miércoles, 31 de julio de 2013

Llévate Informatría Aplicada de vacaciones

Hoy, 31 de Julio, es el último día antes de vacaciones que está abierto Informatría Aplicada. No es que me coja vacaciones a partir de mañana (que ya estaría bien), pero le voy a dar vacaciones durante el mes de agosto al blog (que también se lo merece).

Dado que muchos os vais a esos parajes alejados del mundanal ruido urbanita donde la cobertura es complicada, he decidido haceros un regalo:

Se trata de un PDF con los artículos (y los dibujos) de estos tres últimos meses y además comentados para que se pueda leer offline en cualquier teléfono, tablet o ebook con soporte para este formato.

Por otro lado, tengo de oferta la versión en tomo físico (papel... Sí, lo que usábais para apuntar cosas cuando íbais al colegio... Sí... Eeeeso mismo) a 19,90€ por unidad más gastos de envío. Si os interesa poneos en contacto conmigo.

En cualquier caso, podéis descargar la versión electrónica aquí.

Sin mucho más que añadir, me despido de vuesas mercedes por este verano y nos vemos de vuelta a principios de septiembre.

¡Buenas vacaciones!

lunes, 29 de julio de 2013

Hazlo por la mañana

Desigual alteró (no sé si revolucionar sería una palabra adecuada) el panorama de la publicidad televisiva con su campaña de primavera de este año por dos segundos del spot en que aparecía un aparato generador de buenas vibraciones entre sus coloridos ropajes de temporada.

El tiempo ha pasado y en mi caso me encuentro ya en la última fase de las rebajas veraniegas previas al cierre vacacional y el aparato generador de buenas vibraciones no es tal sino que directamente le pone de mala leche a uno. Hablo obviamente de mi móvil con correo integrado que a ciertas horas vibra alegremente en la más absoluta negatividad.

Suele pasar que se dejan las cosas para el último momento, cuando además de importantes se vuelven urgentes y todo se quiere entonces para ya. En el caso que os voy a explicar, todo comenzó un viernes.

En tal día se realizó una entrega a la hora de comer para validar una aplicación y sus datos. Las pruebas preliminares fueron bien, pero algo en el comportamiento no iba fino y el mismo viernes a las 22.30 de la noche recibí un mail a tal efecto junto con un aviso a navegantes de que el lunes debía estar funcionando adecuadamente.

Después de dos o tres mails de preguntas nocturnas sin contestar, decidí irme a la cama.

El sábado por la mañana se contestó 'algo' que no tenía mucha chicha y que dejaba la cosa un poco abierta. Dos mails sin contestar más tarde me fui a la playa, ya con el run run.

Cuando llegué a casa miré el móvil (por no hacerme mala sangre playera lo había dejado y me había llevado mi nokia fabuloso sin conexión a internet) y había una respuesta igualmente inconcluyente.

Me sentía en una conversación de besugos tipo:

-No va
-Dónde no va?
-Que no va...
-Ya, pero no te va cuando entras, cuando clicas...?
-Es que no me va
-Pero qué seleccionas? Dónde clicas? Me das un poco más de información?
-Sí
-Sí qué?
-Sí que no va
-...

Por lo tanto, el domingo por la mañana, haciendo ya uso del eslogan Desigualero, después de esperar por si había más chicha al respecto me insuflé de imaginación e hice lo que pensaba que estaba haciendo el usuario. Descubrí un par de errores que pude corregir a nivel de datos pero poca cosa más.

Satisfecho, envié un mail para que lo comprobasen... Cosa que se hizo el domingo por la noche con mail a las 23:20 de regalo que obviamente no leí hasta el lunes por la mañana.

Yo ya pensaba levantarme pronto por si acaso para estar en la oficina pero leer un mail, esta vez sí, explicado adecuadamente, te hace valorar si ponerte a las 6 a retocar cosas y comprobar comportamientos haciendo gala de nuevo de eslogan o esperar a llegar a la oficina cuando el aviso a navegantes sea ya un iceberg anti-Titanic.

-Seamos prácticos...

Y me puse a comprobar cosas y después de un par de arreglillos la cosa tenía muy buena pinta, así que mandas el mail de rigor antes de la hora de desayunar.

-Me hace cosas raras
-Pero yo he comprobado que funciona
-Pues yo clico aquí y allí y hace cosas raras...

En ese momento, en un instante de lucidez, caes en la cuenta de que el usuario es usuario y tus supuestos no aplican.
-Java de las narices...

Pues sí, la actualización automática de Java que se suponía que no debía actualizarse hizo que la aplicación dejase de ser compatible y se comportara de formas un tanto rocambolescas. Probé de instalarme la última versión de Java 7 y luego una intermedia de Java 6 y el asunto se arregló con esta última.

Mail de advertencia con recomendaciones y de nuevo silencio como respuesta, en espera de algo como:
-Me sigue sin ir
-Has hecho lo que te dije que hicieras?
-No, pero no me va
-Es que tienes que hacer lo que te dije para que vaya...
-Pero es que no me va...
-...

Pregunta: Quién se mira algo el domingo por la noche, manda un mail y espera que el lunes a las 9 esté resuelto? Obviamente alguien al que tienes muy mal acostumbrado y que no valora este tipo de esfuerzos cuando hay apreturas de plazos.

Dice mi jefe que tengo mal acostumbrados a muchos clientes. También dice que la mayoría de la gente (clientes y consultores) somos mediocres y que no debemos esperar o creer que los usuarios o clientes saben lo que hacen o quieren como si fueran infinitamente superiores (que los hay) a uno mismo. Reconozco que soy humano y meto la pata muchas veces, tanto técnicamente como en ámbitos de gestión. Siempre he pensado que reconocer los errores y tratar de enmendarlos era un síntoma de entereza, pero parece que otros que no reconocen los suyos lo toman como una barra libre 24x7 de la que aprovecharse.

Y comienzo a estar un poco cansado...
-Siempre tienes la opción de pasarte al lado oscuro...
-A SAP? Ni de coña...

En fin, espero que el próximo café que me tome a esas horas tenga poco que ver con el Java.

jueves, 25 de julio de 2013

Tics transparentes

Igual no me he expresado adecuadamente al hablar de TICs. Me refiero, obviamente, a las tecnologías de la información y del conocimiento en su acrónimo más cool... Lo que antes se llamaba informática y ahora siguen llamando así los que no están en la onda:

-Tienes un TIC en un ojo
- Efectivamente es un mecanismo de digitalización y captura de vídeo de altísima definición a 24 frames por segundo
- Y se te cierra involuntariamente...
- Es el obturador... O qué te pensabas?

Nuestro cuerpo es capaz de procesar multitud de inputs y de ofrecer outputs cualitativos en formato 'pues me da a mí la impresión que...' en el mejor sistema de Big Data decisional hasta la fecha. Por ejemplo:

- Julio, 33 grados, cercanía de la playa -> Pues me da a mí la impresión que no aparco...
- Julio, 33 grados, nubes abundantes -> Prepara velas que me da a mí la impresión que va a caer un tormentazo...
- Julio, 33 grados, Bárcenas, Rajoy, sobres y millones de euros -> Pues me da a mí la impresión de que alguien me está robando...

Es en este último caso, el de la administración pública, donde las últimas noticias que están saliendo a la luz le den a uno, por multitud de inputs, la sensación de que nos están tomando el pelo más de la cuenta. Y es en este último caso donde más transparencia se les pide a los políticos.

Qué es la transparencia? Que nos digan lo que van a hacer realmente? Que nos digan en qué se gastan el dinero? Que nos expliquen las mil y una triquiñuelas de sus presupuestos? Conocer al detalle la contabilidad de las tropecientas entidades públicas y parapúblicas? Puede que sea todo eso pero... A que no hay huevos?

- Oiga, que quiero saber en qué se están gastando el dinero.
- Aquí tiene una copia de los presupuestos generales en formato pdf...
- No, no, que quiero saber en qué se están gastando el dinero.
- Pues ahí está explicado, léalo.
- Pero son 4000 páginas...
- Qué quiere saber exactamente?
- En qué se gastan MI dinero
- Aproveche que está usted en paro para leer alegremente el documento...

Efectivamente, hace falta un tremendo sistema decisional para dar respuesta a una pregunta tan simple como en qué se gasta el dinero. Y hace falta acceso a ese sistema. Y que el que lo mire lo entienda... Yo estoy acostumbrado a trabajar con números y si me dan una PL y un balance de la administración pública igual me quedo un poco perplejo y tardo lo mío en separar polvo y paja. Una persona de la calle no analista ni informática ni economista está preparada para analizar la contabilidad de un país? Ni de coña. De hecho, ni los gobernantes están preparados para ello, me temo, ni cuentan con grandes medios analíticos para hacerlo.

Entonces, queremos transparencia? Sí, claro... Pero además queremos transparencia masticada y mientras no haya en este país una asignatura analítica en la enseñanza obligatoria asociada a la gestión de datos el 99% de la gente no estará preparada para la transparencia por desbordamiento.

Jorge Bucay tiene un cuento corto genial que dice:

- Qué vende usted?
- La verdad
- Qué tipo de verdad?
- El que usted quiera
- Quiero verdad plena y absoluta
- Aquí tengo.
- Cuál es el precio?
- No volverá a estar tranquilo nunca más
- Ehm... Déjelo, ya me pasaré mañana...

Me parece que con la transparencia pasaría algo parecido ahora mismo incluso aunque hubiese un sistema fácil de usar.
Pero claro, si lo que queremos es que los señores políticos nos expliquen de manera que podamos entender fácilmente en qué se gastan el dinero en un acto de transparencia informativa real, creo que me tocará parafrasear a mi abuela y a mi madre con un :

- LA CARNE DE BURRO NO TRANSPARENTA!

martes, 23 de julio de 2013

TOR

La mitología nórdica está llena de nombres duros, algunos conocidos y otros no tanto. Tenemos a Thor, tenemos a Tyr y dado que no tenemos a Llar es normal que se hayan conformado con la ensalada de patata en lugar de echarle huevo al asunto.

Si al dios del trueno le quitas la hache, se queda en Tor, que es algo que hay que tener en cuenta hoy en día en que el tema del espionaje en las redes por parte de diferentes estados soberanos ha saltado a la palestra y el mundo es hoy un poco menos seguro que ayer (o eso parece).

Tor es una sigla que corresponde a The Onion Router, el enrutador cebolla, que como siglas es mucho más guay que su traducción a la lengua de Cervantes y permite cierto (no todo) nivel de anonimato en la red. Su funcionamiento es bastante simple: enruta tráfico entre diferentes nodos de la red Tor teniendo en cuenta que cada nodo sólo conoce su nodo anterior y su nodo posterior, simulando que nuestra IP es otra (la del nodo que realmente se conecta al sitio) siendo imposible por tanto saber quién o qué está visitando una determinada página en caso de que capturen los paquetes emitidos, aunque sean todos ellos.

Este sistema, al igual que wikileaks, está fundamentado en el no intrusismo gubernamental y en el hecho de que personas individuales puedan necesitar acceso anónimo en algún momento... Pero luego, como siempre, se usa para lo que se usa por parte del usuario que se cree hacker como por ejemplo:

- Buscar cosas fuertes por internet como el catálogo de Hello Kitty de invierno
- Leer online crepúsculo sin que nadie se entere
- Conectarte a la página de fans de Bárcenas sin que tu carnet del PP se percate de que se la estás metiendo toda...

Toda? Toda no... Al norte de la Galia un pueblo de irreductibles... Esto... Que me voy del tema. En realidad no todo es anónimo porque las peticiones del navegador al servidor DNS no quedan enrutadas. Es decir, si accedes a www.google.es le haces una petición al servidor DNS para conocer su IP mientras que si usas la IP de google.es directamente no. Pero claro, es complicado tener una lista con las IPs a las que puedes o quieres conectarte... Salvo que seas un ninja informático... Y luego ciertos enlaces tampoco se resuelven por IP sino por nombre, con lo que la navegación tal vez es un poco menos anónima de lo que podía parecer al principio. Pero aún así, es el método más fácil y eficaz para realizar una búsqueda anónima en internet.

Lamentablemente, conociendo la ignorancia humana, suele pasar que te creas que al conectarte a un sistema no controlado por ti por un medio anónimo lo que hagas en ese sistema vaya a quedarse en el olvido.

Por ejemplo:
- Voy a conectarme por TOR a mi cuenta de correo en Gmail, hotmail o similar y voy a amenazar con conquistar el mundo mandándole un correo a mamá...
- Voy a subir fotos a mi cuenta de Facebook borracho sin que mis jefes lo descubran...
- Me voy a conectar a mis cuentas de Suiza para hacer transferencias sin que me pille anticorrupción...

Porque claro, accediendo a tu cuenta de correo personal nadie va a saber que eres tú... Y si publico algo en el blog tampoco nadie sabe que soy yo (bueno, eso se nota bastante)... La lógica usando un sistema de anonimato se vuelve inexacta (eso que llaman lógica difusa) y es sólo cuestión de los dioses (o de la suerte) que no se deje huella...

- Por Tutatis!
- Por Belenos!
- Por Tor!

Seamos conscientes que todo lo que hacemos en internet deja huella, de una u otra manera, pero la deja y si bien hace unos años parecía imposible guardar trazas de toda la actividad hoy en día no parece estar tan lejos de la realidad. Es esto el fin de los secretos o sólo de los secretos que pasamos al ordenador? Fabricará Apple un iPhone marca Onion con sistema de anonimato integrado o no conviene mezclar cebollas con manzanas? Habrá fallado Orwell su predicción y hablaba del 2014 en lugar de 1984? Harán edición especial en Telecinco de su Gran Hermano?

Seguiremos informando (pero legalmente, eh?)

jueves, 18 de julio de 2013

Pero qué me estás diciendo?

Seguramente si os hablo de Joanna Rubio os quedaréis igual. Sólo si os movéis en ámbitos artísticos experimentales o bien sois muy frikis (y curiosos) os sonará.

Pues bien, la verdad es que a la mayoría de vosotros, oh usuarios de ordenadores, Joanna os ha hablado en más de una ocasión dado que es quien pone voz a las notificaciones del antivirus Avast, siendo su estribillo más recordado aquel de 'La base de datos de virus ha sido actualizada' (cosa que mirado artísticamente igual es un pelín triste).

Bueno, ahora que ya conocemos a Joanna, si os hablo de Siri, S Voice, el navegador Tom Tom (y otros) y la centralita de vuestro operador de telefonía favorito os percataréis que la mayoría de voces de la informática de usuario (incluso de la ciencia ficción a excepción de Jarvis o HAL) son femeninas.

Es esto así porque la voz femenina es más suave y cálida y por lo tanto permite minimizar la frialdad de las máquinas? Es porque se considera que la informática actual es femenina y por lo tanto una voz masculina no pega tanto? Tal vez porque las mujeres son capaces de trabajar con tonos de voz que los hombres somos incapaces de detectar (y mucho menos comprender)? O es porque muchos de nosotros sabemos lo que es vivir en pareja y estamos acostumbrados a que una mujer nos haga según qué indicaciones?

- Gire a la derecha
- Sí, cariño
- Ha recibido un correo
- Sí, cariño
- La base de datos de virus ha sido actualizada
- Sí, cariño
- Nunca me dices nada bonito
- Sí, cariño...

Es cierto que si la voz fuese masculina igual el comportamiento sería un pelín diferente:

- Gire a la derecha
- ...
- Gire a la derecha
- ...
- Por favor, haga caso de las indicaciones
- Ya... A ti te voy a hacer caso...

Lo más curioso de todo esto es que el oído humano (adulto) tiene un corte de audición estándar en los agudos alrededor de los 16KHz (KHz arriba o abajo) y ciertos armónicos de las voces de mujer pueden estar por encima de dicha frecuencia, haciendo que muchas veces sean inaudibles (especialmente para los hombres, que tenemos un corte mucho más bajo) consiguiendo que, desde el punto de vista de ratio de compresión vs calidad, un mp3 masculino sea más cercano a la realidad que uno femenino y por ende formalmente más adecuado para la informática.

Pero, quitando lo formal y científico del asunto, creo que se le hace más caso a una voz femenina (por instinto de protección) que a una masculina (por instinto de alerta). Supongo que es por eso por lo que mi Adidas Micoach habla con voz de mujer a la hora de meterme caña cuando me voy a hacer footing.

-Sí, cariño...

Desde luego el éxito máximo lo tendría una aplicación que te permitiera grabar la voz de tu madre para ciertas notificaciones y que además interpretara a su manera dichas notificaciones:

- Por aquí no es (gire a la derecha)
- Tienes esto hecho un asco (ha recibido un correo)
- A ver si dejas de jugar a los marcianitos y haces algo de provecho (la base de datos de virus ha sido actualizada)
- Hace un montón que no me llamas (Cumpleaños de mamá en dos meses)

Qué miedo... Pero si alguien la programa, me pido el 10% de royalties...

miércoles, 17 de julio de 2013

KISS

Perdonad pero con un título de artículo así no puedo ser muy riguroso hoy.

Todo el mundo conoce a KISS. Son una banda de glam rock de finales de los 70 que siguen tocando hoy en día. Se distinguen de otras menos glam en que los músicos llevan la cara pintada con motivos particulares (cada uno a su estilo) en blanco y negro que hacen que pienses hasta qué punto podría Mario Vaquerizo hacer oposiciones para entrar... Si para ello no hubiera que estudiar, claro.

Detrás de un nombre tan glam (por no decir otras palabras políticamente incorrectas) cuenta la rumorología popular que se esconde un significado algo más siniestro: Knights In Satan's Service. Casi nada... Y desde luego da que pensar de los gustos del demonio al respecto de indumentaria.

-Somos KISS!
-Hola, marineros...
-Knights in Satan's Service!
-Hola, marineros...

Sí, desde luego con esas pintas no imponen lo que debieran... El caso es que aunque los caballeros satánicos del beso no lo sepan, existe una máxima vital muy aplicada a la informática con las mismas siglas que dice tal que así... Esperad que me aclaro la voz:

KEEP!
IT!
SIMPLE!
STUPID!

No sé para qué me aclaro la voz mientras escribo... En fin, lo que importa es el significado y la motivación de que cuanto más simple es una cosa, mejor, y si estamos dándole demasiadas vueltas a algo para que funcione seguro que nos estamos equivocando. Es lo mismo que cuando se dice The simpler the better pero con un acrónimo mucho más chulo y con insulto incluído en el precio.

Siguen los programas informáticos esa regla? Algunos sí y otros no. Se refiere a simplicidad en el uso (que puede estar muy bien) o a elegancia en el código o implementación? Lo de que sea simple es subjetivo (conozco a muchos para quienes lo es)? Existe regulación tipo KISS 1.0 o 2.0?

Dicen que los informáticos primero trabajamos más para luego trabajar menos (la parte de trabajar menos aún no la veo) y eso me lleva a otro acrónimo: WET que viene a ser Write Everything Twice y que es el comportamiento habitual que tienes con tu madre cuando todo te lo tiene que decir dos veces.

Son buena combinación WET y KISS en un ambiente informático (en la intimidad ya está claro que sí)? Quién es el cachondo mental que acronimoniza (tengo a los de la RAE llamando a la puerta) estas máximas? Por qué si existen luego te encuentras tremendos pufos informáticos? Si algo es WET compliant, aunque tengas que escribirlo dos veces, es simple por repetición y entonces es KISS compliant también?

Para el caso, tal vez deberíamos apuntarnos todos a un seminario de resolución elegante de problemas y pensamiento simple... Cómo?... Ya... Vale... Nada, que me dicen que veamos Sálvame en Telecinco que ya cumple esas premisas con besos, morbos y estúpidos.

No sé a dónde vamos a llegar...

martes, 16 de julio de 2013

It's electrifying!

No me pega nada parafrasear a John Travolta en Grease... Pero nada... Pero supongo que es adecuado para explicaros aventuras electrizantes que han sucedido en los últimos tiempos.

Últimamente hablo mucho de móviles, pero es que me lo dejan en bandeja: Una familia denuncia a Apple porque un iPhone (entendemos que defectuoso) electrocutó a su usuaria.

No quiero hacer broma con este tema tan triste pero lo primero que pensé fue:

-Una batería que no dura un día entero puede electrocutar a una persona? Me lo expliquen...
Y como nadie me lo explicaba decidí investigar por mi cuenta...
Supongo que os suenan las pistolas eléctricas que utiliza la policía estadounidense como medio para inmovilizar delincuentes. Son los famosos tasers x25.
Pues bien, estos aparatitos son capaces de matar a una persona con tres descargas de 5 segundos cada una (entendemos una persona estándar de 170 cm y 75kgs... Lo estándar donde no hay McDonald's en USA). Por esta razón, el aparato para automáticamente la descarga a los 5 segundos y hay que ser un poco cafre para darle dos veces más (hablamos de los USA no obstante...)
Para el caso: un taser típico usa una batería de aproximadamente 1300 mAh. Un iPhone usa una de 1440 mAh. Un Galaxy S3 una de 2000mAh. Y puedes comprar una batería de hasta 7000 por si te quedas corto.

Y de repente el 'móvil de las narices' se transforma en señor móvil por si acaso...

En este punto me doy cuenta de varias cosas:
-Me extraña que no haya más electrocuciones viendo el uso que le dan algunos al teléfono con baterías capaces de alimentar de sobras un Taser.
-Me extraña más aún que una sociedad tan paranoica como la estadounidense no haya incluido una app de Taser en sus teléfonos patrios para defensa personal.
-No somos conscientes muchas veces que algo en apariencia tan inofensivo como un móvil no nos mata porque no quiere... Y de varias maneras (explosión, electrocución, envenenamiento químico, ácido...)
-Visto lo visto hago bien en llevar normalmente suelas de goma.

Obviamente los aparatos electrónicos actuales llevan toda una serie de controles de fabricación y homologación (junto con un manual lleno de recomendaciones de uso y letra pequeña por si acaso) que minimizan estos casos y sólo la estadística y la mala suerte hacen que te toque recibir un chispazo por parte de alguno de ellos... Pero no deja de ser curioso, dentro de la tragedia, el amarillismo al ser Apple el fabricante. Imagino que si hubiera sido un teléfono de un fabricante paquistaní la reacción habría sido similar a 'pues que se hubiera comprado un iPhone'.

En fin, cuidad el móvil, tengáis el que tengáis, y si alguna vez os mira con gesto de estar perdonándoos la vida igual sí que lo esté haciendo...

Mucho cuidado ahí fuera.

lunes, 15 de julio de 2013

Who watches the watchmen?

Seguramente si habéis leído o visto Watchmen os sonará la consigna que pone título a este artículo. En realidad tenía otro mucho más castizo y más en la línea de IA pero las reglas del SEO me lo desaconsejaron.

Esta consigna puede traducirse de dos maneras:
-Bien: Quién vigila a los vigilantes?
-Mal: Quién relojea a los hombres reloj?

Ser un hombre reloj es algo que ya es posible conseguir con la nueva hornada de relojes inteligentes como el Smartwatch o el iWatch... Relojes que incorporan sistemas operativos, wifi, blutooth, pantalla táctil, apps y un no acabar de funcionalidades absolutamente maravillosas y necesarias... Y hasta dicen la hora...

-Me dice la hora?
-Espere, que salgo de la aplicación... Un momento que guardo... Sí el teclado en pantalla es pequeño para mis dedos... Uys, que me equivoco... Atrás, atrás...
-Deje, que le pregunto a otro...
-No, no, si ya voy... Las 8.22.

Igual que con el teléfono o los reproductores mp4, parece forzarse una serie de funcionalidades con las que un Rolex o un Montblanc con sus mecanismos de doble émbolo no pretenden competir.

-Pero éste se pone en hora solo...
-Y mi Seiko Kinetic se carga con el movimiento...
-Y el mío también, con el accesorio de pedales puedo cargarlo en cualquier momento...

No voy a entrar a discutir la usabilidad de un gadget así (no, qué va...) y se me ocurren varias circunstancias en que puede ir bien como alternativa a aparatos de 4 pulgadas y pico:
-Salir a correr
-Salir con pantalones ceñidos o sin bolsillos
-Salir a fardar con un pontiac transam negro que se llame Kitt con reconocimiento de voz (requiere hacerse la permanente y creparse el pelo)

Y si además es sumergible, puedes escuchar música en la ducha o nadar con él mientras te mide tu velocidad en nudos náuticos...  Todo superpráctico y necesario.

Mi último reloj dejé de usarlo porque se me clavaba la correa metálica cuando escribía en el ordenador y me era muy incómodo así que me lo quitaba. Si a eso unes que los eslabones metálicos pellizcaban algún que otro vello y tiraban de él se convertía en un precio muy alto sólo por saber la hora... Eso es algo que seguro que no pasará porque la correa será con Ziritione anti-rozamientos y como estará conectado por usb al portátil sentiré, por fin, que estoy integrado informáticamente un poco más al tener que cargarlo por cable siempre que pueda.

Porque claro, yo a mi último reloj le cambiaba la pila cada 2 años... O más. Y algo me dice que en este caso no va a ser así...

-Me quedo sin batería...
-Pero dime la hora...
-Me quedo sin batería, mire en el móvil...
-A ver... Vaya, sin batería también...

Y de nuevo volvemos al ya reiterativo tema de la batería que es el mal de todo gadget actual... En fin...

Os decía al principio del artículo que tenía otro nombre y es "El más tonto hace relojes". Visto lo visto y hablando de smartwatches, me parece que el más tonto será otro y no el que lo fabrique... Ahí cada uno con sus circunstancias y billetes...

Kitt, ven a buscarme! Y trae el cargador de mechero!

viernes, 12 de julio de 2013

Ola de calor

Como viene siendo habitual en los últimos años, hay episodios de calor intenso en verano que los meteoroastrólogos, en un alarde de creatividad no visto desde la 'ciclogénesis explosiva', han decidido bautizar como ola de calor.

Pues vaya...

El caso es que leía ayer que una flamante poseedora de un Galaxy S3 había experimentado quemaduras de segundo grado en la pierna después de que su móvil le explotara en el bolsillo como resultado de la exposición a la susodicha ola de calor y, entiendo, algún defecto de uso o de construcción del mismo.

Como poseedor de varios S3 (sí, mi portátil también es un S3... No, mi coche no es un Audi, para desgracia de las petroleras...) esta noticia me inquieta más allá de la ola de calor. En las especificaciones de la mayoría de productos electrónicos aparecen temperaturas de uso recomendado que suelen rondar entre los 5º y los 35º, a todas luces insuficientes para el verano en Sevilla y para el invierno en Andorra... Y para el metro de Barcelona. La posibilidad de que mi móvil tenga algún defecto y pueda encontrarse a más de 35º existe y más veces de lo que a mi exotérmico físico le gustaría.

Es por estas cosas por las que la mayoría de gadgets tienen un procesador muchísimo más potente de lo que necesitan? Para que se calienten y gasten lo mínimo? Es por eso por lo que las baterías son de tan baja capacidad, porque se asume un uso ligero de las capacidades?

En Top Gear (que es un programa en el que no me importaría trabajar incluso aunque me tocase el rol de capitán pisahuevos) hicieron una prueba con un Toyota Prius y un BMW M3. Consistía en que el Prius debía recorrer un circuito a máxima velocidad y el M3 limitarse a seguirle pegadito. Obviamente no era una carrera sino que se trataba de comprobar el consumo de ambos. Lo que descubrieron es que el motor híbrido y supereconómico del Toyota había consumido un 15% más que todos los caballos juntos del BMW. Aplica este fundamento a móviles, tablets y portátiles? Parece ser que sí... Y compramos tecnología con grandes capacidades para infrautilizarla no sea que se caliente de nuevo en un terrible contrasentido.

El verano pasado, en agosto, me tocó editar un video conmemorativo por un cumpleaños. Procesar video es de las cosas más costosas que puede hacer un ordenador. Durante varias horas, la temperatura del procesador de mi S3 no bajo de los 80º. Habéis leído bien... El ventilador soplaba y soplaba cual lobo sin los tres cerditos pero la refrigeración aérea sólo podía mantener a raya el calentamiento lo suficiente para que no ardiera mientras era físicamente poco recomendable tocar el teclado o ponerte el portátil en el regazo mientras pensabas impotente en una manera de refrigerarlo mejor más allá de tenerlo elevado para que respirase mejor... Y la nevera no valía porque no tiene enchufe interior... Sí, ya lo pensé...

En cualquier caso Sony ha salido a la palestra para solucionarnos la vida del calentamiento local mediante su Xperia Z, que nos permite una refrigeración como indica la imagen que acompaña este artículo y que debería hacerse extensiva a todas las ofertas gastronómicas terraciles estivales:
-Caña, tapa y agua helada para el móvil por 3€, oiga!

Bendita paciencia...

martes, 9 de julio de 2013

Eventualmente

Hacía mucho tiempo que no iba a un evento de varios días. En esta ocasión asisto al Microstrategy World Congress que se está celebrando en el CCIB en Barcelona (sí, la B es de Barcelona... Sí, de nada).

Si yo fuera rey podría decir que me aburro soberanamente. Como no lo soy, lo hago vasallamente. El resultado es el mismo, no obstante. Los eventos de las TIC tienden a ser aburridos (no digo que no sean interesantes) y monótonos. Ya me cuesta sorprenderme con nuevas funcionalidades y el tono monótono de los ponentes muchas veces no ayuda. Reitero que es interesante y se tiende a pensar que lo interesante no es aburrido... Pero la wikipedia también lo es y no suelo leerla de forma habitual (esto no es del todo cierto).

Hoy en día parece que vuelve a haber una tendencia hacia los eventos presenciales después de varios años de webcasts obligados financieramente. Volverán los turistas del café a apuntarse a estos eventos?

-Ahí hay uno, no le dejes pasar!
-John, ha cogido una napolitana!
-Déjalo, Mike, hemos fracasado en nuestra misión...
-Noooooo!

Es un poco triste que mucha gente se apunte a un evento por un café con pastas gratis. Algo se está haciendo mal entonces si lo más atrayente del evento es el cátering.

Hay que cambiar la manera de hacer ponencias? Surgirá en las TIC la figura del showman para hacer presentaciones? Me podré dedicar al show business (show business intelligence en este caso) en un futuro próximo diciendo en directo las tonterías que os digo por escrito? Os apuntaríais a una ponencia de informatría aplicada acerca de la consultoría y el BI o bien os agrada más la idea de un Terrat Pack de las TIC? O realmente es mi particular manera de ver las cosas la que influye en que me parezcan aburridas estas presentaciones?

En cualquier caso, entiendo que ser profesional no está reñido con comunicarse con los centros del placer y con el cerebro reptiliano de los interlocutores que tengas para hacerle más ameno lo que explicas (no hay que ser mal pensado, ojo) y, por lo tanto, comercialmente más accesible pero se tiende a pensar que una presentación no seria es, precisamente, poco seria y por lo tanto poco profesional o válida... Pero la realidad es que las presentaciones deben ser impactantes (para bien o para mal) y el aburrimiento se me antoja antónimo de impactante en un momento en que cualquiera puede dejar de prestar atención para bloggear desde el móvil... Y sé de lo que me hablo...

En fin, el día que haga una presentación como creo que debe hacerse os aviso.

lunes, 8 de julio de 2013

Emborrachados de información

Mi nevera está comenzando a dar los primeros síntomas de que quiere la jubilación... O por lo menos vacaciones estivales.
Tras 12 años de servicio ininterrumpido, las grietas en las bandejas, el desgaste en las guías del congelador, el desajuste en las gomas de la puerta y el ruido que a veces produce su motor (que me recuerda a un Spitfire que no arranca) así me lo dan a entender.
12 años en el entorno tecnológico / electrónico no está nada mal... Pero tras ese cambio que se avecina a corto plazo se inicia un proceso de selección más complejo que los protocolos de compras de la Nasa...

-Tengo los folletos del Mediamarkt y del Miró, qué tienes tú?
-El de Tien21 y el de oportunidades del Carrefour... Me gusta ésta...
-Hay que medir... Vaya, no es clase AAA... Descartada...
-Whirpool o Siemens?
-Samsung también hace neveras, sabes?
-Voy a mirar precios en internet
-Y yo a comparar con una página web al respecto...
-Wow, en el corte inglés te la financian a 10 meses sin intereses...
-Pero el modelo es más caro que si lo compras por internet...
-Igual la compañía eléctrica hace alguna oferta, como con el aire acondicionado...

Total, una locura por un cacharro que vale unos 500 euros y que te ha de acompañar 10 años por lo menos...
Ahora cambiad la palabra nevera por smartphone, aire acondicionado por tablet y compañía eléctrica por telefónica. Vaya, ahora de repente el exhauativo proceso de selección está totalmente justificado cuando en el fondo y casi en la forma es lo mismo. Porque nadie quiere un móvil sin la función X que sólo tiene el top gama y que vas a usar tres veces al año y para fardar o una cámara de 10 megapíxeles para hacer igualmente fotos horribles y movidas, claro...

El caso es que hay decisiones de primera y de segunda y con el acceso que tenemos ahora a la información resulta curioso que no hagamos lo mismo para todo... Y eso que los fabricantes se esfuerzan en hacernos dudar hasta con las neveras y sus 200 características que, como en el móvil, uno se cuestiona si le van a ser útiles.
-Esta es clase B
-Que gaste poco
-Tenemos esta clase AAA por 300 euros más...
-No, que mi mujer me dijo que gastara poco yo...
-Ah, claro...

Nos hace mejores compradores el disponer de tantas características del producto comparables o simplemente nos da envidia y tendemos a adquirir clases superiores de las que necesitamos? Realmente somos capaces de diferenciar o darnos cuenta de que ciertos cacharrines tienen una característica u otra? Se diferencia una foto de 14 mpx de una de 12 mpx en una pantalla de 4 pulgadas? Cuántos de vosotros tenéis un Volkswagen Polo con Ziritione? Se lo habéis visto? Es informatría aplicada el primer blog con sentido común 2.0 y tecnología emocional o me lo estoy inventando?

Y es en este momento cuando te emborrachas. Uno se emborracha (etílicamente) cuando su cuerpo es incapaz de metabolizar adecuadamente el alcohol y su toxicidad afecta a la sinapsis de las neuronas y por lo tanto a nuestro comportamiento. La borrachera de información tiene una solución fácil:
-Esa misma, leñe...

Y una resaca terrible:
-Acabo de ver nuestra nevera por 50 euros menos...
-No te oigo, no te oigo, la la la la la la...

En fin, todos tratamos que nuestro dinero rinda lo máximo en una compra incluso a costa del tiempo invertido... Sólo os recuerdo que el tiempo también es dinero así que dejad las tonterías y usad la información adecuadamente.

jueves, 4 de julio de 2013

Tú sí que vales

La versión española del programa (rellene con el nombre de un país)'s got talent tiene por nombre el de este artículo. En él, diferentes personas con talentos variopintos y multidisciplinares intentan llegar a una final que les dé notoriedad en la tele y con ello llegar a meterse en la primera división del show business como hicieran antaño los primeros triunfitos. Es una manera como cualquier otra de proceso de selección de personal.

El caso es que la búsqueda y promoción de superestrellas cada vez tiene menos calado y, salvo el rarito de turno, la mayoría tienden a relegarse al olvido.

Ya lo decía Jeremy Irons en Margin Call:
-En este negocio hay tres maneras de estar arriba: siendo los primeros, siendo los más listos o con trampas. No me gustan las trampas y no dudo que tengamos a gente muy lista aquí, pero es mucho más fácil ser los primeros.

Relacionándolo con mi propia realidad (no tengo intención de ir a Tú sí que vales... Me quedaría mejor en el Club de la comedia) os diré que entre las diferentes actividades no consultoriles que desarrollo un día sí y otro puede está escarbar por las redes sociales y los portales de empleo en busca de oportunidades de negocio.

Eso conlleva leer muchas ofertas de 'se busca' y me sorprendió una en particular que encontré en Linkedin (no os diré cuál por confidencialidad... Y porque mi memoria de pez no me lo permite). Las ofertas de Linkedin tienden a ser pintorescas en su planteamiento a veces, como si te estuvieran ofreciendo la oportunidad de tu vida, sobre todo las de empresas no españolas. El caso es que después de la consabida descripción heroica de la empresa en cuestión y de la aventura a realizar, llegué a los requerimientos, de los que me sorprendieron dos que os traslado:
-No haber sido despedido nunca (las superestrellas nunca son despedidas, se van voluntariamente)
-No haber estado nunca en paro (las superestrellas siempre tienen trabajo)
Y sí, antes de que me lo preguntéis, la parte de las superestrellas también figuraba en la oferta.

Qué? Sorprendidos? Yo también... El mercado laboral está complicado y tener y mantener el trabajo parece que no es suficiente para ser una superestrella laboral. Tienes que tener una vida laboral que ha de ser oro puro para trabajar en esta empresa y tener un rango de superestrella. Obviamente, el que anuncia puede pedir lo que quiera... Incluso tener dos doctorados para ser cajera de Mercadona, pero me sorprende que cada vez veo y me cuentan de peticiones y requerimientos más pintorescos.

Estamos ante el auge de una burbuja laboral? Ascenderemos todos por nuestras capacidades o situaciones extralaborales para acabar comiéndonos los mocos cuando reviente? Hay Ristos Mejides en los procesos de selección de algunas empresas?

Ya decía Anthony Hopkins transmutado en Ptolomeo en Alejandro Magno (estoy muy cinematográfico hoy) que todos los hombres ascienden y caen, ascienden y caen...
El caso es si os consideráis superestrellas por vosotros mismos o porque cumpláis los requerimientos de una pintoresca oferta de trabajo.

-Ambos
-Había un requerimiento de ser humilde
-Las superestrellas no somos humildes, somos superestrellas...
-Yo puedo pedir lo que quiera
-Un café con leche para mí, gracias.
-...

Mucho cuidado ahí fuera...

martes, 2 de julio de 2013

De inercias y hombres

Siguiendo con la habitual línea editorial de los julios de todos los años (y mientras no se me quite el run run habitual de estas fechas al respecto de las vacaciones) quiero hacer una masterclass práctica y gráfica de qué esperar en tus próximas vacaciones consultoriles y/o informáticas.
 
De cómo te vas a ir de vacaciones y lo que te vas a encontrar, chato.
Ponente: Abel González
 
Asunciones y prerrequisitos:
- 3 semanas de vacaciones en lo más caluroso de agosto.
- Un mes de julio particularmente exigente en cuanto a trabajo en proyectos.
 
Fíjese el interesado la abrupta pendiente (igual a infinito) que separa los puntos A-B y E-F en lo que a exigencia se refiere. Esto quiere decir que hasta el último día a casi última hora estás haciendo cosas... Las que sean, pero cosas. Luego te vas de vacaciones y cuando vuelves, desde el primer día, también estás haciendo cosas. Lo habitual que espera tu jefe que hagas, vaya (y si además lo facturas ni te cuento).
Como he comentado en otras ocasiones, es complicado desconectar totalmente el día que se te cae el boli y te vas de vacaciones por las leyes de conservación del movimiento o de la inercia.
 
Nota: La ley de conservación del movimiento o de la inercia es una simplificación de otras leyes más generales que especifica que cualquier cuerpo no sometido a fuerzas externas continuará en su estado de movimiento o reposo. En el caso que nos ocupa, la exigencia consultoril y laboral es la fuerza que nos genera las inercias... Sí, soy un poco pedante a veces.
 
En el punto A, poco antes de iniciar las vacaciones, la exigencia y la dedicación son equivalentes, así que la inercia es la adecuada para el nivel de exigencia. Es ese momento en que estás anhelante de que comiencen las vacaciones, deseoso de que llegue ese día en que das envidia a la gente que aún no se las coge.
 
En el punto B, poco después de iniciar las vacaciones, la exigencia se reduce a cero. Tu cerebro, que no tiene calendario, está muy contento pero sigue preparado durante varios días para enfrentarte a tu día a día laboral. Es lo que suele llamarse 'el cazador que duerme'. O síndrome de Estocolmo, llegado el momento.
 
El punto C representa la desconexión total. El cazador está hibernando en la playa (claro, en verano...) y cualquier pensamiento laboral ha desaparecido. Es el periodo en el que realmente descansas y disfrutas de tus vacaciones. Incluso de tu suegra.
 
El punto D es algo un tanto particular... Es el día en que te das cuenta que te faltan X días para volver a trabajar. Sudores fríos y mala leche te inundan y de repente tu cerebro deja de hibernar para sólo dormitar... Incluso con leves despertares... Es un periodo corto que rápidamente se diluye como si nada hubiera pasado hasta que llega el punto E
 
El punto E es terrible. Es el día antes, la tarde antes, la noche antes... La madrugada antes... Porque, claro, te has acostumbrado a dormir hasta tarde y meterte en la cama a las 11 de la noche (como pronto) es algo que se te antoja accesorio. Y das vueltas y vueltas pensando en lo que no deberías pensar:
 
- Mañana tengo que ir a trabajar... Uffff... Volver a ver al Dr. García-Calvillo... Y al jefe...
- No, que el Dr. García-Calvillo y tu jefe seguirán de vacaciones un par de días más...
- No sé cómo tomarme eso...
 
El día llega y el cerebro se despierta, pero el cuerpo no responde. El nivel de exigencia se dispara y te pegas una tremenda torta contra ese muro incapaz de adquirir suficiente inercia para estar al 100% de efectividad el primer día de vuelta de las vacaciones.
 
Y entonces se produce el punto F: el síndrome postvacacional. Tu cuerpo, que es tu mayor enemigo aunque no te lo creas, se rebela (es rebelde rebelde...) contra el cambio de rutinas de león de la sabana a peleón con las sábanas matinales produciéndote diferentes síntomas desagradables como protesta sindicalista hasta que, perdida toda esperanza de nuevas vacaciones, decide que se está molestando a sí mismo y recuperas la inercia perdida adaptándola al nivel de exigencia del último cuatrimestre del año... Cuatrimestre que en las TIC suele ser el más intenso.
 
Luego no digáis que no os avisé... Os deseo buenas vacaciones a los que ya las habéis comenzado (aquí va un exabrupto al respecto de la masculinidad de las cabras) y espero que las mías lleguen tan rápido como rápido se me pasarán.

lunes, 1 de julio de 2013

Vacaciones cuando no toca

-Y tú cuándo haces vacaciones?
-Buena pregunta...

La respuesta más habitual para este caso suele ser últimamente 'está la cosa para cogerse vacaciones' o 'cuando se pueda'. Efectivamente el que suele ser un mes más o menos pacífico en el que no se suele pinchar o cortar demasiado y sólo dejarse llevar hasta septiembre se me está comenzando a atragantar un poco cual chiringuitera porción de tortilla de patatas rancia.

-Ración de vacaciones?
-Para mí... Oiga, esto qué es?
-Guarnición de cinco semanas de espera...
-Es que yo sólo quería las vacaciones...
-Pues vienen con el menú... Quiere una tapa de vacaciones solas?
-Por favor...

Efectivamente, las vacaciones se antojan lejanas cuando el calor comienza a apretar (para disgusto de meteorólogos franceses a los que no me gusta olvidar) y es fácil y hasta necesario otras veces tomarse algún día suelto de merecido asueto como avanzadilla y efecto red bull.

Cogértelo no tiene por qué afectar a nada... O sí. El resto del mundo sigue girando y dando por... este... generando negocios... Negocios que llegan en su versión electrónica a tu teléfono con internet chachiguay que te has olvidado de apagar...

-Uhmmmm... La fuerza es intensa en ti... Deja que el lado oscuro te seduzca...
-Oiga, que no le conozco de nada...
-Tú no... Pero tu móvil sí...

...Y te atrae... Irresistiblemente... El icono de la barra de notificaciones te molesta como un trolebús en un ojo... Y miras el correo... Y te das cuenta que más que de vacaciones estás en algo que a mí me gusta llamar 'la reserva': no estás en la oficina, no trabajas físicamente, sueles tener cierto delay con las comunicaciones pero estás al tanto de mails y llamadas en una especie de guardia no sea que pase algo y tengas que intervenir o alguien no te tenga la consideración que mereces (y no le hayas advertido al respecto de tu día de asueto).

-Ya será menos...

Lo es... De hecho la mayoría de las veces lo es. Pero sólo por esa vez que no estuviste o que sí estuviste y eso hizo que cambiara el resultado de una operación (para bien o para mal) hace que no estés del todo offline en esos días sueltos... Y que cuando preguntes a los clientes cuándo se toman vacaciones muchas veces lo hagas para hacerlas coincidir sabiendo que no te llegará nada peligroso al móvil...

-Dingdong! Whatsapp de la suegra!

...O casi.