de un competidor y finalmente resurgir con el doble de fuerza de sus cenizas.

-¡Necesitamos que Skype sea mejor!
-Eh, eh, con la calma... Que aún estamos pendientes de hundirnos...
-La vida del producto en esta empresa es muy particular...
-Cuando los saiyans morían y resucitaban más fuertes no te parecía tan raro...
-¿Qué tiene que ver Goku con todo esto?
-Es la parte friki del artículo
-No sabías cómo meterla, ¿eh?
-Ya ves...

Seguiremos informando.

PD: Hoy no he tenido que hacer yo los dibujitos :-)



miércoles, 9 de septiembre de 2015

Entre pillos anda el juego

La película que da nombre a este artículo es tal vez uno de mis cuentos de navidad preferidos. Basada en la fábula de El príncipe y el mendigo, explica como dos ruines hombres juegan con las vidas de dos personitas en el mundo de la bolsa. Pero como comedia que es, acaba estupendamente para estas personitas.

El nombre original de esta película es Trading Places, que es un juego de palabras genial dado que puede traducirse de dos maneras muy interesantes: Lugares donde se comercia (muy aplicable por el tema de la bolsa) y cambiando lugares (también por ser representar el argumento de la película).

En castellano, el traductor de nombres de películas tenía muy pocas ganas de trabajar aquel día...
- Hay que ponerle nombre a esta peli
- ¿Cómo se llama en inglés?
- Trading places
- Mmmmm... Entre pillos anda el juego
- Ostras
- Ya ves
- Te veo futuro en unos años como guionista de anuncios de Mixta
- Ni lo dudes

Supongo que de haberla traducido de manera un poco más literal no se podría aplicar a la historia que os quiero explicar hoy. Voy a hablaros de subcontratación. Y de pillos.

La RAE define pillo como 'persona pícara que no tiene crianza ni buenos modales'. La parte de pícara no sé si aplicará mucho, la de crianza tampoco... Ahora, la de modales ya os digo yo que sí.

Era un día de otoño cerca de Navidad (como deben ser estas cosas). Nuestro amigo Paco llevaba un tiempo trabajando subcontratado por una empresa grande (que no Gran Empresa) y se encontraba muy bien.
- Hola, Paco. ¿Cómo estás?
- Pues estoy muy bien

Como podéis ver, efectivamente estaba muy bien. Como llevaba un tiempo trabajando ya con el mismo sueldo, su responsable decidió que estaría bien subírselo un poco y dado que los márgenes de subcontratación muchas veces / normalmente / casi seguro siempre son pequeños, le planteó a la empresa grande una subida de tarifa del 10% de manera que pudiese subir en consonancia el sueldo a Paco.

Obviamente, la empresa grande se negó y lo hizo de una manera muy particular: con un mail en el que se informaba a la empresa de Paco que iban a internalizarle.

- ¿Perdón?
- Sí, que pasará a formar parte de nuestra empresa
- Pero eso lo prohíbe expresamente el contrato de colaboración
- Os lo prohíbe a vosotros, nosotros somos guays
- Ya veo, ya...

Total, que los responsables de Paco se reunieron con el departamento de compras de la gran empresa para discutir del tema y dado que en el proyecto en el que estaba Paco faltaba personal, hicieron una propuesta para compensar tal acción.

- Mira, nosotros necesitamos más personal, así que internalizamos a Paco pero vosotros nos traéis a dos personas que encajen en el proyecto y os las subcontratamos.
- Ah, eso no está mal del todo... Aunque ya fastidia porque es un buen profesional.
- Sí, pero por lo menos así tampoco perdéis el negocio. Se pondrá en contacto con vosotros uno de mis técnicos de selección para llevar el proceso.
(...)
- Qué majo este de compras, ¿no?
- Sí, me ha sorprendido gratamente.

Y es aquí donde encontramos al primer pillo...

- Hola, soy el técnico de selección
- Hola
- Necesito los currículums mañana como muy tarde
- ¿Perdón? Pero si la noticia de la internalización es de ayer y hoy nos hemos reunido con compras...
- Ya, pero es que si no me los dais mañana tengo que abrir la oferta a más proveedores
- Pues sí que estamos bien...
- Es lo que hay

Efectivamente, no hay piedad en estas cosas. El caso es que se contaba, parecía ser, con un día de margen de cierta exclusividad para presentar candidatos. Tras un arduo esfuerzo y muchas prisas, la empresa de Paco presentó a tres candidatos en la fecha límite.

Y aquí empieza la parte de los modales que os decía, porque tras presentar dichas candidaturas y hasta la finalización del proceso de selección la empresa de Paco pidió y repidió y rerepidió feedback de los candidatos... Y no se le dio.
Durante el proceso, además, una de las cadenas de mails que habían enviado como contestación antes del límite dado a la empresa de Paco contenía un dato muy particular: no había tal exclusividad dado que la oferta estaba abierta a todo el mundo desde el principio.

- ¡Qué cabr...!
- Pillos, se dice pillos...
- Ya, lo pillo, lo pillo...

Finalmente, dado que el departamento de la gran empresa no daba feedback de los candidatos, no pedía candidatos nuevos ni era posible que el técnico de selección contestase a mail o teléfono, la empresa de Paco optó por la elegancia que la gran empresa no había tenido. Y se retiró del medio para que Paco no sufriese en su internalización por los negocios de ambas compañías.

Los procesos de subcontratación son algo normal en nuestro negocio. Y a veces son fáciles de realizar y otras veces no tanto. Pero independientemente de dicha dificultad, resulta lamentablemente lamentable que una empresa de tamaño opte por el silencio administrativo ante una situación particular como la que os he descrito. Y no sé si se trata de algo específico de la compañía o bien de las personas particulares que participaron en el proceso de selección.

Creo entonces que queda claro en este caso cuál es la gran empresa y cuál la Gran Empresa. Siempre hay que tener un poco de clase, creo...

Mucho mucho mucho cuidado ahí fuera.



viernes, 28 de agosto de 2015

La tira aplicada: Actualiza tu smartwatch android

Yo no tengo smartwatch pero sí móvil android... Y a veces uno se plantea si ciertas actualizaciones merece la pena hacerlas o no...


miércoles, 15 de julio de 2015

Cuando vino la montaña

Todos conocemos aquel dicho de que si la montaña no viene a ti, ve tú a la montaña...
-Eso creo que era más bien con algo de [profeta árabe]
-Sí, está la cosa para hacer coñas con según qué temas...
-¡Cobarde!
-¡Pecador!
-¡Finstro!
-¡Torpedo!
-...

Sí, me sé muchos insultos de Chiquito de la Calzada... Pero la enseñanza de tal dicho es que hay cosas que hay que hacer, independientemente de cómo haya que hacerlas.
Otra interpretación tal vez menos obvia es el hecho de que si no vas a la montaña, la montaña acaba viniendo a ti y perturbando tus sueños cual monstruo con espalda de pinos y cuerpo de roca se tratase... Y es de esa invasión de la que quería hablaros hoy.

En nuestro mundo (laboral) hay empresas grandes y pequeñas, empresas con solera y pantone para los trajes y otras más familiares y/o cooperativistas. De siempre todos hemos creído que las empresas grandes hacían cosas grandes y las empresas pequeñas hacían cosas pequeñas... Pero llegó un día en que, crisis mediante, las empresas grandes comenzaron a hacer cosas pequeñas.

Así, la conversación que sigue a continuación era algo lógico y común de cualquiera de las Top Five del mercado:

- Watson, proyecticidios, ¿qué tenemos?
- Proyecto pequeño, tecnología que no controlamos, máximo media persona durante seis meses.
- ¿Cuánto?
- Igual 20.000€ con suerte
- Eso es un No-Go en toda regla
- Pero
- ¡No-Go!
- Pero...
- ¡No-Go he dicho!

Y efectivamente era una opción que acababa cubriendo una empresa local y pequeña porque no tenía las consideraciones de margen de las grandes. Pero esto cambió, no sé muy bien si por la crisis o por el ansia de acaparar mercado y la conversación de antes se volvió mucho más simple.

- Este es el contestador automático de Watson, proyecticidios. Cuentas con mi Go incondicional.

Así, el territorio de los proyectos pequeños y los servicios asociados que era el territorio de las empresas pequeñas comenzó a verse poblado de servicios de empresas grandes.

- Bueno, al final vamos a hacer el proyecto.
- Genial
- No llega a 20.000€
- Bueno, eso a nosotros nos va muy bien
- Le he pedido oferta también a Accenture y a Deloitte
- ¿Perdón?

Y sí, ahí te encontrabas tú cual Leónidas con tus 300 enfrentándote a los miles del ejército de Jerjes (véase la clara metáfora en cuanto a capacidades y técnica, todo sea dicho). Ante esta circunstancia, ¿quién no quiere un Mercedes a precio de Renault Twingo?
- Tampoco te pases
- ¿En qué?
- Twingo no... Si acaso Renault Laguna
- Hasta para eso tenéis clase, ¿no?
- Faltaría más
- Mejor me callo...

Por lo tanto, tu territorio había sido conquistado por los bárbaros del norte y te quedaban sólo las montañas escarpadas y difícilmente accesibles, lo que te llevaba a malvivir comiendo aquello que las grandes sí que no querían, colocándote en un punto donde la supervivencia era muy complicada.

- Watson, proyecticidios. ¿Qué tenemos?
- Anda, ya no está el contestador automático...
- Pues no.
- Entonces mejor ni te cuento lo que te venía a proponer.
- Igual haces bien.
- Igual hago bien.

Pero finalmente ha llegado el día en que las grandes se han dado cuenta que no pueden entrar y mantener determinados proyectos de menos de X mil euros porque sus costes estructurales se lo impiden, dando tal vez un poquito de aire a todas esas pequeñas empresas que forman el tejido empresarial español. Y no hacen un favor, claro... Es sólo porque no les salen las cuentas...

Así pues, un día la montaña se levantó y caminó hacia ti, con sus ojos vacíos y perdidos en el horizonte... Y aunque estuviese destinada a ir a ti, no deja de ser una montaña. Mucho cuidado que no te pise...

viernes, 3 de julio de 2015

La fórmula de la cangreburger

Durante una temporada estuve viendo bastantes episodios de Bob Esponja. Estaba de moda y en los canales infantiles lo repetían sin parar... Si a eso le sumas tener niños pues acabas 'disfrutando' de las andanzas de los habitantes de Fondo de Bikini.

Ahora mismo le he cogido un odio intenso a la musiquilla del banjo del final...

Dentro de las tramas habituales de Bob Esponja, tal vez la más habitual suele ser el intento de Plankton de robarle al señor Cangrejo la fórmula de la burger cangreburger, que viene a ser algo así como el epítome en lo que a comida basura submarina se refiere.

Plankton, que tiene momentos de gran lucidez y otros de no tanta, suele intentar robar la receta para hacer él las cangreburgers y forrarse... Excepto en un episodio que se limita a pedirle un rescate económico nada económico al señor Cangrejo.

Si salimos del mar y volvemos al mundo informático, este hecho también aparece. El secuestro de ficheros es algo más habitual de lo que pueda uno pensar y en algún caso tiene incluso un elevado coste empresarial.

Lo que os voy a contar a continuación está basado en hechos reales que, como en las películas, se han cambiado un poco y añadido mi particular gracejo.

Voy a sintetizar mucho la conversación:
- (Suena el teléfono)
- ¿Dígame?
- Tu proyecto no va
- Pues iba
- Ven, te lo miras y lo arreglas
- Ahora no puedo
- Me corre mucha prisa
- Bueeeeeeno

Es de lo más habitual que los proyectos tengan errores de cuando en cuando... Como siempre, la definición a veces cojea, aparecen circunstancias no contempladas, problemas de seguridad, cambios de formatos... Mil y una cosas para que lo que no debe fallar, falle.

- He estado mirando el proyecto y efectivamente no va
- Es que eres un consultor muy malo
- No va porque no puede leer los ficheros
- Porque los dejaste codificados
- No, se te ha metido un virus
- Ah...

Y también es verdad que siempre que falla algo la culpa es del que lo ha diseñado/programado/implantado de buenas a primeras... Aunque después se descubra la verdad.
En el caso que nos ocupa, un virus de esos muy malos se adueñó de unos ficheros de carga de datos.

- ¡Hola! ¡He protegido sus ficheros para que nadie pueda leerlos!
- Nadie te lo pidió, virus estúpido
- ¡Le va a costar sólo 100€ por fichero!
- Ya, ya, ya...
- ¡Introduzca su número de tarjeta y asegúrese que tiene saldo!
- Maldito...

Esto, que es más habitual que te pase si navegas por sitios poco recomendables (todos ya sabéis cuales, pillines), también pasa en entornos poco protegidos y con puertos abiertos, donde los malvados virus se cuelan en los ordenadores y hacen de las suyas como, por ejemplo, encriptar los ficheros y pedir una clave por un precio.

-¿Cuántos ficheros son?
- Como 50
- 5000€ de nada para quedarte igual
- ¿Cuánto tardas en hacerlo de nuevo?
- Por 2000€ te lo dejo listo
- Ajajejijoju
- Te frotas tan fuerte las manos que haces chispas...
- Las estoy calentando para cuando pille al de sistemas...

Total, que en un entorno mucho menos tenso porque ya no es culpa tuya, le estás ayudando al cliente a recuperar la normalidad por mucho menos que los del secuestro ruso de ficheros de rigor te pide... Aunque alguno de los que trabajen en el cliente vea caer un marrón de considerable densidad y peso en su área de responsabilidad.

Y de nuevo, el Sheldon J. Plankton de rigor se encuentra en manos de alguien que lo mira con desprecio y lo acaba tirando bien lejos de, en este caso, esos bienamados y ahora bien protegidos ficheros.

Por lo menos hasta la próxima...

Mucho cuidado ahí fuera.

miércoles, 1 de julio de 2015

Saturday night fever

Creo que a cualquiera que se le recuerde la película de Fiebre del Sábado Noche le viene a la cabeza esa musiquilla de los Bee Gees que les hicieron espectacularmente famosos a pesar de cantar en falsete.

-Os dije que estos pantalones eran demasiado apretados...
-Tú mete barriga y canta
-¡Stayin' alive!

El caso es que, como en otros tantos, la película era más bien mediocre pero la banda sonora era espectacular.
-¿Pero a ti no te gustaba el heavy?
-Sí, pero pedí opinión a cierta gente con el oído muy fino
-¿Y eso?
-Soy incapaz de oír nada por encima de los 15KHz
-Ya
-En serio
-Mira que hay excusas malas...

Siendo un profesional responsable y capaz (y habiendo dejado cosas para hacer el fin de semana por falta de tiempo en el día a día) me encuentro más de un sábado por la noche adelantando cosas para el lunes.
-Es tu fiebre del sábado noche...
-Sí, tengo un movimiento de cadera que ni Tony Manero...
-Lo que no tienes es juego de cintura y te lo comes todo con patatas...
-Pues igual llevas razón...

Y una de las cosas que a veces me preocupan no es tanto el hecho de hacer cosas un sábado por la noche para adelantar trabajo sino el hecho de lo bien que se trabaja un sábado por la noche.
-Deberías estar jugando mínimo a la play
-O viendo los debates políticos del sábado noche
-Uala, para eso mejor trabaja

Efectivamente no te molestan mails ni mensajes... Los clientes duermen confiados y calentitos sin saber de peligros... En casa la tranquilidad se adueña de todo y mientras los niños descansan encuentras la paz suficiente para dedicarle el tiempo y la atención suficiente a un tema que te lleva atormentando días o semanas, a tu ritmo, en pijama (o incluso en paños menores) y con una cerveza fresquita (a la que puede acompañar alguna otra).

Y suavemente la cosa avanza y toma forma según se acerca la medianoche... Porque al cruzar la medianoche del sábado el consultor se convierte en un ser de las tinieblas.
- ¿Un ser de las tinieblas?
- Sí, porque tienes tanto sueño que ti-nieblas
- El FBI debe tenerte en busca y captura...
- Hay cosas que es mejor no saber

Porque resulta que estás acostumbrado a un ritmo de trabajo durante la semana que hace que a ciertas horas estés ya en las últimas... Y ese sábado que querías aprovechar para descansar y tal vez adelantar faena lo has usado (merecidamente) en salir de paseo con la familia, quedar para comer, ir a la piscina y jugar un partido de fútbol (con la play, que conste...) y a ciertas horas estás hecho polvo.
- ¡No stayin' alive!
- ¿Qué cantas, cariño?
- Yo me entiendo
-...

Más allá de mis coñas marineras (y de infantería) habituales, la única justificación por la que deberíais trabajar un sábado por la noche es porque se quiere... Y si se quiere es muchas veces porque es un momento en que se controla perfectamente el devenir del trabajo... Es un limbo temporal entre viernes por la tarde y lunes por la mañana que te da una tranquilidad que no se tiene cualquier otro día o en muchos otros momentos.

Mucho cuidado ahí fuera...


domingo, 31 de mayo de 2015

Junior a los 40

Aunque haya quien pueda pensar que voy a hacer la coña con la pelicula de 'Virgen a los 40' (igual podría pero es que no la he visto), tal vez el tema de hoy pueda tildarse de un pelín más realista a raíz de diferentes consultas que me han hecho en LinkedIn en varios momentos.

Hoy os voy a presentar a Paco.
-Hola, Paco
-Hola
-¿Tú eres el mismo Paco de todos los ejemplos de IA?
-El mismo
-Vaya vida más apasionante...
-Ya te digo...

Paco es un informático de carrera, tecnólogo convencido y poco interesado en dar un salto hacia el ámbito de gestión. El caso es que Paco tiene cuarenta y pocos años.
-Cuarenta y muchos
-Sí, claro, perdón
-Hay que hablar con propiedad
-En efecto

Durante toda su vida laboral de más de 20 años, Paco ha pasado por las diferentes etapas estándares de los consultores informáticos: junior, senior, experto y gurú y ahora tiene un status reconocido entre sus colegas y en la comunidad como uno de los mejores en su campo.
-Con esas credenciales no debe faltarte el trabajo
-Bueno, sí y no

Paco, que no es tonto, se da cuenta de que cada vez cuesta más encontrar colaboraciones para su tipo de experiencia y cada vez la tarifa es más ajustada, por lo que un día decide, delante de una cerveza (como deben tomarse estas decisiones) que se dedicará a otro tipo de herramientas.
-Voy a dedicarme a Business Intelligence
-¿Pero no eras un crack de Host?
-Sí, pero eso va de capa caída

El caso es que el mercado de BI es ya un mercado maduro, que puede asumir la entrada de juniors de diversa índole pero donde los expertos y gurús aún tienen muchos años de recorrido, a diferencia de otros entornos analíticos como Big Data donde ni hay muchos expertos ni tienen tampoco 15 años de experiencia. Son tal vez los tres casos de las situaciones de los mercados informáticos: en decayente madurez, en fase principal y a punto de iniciar la fusión nuclear.
-Has hecho una analogía con las fases de las estrellas
-¿Has visto?
-Tampoco venía muy a cuento
-Pero así puedo incluir pequeñas gotas de ciencia en mis artículos plagados de tonterías
-Muy pedante te has vuelto
-Qué va
-Tú antes molabas, tío
-...

Pues bien, Paco decide hacer, fuera del horario de oficina, una serie de cursos introductorios al BI con alguna herramienta en particular y apuntarse a posteriori en alguna oferta para juniors, encontrándose con la realidad de esta situación:
-Así que quiere ser consultor de BI
-Sí
-Pero no tiene experiencia real
-No
-Entonces entra como junior
-Sí, claro
-¿Cómo le va lo de ser mileurista?

¡Qué pregunta más incómoda, desde luego! ¿Pues cómo le va a ir? ¡Mal!
Siendo un especialista seguro que cobraba más de 1000 euros al mes.
-Y en 14 pagas, ojo

Y éste es tal vez el problema más gordo del reciclaje informático: el poder hacer frente a tus compromisos financieros en el tiempo que pasa desde que dejas de ser megasenior y vuelves a tener un sueldo no tan malo, tiempo que puede ser de 3 a 5 años dependiendo de las circunstancias.
-Pues entre la hipoteca, el coche y la universidad del mayor no sé yo...

Tal vez Paco es valiente y confía en sus posibilidades, pero hay cosas que no dependen de él y puede encontrarse, como El Hobbit, en un viaje de ida y vuelta.
-Vale, ahora haces alusión a lectura friki
-¿Tampoco te mola?
-Me abstendré de comentar...

Decía que un viaje de ida y vuelta, un cambio a una tecnología donde es más junior y cobra (mucho) menos pero las perspectivas son mejores... Hasta que la economía le obliga a volver a la tecnología donde es un experto y puede cobrar lo que requieren sus obligaciones financieras.

Es una situación un poco triste y me encuentro a veces con CVs que son muñecos rotos de la consultoría, pero también con gente que se ha podido reciclar a edades maduras y parece que el mundo consultoril no sea tan malo al final de todo.

Mucho ánimo y si queréis consejo individualizado, contactadme. The doctor is in.

martes, 7 de abril de 2015

Dame pantalla

Parece que fue ayer que estaba yo jugando a un clásico como el Double Dragon, repartiendo josconcias a diestro y siniestro.

-De hecho fue ayer, estabas con el mame para psp
-Pues también es verdad...

Qué tiempos aquellos, qué tiempos los de los salones recreativos... Vienen a mi mente clásicos como el Out Run, el Afterburner, el Tiger Heli, el Golden Axe, el Street Fighter... Todos en su versión de recreativa, claro. ¡Y por cinco duros la partida (0,15€ al cambio para los jóvenes)!

Y si ibas a un salón recreativo era porque la máquina recreativa era mucho mejor que lo que podías tener en tu casa en formato 8 bits o, con mucha suerte, 16. Era hace 25 años.

-Cuando yo era joven jugaba con un joystick y dos botones...
-Abuelo, ¿qué es un joystick?
-Lo que había antes del pad
-Ah... ¿Y qué es un pad?

Pero bueno, rememorando aquellos tiempos siempre aparece el recuerdo del 'dame pantalla'... Esa situación cuando jugabas a dobles en un beat'em up de scroll horizontal y uno de los jugadores avanzaba mucho mientras el otro se quedaba rezagado. Y en todos todos todos los casos la pantalla se detenía... Y el malo maloso de turno se escondía en su borde pudiendo apalizar sin contemplaciones al jugador adelantado.

-Tío, que me matan
-Es que yo estoy pegando a este otro
-Pero dame pantalla
-Pues apártate, leñe

Por suerte o por desgracia ese nexo de unión (y de desencuentro) que era la pantalla 4:3 del juego de turno fue desapareciendo en virtud de divertimentos que ya mo podías tener en tu casa: soportes móviles para carreras, zonas de baile o pistolas varias masacra zombies.

Pero ni eso ha sobrevivido a los juegos de última generación, con gráficos y tramas (y duración) que dejaban a aquellos locos 80 en paños menores. Sólo de vez en cuando, jugando con tu playstation último modelo a algún juego de la saga Lego te aparece esa situación... Y como carroza que eres sonríes en el recuerdo.

-Dame pantalla...

martes, 24 de marzo de 2015

Polvo eres y en algún ventilador acabarás

-Polvo eres y en polvo te convertirás
-No sabes lo mal que me caes, spiderman...
-Es que no puedo ir al club de la comedia
-Pobrecito, qué lástima...

Entre la multitud de enemigos de spiderman hay uno al que le cae que ni pintado el hecho de ser polvo. Hablamos, obviamente del hombre de arena.

Curiosamente, siempre que pienso en arena pienso en la basta arena de obra, no en finas y suaves arenas de playa caribeña o en la arena extrafina de Roland Garros. Sea como fuere, la arena es un gran generador de polvo.

-Nos llevamos muy mal, creo que tenemos que cementar un poco nuestra relación
-Te voy a cementar las narices...

Hay muy pocas partes móviles en un ordenador.
-Pues mi ordenador tiene multitud de partes móviles
-Es que lo has roto
-Ah
-Y además eso que tienes ahí es un puzzle...
-Ah
-Santa paciencia...

Como decíamos, hay pocas partes móviles en un ordenador y generalmente se limitan a los ventiladores. Pero componentes electrónicos hay barbaridades. Los ventiladores de refrigeración soplan aire fresco del exterior de la carcasa al interior para tratar de contener el calor disipado por los procesadores, que en casos no tan poco frecuentes rondan los 80 graditos.

Y son estos mismos ventiladores los que, al carecer de filtro antipartículas, introducen suciedad en el interior del pc cubriéndolo todo de una suave y homogénea capa de polvo extrafino.

-Creo que le tengo alergia a los ordenadores
-Será al polvo de dentro
-¿Es que el reloj del ordenador es de arena o qué?
-...

Y el polvo tiene tres problemas:
1) que no permite disipar bien el calor
2) que se introduce en rodamientos y ejes de partes móviles reduciendo su eficacia.
3) que te permite ir a urgencias el día que te da por abrir el pc con la casa limpia y tu mujer / madre ve el diorama de marte que hay dentro.

Pero bueno, sucios o no, los ordenadores suelen funcionar. Y yo recomiendo además no limpiarlos si no se sabe cómo.
-¿KH7 me has dicho?
-KH7 te tienes que echar en los oídos... Dije cachalote
-¿Vas a limpiar con una ballena?
-...

Y la mejor forma de limpiar el interior de un pc es con agua... Con refrigeración por agua y una torre hermética que no deje entrar aire ni polvo alguno.
Pero claro, si ya se ha llegado tarde a ese momento, el agua es contraproducente para los componentes electrónicos... Así que lo mejor de nuevo es usar aire... En concreto aire a baja presión que no esparza todo el polvo por todos los recovecos de tu casa (y tu cara).

Y ante la ausencia de un compresor de aire, utilizad un pincel de maquillaje, que son más suaves y no dañarán (si se hace con cuidado) esos sensibles circuitos.
-Me ha dicho Paco que llevas un pincel de colorete
-Sí, para los polvos
-No sabía que eras dragqueen...
-Es para el ordenador...
-¿Le pintas colorete al ordenador?
-Sí, con el paint...
-Uala, ¿eso puede hacerse?
-...

Luego entraríamos en temas de limpieza de teclados y las raras y extrañas civilizaciones que aparecen en ellos... Pero eso ya es otra historia que da para varios capítulos del National Geographic y por el momento el teclado virtual no acumula suciedad... Creo.

Os dejo, que esta entrada me ha dejado hecho polvo...

lunes, 9 de marzo de 2015

Cliente final no final

Dentro de lo que son servicios informáticos siempre existe lo que se llama cliente final. ¿Que qué es un cliente final?

-Gutiérrez, defíname cliente final.
-Cliente final, en el mundo de la informática, es aquel cuyos servicios informáticos se los presta a sí mismo.
-Gracias, Gutiérrez.
-A mandar.

Como decía Gutiérrez, un cliente final es aquel que dispone de un departamento de informática propio que realiza algunos/pocos/muchos de los servicios que necesita el día a día de la compañía y cuyos técnicos tiene en nómina. No significa que no recurra a servicios de terceros, como una consultora, sino que hay ciertos informáticos trabajando directamente para la compañía.

La dualidad interno-externo existe desde hace mucho pero es un estándar con el que te encuentras cuando eres consultor. Hay empresas que diferencian poco el estatus de uno dentro de los proyectos y otras en que ser externo representa estar a la altura del plancton en la cadena alimentaria.

Y por esta diferenciación, muchos consultores aspiran a estar en un cliente final, con una intensidad supuestamente menor que en una consultora, con un entorno con menos cambios y unas circunstancias técnicas más estables. Vamos, sin el intríngulis de que mañana se acaba el proyecto y lo echan a uno o lo mandan a un proyecto en la Conchinchina de váyase usted a saber qué tecnología.

-Gutiérrez, hemos visto que su empeño y capacidades son excepcionales y por eso nos gustaría ofrecerle un puesto en nuestra compañía
-¿Y cuánto voy a cobrar?
-Gutiérrez, no me esperaba de usted esa pregunta.

El amigo Gutiérrez, como tantos otros, recibe una oferta del cliente en el que ha desarrollado el proyecto. Esto pasa porque las empresas a veces no disponen de líderes tecnológicos para los proyectos nuevos con tecnologías nuevas, así que quién mejor que el que ha desarrollado el mismo...

-Creo que me lo voy a pensar...
-Piense usted que dejaría la consultoría para integrarse en un equipo mejor y multidisciplinar que le llevará a conseguir su máximo potencial.
-¿Y cuánto voy a cobrar?
-Gutiérrez, no nos estamos entendiendo...

Y es cierto lo que le pasa a Gutiérrez, que en virtud de un entorno más tranquilo y controlado, los sueldos de los clientes finales al principio suelen ser más bajos que sus homónimos en las consultoras.

-O sea, que una parte del sueldo me la pagan en tranquilidad...
-Sí, y en ticket restaurant
-Uala, con el hambre que tengo

Total, que como Gutiérrez ya tenía ganas de trabajar en un cliente final acaba fichando por él, pensando en trienios, quinquenios, pluses y formación y en la posibilidad de acabar sus días de trabajador activo en esa empresa.

-He conseguido salir de las consultoras y acabar en cliente final... No quiero saber más de consultoras en mi vida.
-Nunca digas que de este agua no beberás
-De momento lo voy a celebrar con una cerveza...

Los años pasan y Gutiérrez desarrolla brillantemente su labor en la empresa hasta que un día recibe una circular que dice:

Estimados colaboradores,
El comité de dirección ha decidido escindir el departamento de TI en una nueva compañía.
Esto permitirá que esta nueva compañía sintetice estándares de las diferentes empresas del grupo y les dé servicio a todas ahorrando costes y recursos.

Esta operación es habitual en las empresas dado que la parte informática se pasa de inversión a amortizar a coste operativo, cosa que hace que si cotiza en bolsa mole mucho más. Para Gutiérrez significa pertenecer a otra empresa cuyos únicos clientes son empresas del grupo.

-Pero nosotros también somos del grupo
-Es como ser consultores pero dentro del grupo
-¿Qué opinas Gutiérrez?
-Que volvemos a ser externos...

Y a Gutiérrez no le falta razón, porque poco tiempo después la matriz considera que los servicios informáticos no forman parte de su negocio y pone en venta la empresa de sistemas... Empresa que compra (bien la empresa, bien el personal) una consultora con la que habían tenido negocios en un contrato que asegura unos años de servicio de la consultora a la empresa.

-Qué razón tenías, Gutiérrez
-Más que un santo

El caso es que Gutiérrez y sus compañeros se acaban encontrando, si nada lo remedia, en una consultora que comienza dando servicio a la empresa en la que estaban antes para, al cabo del tiempo, volver a la consultoría estándar con sus proyectos y circunstancias.

-Creo que me voy a montar un bar y dejar la consultoría
-Di que sí, Gutiérrez

Uno nunca sabe muy bien dónde va a acabar y en qué circunstancias, pero ni los clientes finales son el paraíso ni las consultoras el infierno. Y siempre uno puede convertirse en el otro...

Sed buenos y no tendréis problemas en ninguno de ellos.

Mucho cuidado ahí fuera.

lunes, 2 de marzo de 2015

Estrategia y/o táctica

Seguro que a muchos de vosotros os suena El arte de la guerra. Es un tratado que se le atribuye al general Sun Tzu y que se escribió hace 2500 años en el que se exponen muchas circunstancias, estrategias, recomendaciones, tácticas y pensamientos filosóficos para que el lector, obviamente influenciado por su lectura, esté más preparado ante la contienda bélica.

-Me dijiste que tu marido era artista
-Y lo es
-Pero lleva uniforme de soldado
-Qué poco leemos los clásicos, qué poco...

El caso es que no hace mucho me apareció un anuncio para unas charlas en las que se discutiría la aplicabilidad del arte de la guerra al márketing y a la informática.

-¡El cliente es el enemigo!
-¡Señor, sí señor!
-¡No hay que concederle nada!
-¡Señor, no señor!
-¡Y a la primera de cambio, abrid fuego!
-¡Señor, nos estamos pasando, señor!

Aunque seguramente más de uno se batiría en duelo de ametralladora con algún cliente y aunque seguro que hay aplicabilidad de las enseñanzas de Sun Tzu en el ámbito laboral, el arte de la guerra sirve de pretexto o justificación para hablar de estrategias y tácticas.

En el título de esta entrada hay un par de conjunciones copulativas que paso a describir programáticamente:
-Y: And
-O: Xor

Los viejos del lugar sabréis que la Xor es la or exclusiva (o uno o lo otro pero no los dos a la vez) y aquí es donde quería llegar.

En los últimos 6 meses he visto un auge espectacular en lo que a herramientas 'tácticas' se refiere en detrimento de las estratégicas. Y, obviamente, los planteamientos de las empresas han variado girando hacia la táctica en lugar de la estrategia, llegando incluso al práctico desuso o desmantelamiento de este tipo de aplicaciones y herramientas.

En los tiempos de Sun Tzu, enviar un correo y recibir respuesta del otro lado del mundo era algo que, de haberse hecho, tardaría años. Ahora es cuestión de segundos (más el cambio de hora para encontrar al receptor despierto).

¿Son estas velocidades en los tiempos de respuesta los que han vuelto a tantas empresas cortoplacistas en sus operaciones antaño estratégicas? ¿Una buena cartera de tácticas es suficiente para solventar la falta de estrategia?

-Aún no hemos perdido ninguna batalla, maestro
-Pero no sabes qué guerra estás luchando
-Maestro, eso es muy profundo
-¿Quieres tirar los dados de una vez?

Esto te hace pensar si es algo relacionado con la crisis. Igual que al principio de ella hubo un parón en las inversiones en proyectos y después los que se hacían eran aquellos que permitían escudriñar en la reducción del gasto, ¿es ahora el momento de los proyectos tácticos que permitan asegurar a corto victorias para ir con un buen historial a la guerra que se elija más tarde?

Dicen que los que no conocen la historia están condenados a repetirla (que supongo que se refiere sólo a las cosas malas) y tal vez conocer las andanzas y enseñanzas de Sun Tzu nos pongan en una situación mejor para enfrentarnos a nuestros enemigos...

Aunque sea en el Call of Duty...

miércoles, 25 de febrero de 2015

La gran pirámide

-Yo creo que deberíamos hacerles ya el seguro de decesos a los niños, cariño
-Qué exagerado eres, pero si son muy jóvenes...
-Ya, yo sé lo que me digo...

Si había algo por lo que serán recordados los faraones del Antiguo Egipto es por la terrible magnificencia de sus mausoleos mortuorios gigantescos. Estamos hablando de las pirámides, obviamente.

Construir una pirámide no es algo que se hiciera en cinco minutos. Ni días. Ni meses. En muchos casos, ni años. Y dado el gigantismo de estas construcciones (no de todas), las más famosas son también de las más grandes, siendo la pirámide de Kheops la más grande de todas y la única de las maravillas de la antigüedad que se tiene en pie.

El caso es que Kheops (que es la versión estilizada en griego de Khufu, el nombre egipcio) se planteó construir la pirámide más grande de todas para ser enterrado (bueno, tal vez la palabra debería ser 'enpiramidado') al morir y permitir que su alma se reuniese con los dioses, como dios que era para su pueblo.

Estos días he leído dos libros de arquitectura en la antigüedad, comenzando con los megalitos prehistóricos y no tan prehistóricos y pasando por la antigüedad egipcia y grecorromana. Fascinante. Por alguna extraña razón, tremendas construcciones como esas se me han asemejado mucho a los proyectos informáticos.

Y aquí no hablo que sea por el hecho de que, por ejemplo, no está muy claro el mecanismo que siguieron para construir la gran pirámide y colocar en entre 15 y 20 años 2 millones y medio de bloques de granito con los medios que tenían entonces...Sino por todos esos otros proyectos que no salieron bien a la primera... O que simplemente se abandonaron.

Además de la pirámide de Kheops, existen una serie de pirámides inacabadas o mal hechas. Por ejemplo, hablaríamos de la pirámide 'doblada' de Dahshur, que es una que comenzaron con una determinada inclinación y en mitad del proyecto la cambiaron, no se sabe muy bien por qué aunque se estima que fue por una cuestión de integridad estructural...
- A este paso y con esta inclinación, 2 años más fijo...
- Pues yo he quedado para ir al camelódromo a apostar...
- El faraón me va a matar...
- Sí, te va a dejar fina la integridad estructural...

O bien la pirámide inacabada de Zawyet el'Aryan, donde sólo hicieron las excavaciones en la roca, las escaleras y paredes y no pusieron ni un bloque para construir la pirámide...
- Dentro de unos milenios se preguntarán por qué no construimos una pirámide aquí
- Pues hasta que deduzcan que era un aparcamiento de cuádrigas...
- Ya te digo...

El caso es que, al igual que las pirámides, a veces se hacen proyectos faraónicos (ésta era fácil) que cuestan cantidades ingentes de dinero y de esfuerzo de mano de obra para dejarlos inacabados o no usados.

Por ejemplo, plantearte instalar SAP en dos años, que la instalación dure tres y que finalmente lo tires para ponerte Navision es un claro ejemplo de pirámide inacabada, con todo su coste asociado y que esperas que la arena cubra para no tener que verla y recordarte la factura... Pero bueno, si el faraón de turno lo paga no hay opción a queja...

O en cuestiones más de BI, invertir en herramientas para tener un data warehouse como mandan los cánones con su sistema de reporting y de cuadro de mandos estupendo y acabar tirándolo para utilizar un self service BI como herramienta táctica basada en Excels...

Lo que realmente sorprende, en el caso de esas pirámides que sí han acabado, es que con tan rudimentarias herramientas tuviesen una gestión tan espectacular que permitiese que varios egiptólogos y no egiptólogos se rompan la cabeza (y escriban libros que luego acaba leyendo incluso un servidor) preguntándose cómo fueron capaces de hacerlo.

Es exactamente lo mismo que yo siento cuando:
- ¿Sabes que empresa_de_consultoría_grande_que_te_pasas ha hecho una implantación exitosa con más de 1000 usuarios?
- De verdad que no entiendo cómo han sido capaces de hacerlo...

Lo que tengo claro es que si algún día me pudiese permitir una construcción así para que mi cadáver pase a la posteridad, no me plantearía una pirámide... Sino un cubo... Obviamente :-P

Walk like an Egyptian!

viernes, 20 de febrero de 2015

Yo una vez instalé una impresora

Hoy quiero presentaros a Héctor Pablos. Saluda, Héctor.
-Hola

Héctor tenía un sueño: soñaba con un mañana en que existiera la oficina 100% sin papel. Estuvo a punto de conseguirlo pero un fortuito encontronazo con la realidad del sin papel en el WC le hizo cambiar de opinión acerca de la idoneidad de la desaparición del papel en su oficina y su ferviente entusiasmo al respecto disminuyó.
-Cariño, ¿qué te ha pasado en los calzoncillos?
-No preguntes, Elena...

Héctor Pablos vivía con Elena Pérez-Sáinz Olmedo de Nos, una chica con la que siempre se había llevado mal pero que siempre parecía haber hecho las cosas mejor... Al menos en lo que a su idea del paperless se refería. Y ya se sabe eso de que los polos opuestos sr atraen.

Todo comenzó a mediados de los 90, cuando instalar una impresora era tan fácil o difícil como enchufar el cable paralelo al ordenador. Eso sí, la calidad de impresión era tan cuestionable como los 'descuentos' del día sin IVA de los que no son tontos...

Luego comenzaron a aparecer impresoras más complejas, conectadas por USB con discos de drivers que había que instalar y durante un tiempo las impresoras funcionaron bien... Siempre que el ordenador encontrase la impresora...

El auge del wireless y del portátil provocó la aparición de las impresoras inalámbricas, complicando las instalaciones con puertos virtuales, ips dinámicas y mogollón de nuevas circunstancias que añadir a las habituales de la cola de impresión. ¿A que sí, Héctor?
-Ya te digo...

Héctor, antes de comulgar con el paperless, se dedicaba precisamente a la venta e instalación de impresoras hasta que una noche estando de viaje recibió una llamada...
-Cariño, soy yo
-¿Qué tal?
-Necesito imprimir un trabajo para el niño y su ordenador no va. ¿Puedo imprimir desde mi portátil?
-Claro
-¿Y dónde está la impresora?
-Dale a instalar impresora en red y que la busque
-Vale
(10 minutos más tarde)
-No la ha encontrado
-Vaya
-¿Qué hago?
-Bueno, coge los drivers del cd de la impresora y los instalas
-Es que mi portátil es un ultrabook... Sin dvd... ¿Recuerdas?
-Miércoles... Es verdad. Pues explora la red y debería salir la impresora y si haces doble click te instalará los drivers sola.
-Vale
(Otros 10 minutos más tarde)
-Ya la tengo instalada
-Genial, ¿ya puedes imprimir?
-No, sólo puedo escanear...
-...
-...
-Vale... Ve a la página del fabricante y te bajas los drivers y...
-¡Eh, eh! Que el informático eres tú...

Lo que sigue es un compendio de insultos y palabras malsonantes que le provocaron dos caries a Héctor porque su dentífrico era sólo antisarro acordándose del fabricante de la impresora.
Por suerte, pudo conectarse desde el hotel al ordenador de su mujer e instalar exitosamente (aunque no sin esfuerzo) la impresora de su casa a cientos de kilómetros de distancia.
Desde ese día, Héctor se hizo adorador del paperless... Hasta lo del WC del principio que os contaba...

Esta pequeña historia (con algo de realidad) no deja de ser una crítica al mercado impresoril. ¿Por qué no existe un genérico impresoril v2015 ya incorporado de serie en el sistema operativo? ¿Por qué con bluetooth puedo conectar mi móvil con mi coche y pasarle ficheros a la inyección del motor pero sufro para imprimir en algo supuestamente compatible? ¿Cómo es que, ya con varios años de wifi a cuestas, no se ha avanzado más en las impresoras en red, específicamente en su instalación? ¿Ser capaz de instalar una impresora a la primera desgrava? Y no quiero hablar de la tinta, no me tiréis de la lengua...

Y mientras tanto, bajándome del AVE en Atocha me paseo (mucho) por pasillos camino del metro en que la empresa de Héctor Pérez me hace un megadescuento con un outsourcing de impresión a la vez que me enseña las maravillas de su último tablet profesional... Es como ir a comprarte un Mercedes y que le quieran poner asiento de bolas (a tu costa, claro).

En fin, menos mal que no tengo que imprimir habitualmente...
Venga, nos despedimos por hoy. Despídete, Héctor.
-Adiós

Qué majo que es... Mucho cuidado ahí fuera.

viernes, 23 de enero de 2015

There and back again

Hacía bastante que no escribía en el blog. De hecho lo he tenido cerrado durante una muy larga temporada pensando si debía darle continuidad o no debido a los cambios vitales que a veces uno experimenta.

También me di de baja de Twitter y de Google Plus, tal vez en un intento de racionalización de unas redes sociales que no me estaban aportando demasiado.

Y entonces lo miras en perspectiva, una soleada mañana de invierno mientras escuchas composiciones de Jeremy Soule y miras el mar por la ventana del tren, más maduro (es mentira), más sabio (mentira también), con más criterio (mentira gorda gordísima) y sobre todo con ilusiones renovadas en cosas que hacen que de nuevo apetezca escribir las tonterías y no tantas tonterías que aparecen en este blog.

Desde luego no es el mejor momento en cuanto a tiempo para volver a escribir... Tengo mucho trabajo y muchas actividades administrativas a solucionar... Pero algo me dice que es el momento.

Hoy no hago dibujo para no quitarle significado e importancia a las letras...

Bienvenido de nuevo.
Bienvenidos de nuevo.