miércoles, 22 de mayo de 2013

Derecho a olvidar

-Cada día que pasa me acuerdo de menos cosas...
-Oiga, que esta no es su casa...
-Ups, perdone.

Aunque aún me acuerdo de volver a casa normalmente, no puedo evitar no acordarme de la mitad de los detalles de los proyectos en los que participo. Fundamentalmente porque son varios, con tecnologías diversas y porque necesito las neuronas para acordarme de un lote de usuarios y passwords de emails (y algunos días dudo). Asumo mis limitaciones.

Pregunta: Quiénes de vosotros sabéis el móvil de vuestra pareja? Los que no, tenéis un problema... Y el de casa de vuestros padres? El móvil de tu padre? El teléfono de tu oficina? El de línea directa pirip pirip pirip? Mi móvil lo sabe todo y lo que no sabe te deja buscarlo en Google. La agenda del móvil es ese pequeño mal que hace que sin teléfono no sepamos casi ni el número de emergencias cuando antes los memorizábamos casi todos...

-112 emergencias
-Paco? Eres tú, Paco?
-Se equivoca...
-Ah, perdone... Y usted no tendrá el móvil de Paco?

El caso es que además de saberlo, el móvil (y otros dispositivos) se lo guardan todo, como si de malvado rencorosillo se tratase. Tú no sabes qué comiste ayer pero tienes la cita del dentista de hace tres años (mentira, no te dura tanto el móvil...).

Y entonces aparece una iniciativa que pretende el 'derecho a olvidar' de internet y de los dispositivos electrónicos. Esto, que como siempre parte de una idea con sentido, acabará generándonos problemas y excelentes excusas:

-Te has olvidado de nuestro aniversario
-Fue el móvil... Iphone asqueroso...
-De eso tienes que acordarte tú
-Yo no te digo nada de las fotos de tu borrachera del finde que le dijiste que olvidara...
-Touché...

Por lo tanto, tendremos lo activo, la papelera de reciclaje y los recuerdos pendientes de olvidar... La tranquilidad de que algo no se borrará ni se olvidará desaparecerá... Y tendrás que volver a acordarte de las cosas... Igual no es del todo malo, pero la tecnología que tenía que descargarnos de cosas con el tiempo nos ayuda a ejercitar el cerebro y la memoria... Vamos, hombre, no fastidiemos...

Pero bueno, consideremos siempre que los dispositivos electrónicos funcionan con memoria, así que siempre que hemos borrado algo en realidad, semánticamente, hacemos al cacharrín de turno que lo olvide. No os parece? Y las herramientas de recuperación de datos son en realidad sesiones de hipnosis que recuperan recuerdos de las profundidades del subconsciente.

Me estoy poniendo tan profundo que lo mejor es que vaya recogiendo y me vaya a casa, ahora que aún me acuerdo. Creo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario