domingo, 5 de mayo de 2013

Comida de perro

Supongo que más de uno conocerá al chef Gordon Ramsay. Para los que no, diré que es un personaje muy particular, de reconocido prestigio internacional, con varias estrellas Michelin (sin tilde, que es francés y se lee mishelén) y protagonista principal de la serie 'Pesadilla en la cocina' (la original, no la de Chicote).

En su serie, Gordon ayuda con su estilo directo y terriblemente franco a que restaurantes en problemas salgan de sus crisis, ya sea mejorando su carta o sus procesos internos. Independientemente de que sea buen o mal cocinero, Gordon es un coach como hay pocos.

Y una de sus frases más habituales es que lo que le preparan en el restaurante responde al nombre de deposiciones o comida caninas (dependiendo del día).

Llegados a este punto, seguramente os preguntaréis qué tiene que ver Gordon Ramsay con la informática o el BI. No mucho, salvo que necesitamos a un chef que lea diga a muchos fabricantes dormidos en los laureles que su producto es comida de perro.

Personalmente estoy cansado de que los líderes de los cuadrantes mágicos de Gartner construyan semejantes bodrios asegurando su robustez e innovación con looks de principios de los 90 y luego haya que resolver expedientes X ajenos a proyectos de los que no hay información disponible ni desde el fabricante.

-Hola, a quién podría preguntarle un tema técnico de vuestra herramienta?
-Nosotros somos de servicios y no tocamos eso...
-Pero si sois el fabricante...
-No, que va... Compramos la empresa pero fabricar fabricar...
-Y a quién puedo llamar por un expediente X?
-Te deletreo, que es complicado: efe o equis eme u ele de e erre.
-Ya... Hola? Hola?

Uno no sabe si la estrategia de integración de unos y otros es mejor o peor, pero en todos casos es decepcionante viendo la ergonomía y usabilidad a la que llegan aplicaciones móviles y de tablets tener que seguir padeciendo a Windows 3.1.

Por lo tanto, igual habría que comenzar a pensar en que el equipo de decoradores de Ramsay arreglara más de un escaparate sobrado de laureles rancios y volvieran a plantearse recetas con ingredientes frescos. Me ofrezco voluntario... Pero si ha de ser comida de perro, que sea arroz con pollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario