martes, 7 de mayo de 2013

Dragones y mazmorras

Como jugador casi profesional de rol (en mis buenos tiempos) más de uno habrá pensado que hoy voy a hablar de frikadas roleras (en serio: leéis habitualmente mi blog? No, por nada...) pero en realidad es un momento poético (friki, pero poético) de lo que me pasa más de una noche...

En la oscuridad de la estancia, sólo la luz emitida por la pantalla del instrumento mágico juega con la penumbra, sumiendo las paredes en sombras grotescas que danzan animadas al vaivén de los colores y del instrumentalista sentado delante.
Es en ese preciso momento, agotado el día a la par que las fuerzas, cuando el instrumento se transforma en un portal mágico que le conecta con nuevas dimensiones y del que comienzan a salir extrañas criaturas que se arrastran viscosas y malcaradas mientras ululan un fantasmagórico 'susto o muerte' mientras el portal vomita un cántico desagradable que en su día incluso hacía gracia...

Ping! You've got mail!

Pues sí... Mi portátil (y mi móvil por avanzado muchas veces) se transforman por las noches en accesos directos a la dimensión marrón, donde viven los marroncillos y cuyo líder, Marron (sin acento y no el del hormiguero) señor de los marroncillos, me la tiene jurada.

De acuerdo que son tiempos complicados donde no puedes decir que no a nada porque un no ahoran se transforma por váyase usted a saber qué procedimiento cuántico en un no para siempre pero muchas peticiones peregrinas de pocas horas y/o jornadas son igualmente difíciles de encajar en la agenda de ciertas personas por lo que como responsable te ves en la tesitura de autoasignarte. De nuevo, recurriendo esta vez a la literatura universal Lewis Carrollera, el marroncillo aprende castellano y, mirándote con ojos golosones, te dice algo así como:

-Cómeme...

Que tú a esas horas y embriagado por el poder del portal sueles entender como:

-Te lo vas a comer de canto y por fascículos, chatín...

Con lo que llegamos a aquella gran frase de Cómo conocí a vuestra madre que reza tal que así:'Nunca ha pasado nada bueno después de las 2 de la madrugada' y te hace plantearte si tal vez te estás equivocando y en lugar de estar desfaciendo entuertos a esas horas tal vez tendrías que estar haciendo otras cosas... Incluso dormir...

Lamentablemente el mal no descansa nunca y la informática no suele resolver sus problemas con una tirada de dados... Salvo que hablemos de presupuestación... Entonces sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario