lunes, 13 de mayo de 2013

Actualizaciones tubomáticas

-John Connor!
-No soy yo, era ése que se ha ido hace un rato...
-Hace un rato?
-Es que te has quedado tieso...
-Malditas actualizaciones de Skynet!
-Se fue por allí... Si corres aún le coges...
-Le seguiré por gps... Ah, no, que en esta versión de Skynet OS los mapas no van bien...
-Pues nada, yo ya me iba...
-Me gustan tus gafas de sol...
-Y a mí tu torso musculado, marinero
-Exception not guaranteed by code... Restarting...

Nuestro (entonces) musculado austríaco de apellido impronunciable e incapaz de escribirlo sin que salte el autocorrector hacía de asesino cibernético que viajaba por el tiempo para cargarse a John Connor y a la madre que lo parió (literalmente) en un momento sin internet, sin mucho gps y sin aplicaciones móviles.

Y lo más importante: sin actualizaciones automáticas.
Windows se queja si no lo actualizas. Mi Galaxy se queja si no lo actualizo. El office se queja si no lo actualizo... Incluso ya se plantean soluciones cloud para que siempre estén actualizadas.

El caso es que siempre hay algo que actualizar... Y mira que en informática está esa máxima de que si funciona no lo toques... Es como el mantra que dice que reiniciar lo arregla todo.

Personalmente suelo llevar las actualizaciones en modo manual después de que en un par de ocasiones una demo se retrasara por voluntad de Microsoft y un portátil que hacía las veces de servidor tardó tanto en apagarse que nos hizo llegar tarde. Está claro que Murphy no entiende de actualizaciones y su ley sigue vigente como el primer día en su versión 1.0.

Schwarzenegger, mientras tanto, se plantea hacer una película nueva de Conan y tal vez otra de Terminator. Necesitáis más razones para asegurar que las actualizaciones no son buenas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario