lunes, 6 de mayo de 2013

Doble cero

James Bond tiene el honor de ser el agente secreto inglés más famoso del mundo (cosa que no sé si es contraproducente para su labor). Como agente doble cero tiene licencia para matar y para realizar mil y una peripecias acrobáticas que hacen pensar hasta qué punto es resistente un smoking.

Al ser miembro de una élite con altísimas capacidades operativas (hablo de Bond, no de mí... Aunque también) se enfrenta a situaciones en las que su comportamiento, dadas las circunstancias, es cuestionable. Y una vez está este tema sobre la mesa, es M quien, en un alarde de ingenio, resuelve la encrucijada en Skyfall con un 'arrepentirse no es profesional'.

-Vamosh a bajar losh impuestosh y el paro.
-Presidente, ha hecho todo lo contrario...
-Arrepentirshe no esh profeshional, sheñoría...

Igual este ejemplo parece de risa (en cierta manera lo es) pero nos pone en antecedentes ante una situación genérica que nos afecta a todos. En informática es complicado arrepentirse porque nunca nadie hace nada mal... Y si lo hace mal es porque utiliza un work around de una guía de best practices en sueco que lo entienden los dependientes de Ikea pero tú no (aquí falta un 'so inculto').
De hecho, conozco proyectos que, siendo buenas ideas en su concepción, se ejecutan de forma mejorable (léase como eufemismo) pero luego se venden como auténticos casos de estudio por parte de quien los ejecutó así de bien... Y sin inmutarse, oye. Para algunas referencias al respecto no hay más que preguntar a la consultora más grande del mundo...

Esto te lleva a la situación de que aunque seas un doble cero de cuando en cuando tengas que sacar la basura ante una operación que se complica y aquí no ha pasado nada.

-El martini cómo lo quiere?
-Cocacola, dije cocacola...
-Zero?
-Doble cero... Me voy?
-Por favor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario