miércoles, 15 de mayo de 2013

Para atrás como los cangrejos

Eugene Cangrejo tiene el honor de ser el jefe de Bob Esponja y Calamardo. Es alguien que en su día descubrió la receta de la cangreburger (con su archienemigo Plankton) y que desde entonces ha vivido del cuento (más o menos) tirando de ella sin realizar grandes innovaciones. De hecho, lo habitual es que meta la pata y su terrible obsesión por el dinero se vea afectada.

Eugene Cangrejo es, además, un cangrejo. Y un cangrejo rojo. Pero no rojo de comunista, rojo como la roja, la bandera china y el logo de Oracle.

Con estos últimos (qué bien me lo he hecho venir, eh?) comparte además filosofía, parece ser. Por qué, preguntaréis? Sabemos que Oracle es capaz de hacer buenos productos. Y malos. Y tener ideas geniales. Y de las malas malísimas. Y, por si acaso, no documentarlas mucho (ni las buenas ni las malas)... Pero en algunas cosas no se entiende que vaya hacia atrás.

Os explico una historia que tiene que ver con la última versión de Essbase (11.1) y su cliente de 32 bits. Tal día como ayer se me ocurrió instalar el cliente de 32 bits de la última versión, cuyo instalador ha mejorado mucho en la versión 11 (ahora es un exe, como en la versión 9 después de su desastrosa idea de incluirlo en paquetes de varios gigas de la instalación del servidor en la 10).
Instalo. Lo típico después de instalar es hacer una prueba con la línea de comandos. Abres el cmd y tecleas 'esscmd'.

No se encuentraaaaa... (léase con recochineo)

El instalador no incluye la ruta en el path. Bueeeeno. La incluyo. Vuelvo a probar.

Variable essbasepath no declaradaaaa...

Vaaaale, la declaro.

No se puede encontrar los archivos de localización (claro, si no se pueden encontrar es que no los localizas...) (se refería al idioma)

Corrijo el essbasepath. No se puede iniciar el cliente.

Llegados a este punto recurro al foro. Problemas y más problemas similares aparecen ante mí: cambia el essbasepath, el arborpath, el epm home, la vela que le pusiste a Santa Rita... Hay como una sensación de, como decía Robert, que 'esto no ha ido nunca!'.

Por teléfono, Quique me dice que en esta versión ya no puedo ejecutar el exe directamente, que hay un Shell que debo ejecutar antes. Lo busco. Lo ejecuto. Errores por doquier. Usa rutas que no existen... Qué práctico y qué gran avance.

Tras un rato de pruebas infructuosas y cabreo en aumento lo desinstalo y pruebo con la pata de pollo. La pata de pollo es el cliente de la versión 9, el que había antes de que Oracle comprara Hyperion (justo después de hecho... Sólo les dio tiempo a cambiar el logo). Instalo. Siguiente, siguiente, siguiente... Acaba.
Abro la línea de comandos. Tecleo esscmd. Todo funciona. A la primera.

Yo ya decía en varios artículos que si algo funciona no lo toques. Igual debería decirlo en inglés para que los programadores de Oracle lo entiendan: My taylor is rich!
Qué? Que no tiene que ver? Es una sugerencia para que cambien de profesión visto lo visto...

En fin. Supongo que es lo que toca vivir en estos tiempos pero cada vez me da más reparo aconsejar ciertos productos difíciles de configurar, de mantener e instalar por buenos que sean. O que se diga que sean.

En el fondo, el señor Cangrejo de mi interior sabe que todos acabaremos haciendo hamburguesas... Qué lástima...

No hay comentarios:

Publicar un comentario