jueves, 9 de mayo de 2013

Resacón en las selects

Aparte de que por la noche se abra el portal a la dimensión de los marroncillos, uno de los peores efectos de ser instrumentalista mágico es la resaca que produce. Yo nunca me he quedado dormido delante del portátil (suelo hacerlo detrás porque me molesta la luz) pero quedarme dormido delante del portátil interior que tenemos todos los consultores sólo puede decirse con una unidad de medida: el huevo.

Ya cuando iba a la universidad y hacía prácticas de programación más de una noche me iba a dormir (a las tantas) con una encrucijada programática que mi subconsciente resolvía por mí (más a las tantas) y me despertaba en mitad de la noche con un 'Eureka!' que tenía que probar (de nuevo a las tantas).

Con el tiempo, te das cuenta de que el cerebro no desconecta fácilmente (que no es lo mismo que tener el cerebro desconectado como algunos...) y a la que te despistas estás analizando mentalmente aquella select que no te acababa de salir o aquella parte de código que se cuelga...

-Hola? Holaaaaa? Estamos aquí!
-Perdona, cariño, estaba empanado...
-Empanado el filete que tienes delante
-Debía ser de ternera consultora entonces...
-Qué dices?
-Que está muy rico, amor...

El caso es que después de que le desgastes, voluntaria o involuntariamente, tu cerebro decide que es el momento de descansar del galope y te despiertas con un trote cochinero y un mantra en tu cabeza que se repite constantemente: uuuuff, qué espeso estoy hoy...

Y así te pasas varios días con dolor de cabeza, sueño inusitado, malestar general, escozor de ojos... Una resaca en toda regla y encima sin haber bebido. Dicen que la resaca alcohólica se cura bebiendo una cerveza en ayunas... Supongo que la resaca mental laboral se curará haciendo selects sencillitas por la mañana entonces...

Qué va!!! Ni de coña!!! Acabo de probarlo y sólo pensar en un simple select * from table me levanta dolor de cabeza... Cuánto has dicho que queda para el finde? Jueves? Tendrá que valer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario