viernes, 31 de mayo de 2013

Quemar después de leer

La antorcha humana original, la construida por el doctor Phineas Morton y que luego acabó siendo La Visión, es un sintozoide que tenía el defecto que ardía en contacto con el oxígeno del aire. Así, de forma espontánea y sin venir a cuento.
La antorcha humana de los 4F, Johnny Storm, prendía a voluntad.
El procesador de mi flamante (qué bien buscado) ultrabook acer S3 (me acabo de fijar que mi móvil es un S3 también... Y eso que mi mujer dice que no sé ir conjuntado) arder no arde, pero quemarte los muslos si vas en pantalón corto lo hace sin pensarlo.

El calor, que según dicen los astrólogos franceses... esto... meteorólogos franceses quería decir... vamos a echar de menos este verano, es el enemigo fundamental de cualquier equipo electrónico, superando en varios enteros al polvo acumulado en forma de patatal. El calor es uno de los resultados de esa transformación que sufre la electricidad al desplazarse por medios físicos no óptimos para su transporte, de ahí la importancia de los superconductores.

-Paco, baja el aire acondicionado que hace frío
-Pues yo tengo calor...
-Bájalo un poco hombre...
-Vaaaale, sólo un ratito...

Esta conversación no se puede dar desde luego en un cpd porque sería bastante diferente:

-Paco, baja el aire acondicionado que hace frío
... Y Paco no contesta porque es un pingüino de los que viven en los cpds aclimatados a temperaturas siberianas y los pingüinos no hablan...

El caso es que muchas veces están mejor aclimatados y cuidadas las condiciones de temperatura y humedad de un cpd que las oficinas de la misma empresa, lo que hace que te plantees si es porque el ser humano tolera mejor los cambios que un servidor de 8000€ o realmente tú no vales 8000€. Por esa cantidad, no hay servidores que trabajen a temperatura ambiente?

-Sí, pero sólo al norte de Suecia...

Ah, claro, se me olvidaba que los servidores no funcionan en climas subtropicales como los mediterráneos. Y los cpds suecos tienen aire acondicionado también? O son de adorno como las estufas del Sahara?

Y os preguntaréis a qué viene todo el tema este del calor y mi ida de olla (habitual por otra parte) al respecto. Pues viene a que Mercedes ha sacado al mercado el primer coche sin luces basadas en resistencias, optimizando la intensidad y consumo de sus luces led... Luces led que no disipan calor apenas. Óptimas. Con un motor de gasolina de 4 litros. Que disipa calor a manta (je-je...) y cuyo consumo de combustible se ve reducido por este mecanismo a la mitad, claro... A la mitad de un 0,0000003 litros a los 100. Y entonces te preguntas si no se puede hacer en los servidores como en los coches híbridos: aprovechar el calor para retroalimentar el sistema de refrigeración o bien utilizar materiales que no disipen tanto calor como para freír huevos. Al precio que está la electricidad igual salía a cuenta...

Aunque visto lo visto, irse a Suecia a montar un cpd para pingüinos tampoco es tan mala opción.

miércoles, 29 de mayo de 2013

4G (cuatro gatos)

Me había propuesto no hacer un chiste directamente en el título del artículo pero no he podido evitarlo... Aunque sí hacerlo más light que mi primera opción...

Redoble de tambores...
Damas y caballeros, Vodafone acaba de anunciar a bombo, platillo, fanfarria y demás la disponibilidad en suelo español de la conexión móvil de cuarta generación.
Está claro que es una gran noticia para todo aquel que tenga un móvil de cuarta generación que, como reza el paréntesis de este artículo, son cuatro gatos.

Pero es que aparte de ser cuatro gatos, Vodafone no se ha caracterizado históricamente por tener una cobertura excelente... De hecho, presume de llegar al 97% del territorio nacional, pero me parece que el concepto de territorio nacional que tiene Vodafone (y la mayoría de las operadoras) no es el mismo que tenemos el resto de los mortales: no se incluyen bosques, caminos, pueblos de montaña ni calles principales de algunas ciudades de más de 100.000 habitantes. Y allí donde llega muchas veces se deja alguna G por el camino... Por lo tanto igual son algo menos de cuatro gatos...

Pero bueno, supongamos que estamos en un edificio de esos que tiene una antena de telefonía que además es 4G y en tu bolsillo hay un flamante smartphone 4G. Aparte de convertirte en uno de esos cuatro gatos (miao) experimentarás la terrible velocidad de 30 mb de bajada y 10 mb de subida.

El adsl de mi casa no tiene tanto ancho de banda. El adsl de mi oficina no tiene tanto ancho de banda. Ni sumándolos. Medio CPD de la Nasa no tiene tanto ancho de banda. La banda de músicos gordos de mi pueblo no tiene tanto ancho de banda... Y claro, llegados a este punto aparece la pregunta: ¿Paaaaaaara qué?

-Uau, me puedo bajar... No sé... ¡Una peli en minutos!
-¡Y fundirte el saldo en minutos!
-¡Y fundirte la batería en minutos!
-¡Y fundirte la mano del calor en minutos!

Efectivamente, el 4G es el estado Super Saiyan 3 de Goku cuando se enfrentaba a Bu estando de visita en la tierra... Ese estado en que decía que 'no podía luchar mucho tiempo con ese nivel de energía'. Y pregunto: ¿Es realmente necesario tener un móvil activo con 4G para hacer llamadas, cuatro memeces de redes sociales y dos consultas a páginas web? ¿La batería se merece tremendo maltrato?

Pero el problema seguramente no sea de la batería en sí, sino de la escasa capacidad de ésta... Sigo sin entender como hace 10 años había baterías de forma estándar de más de 3000 mAh y que ahora el estándar esté por debajo de los 2000... ¿No deberíamos tener baterías de 15000 mAh? Es como comprarte un Ferrari y ponerle un depósito de 10 litros... Ya sabes que gasta y lejos lejos no llegas... Ahora, fardar fardas hasta con el Ferrari apagado...

En fin, supongo que soy igual un poco pesado con el tema de las baterías de los móviles y su consumo pero dado que no soy uno de los cuatro gatos y que ya he comprobado los estragos de un mal uso del 3G, ¿algún privilegiado de Vodafone con móvil 4G se ofrece a contarnos su experiencia? Ardo en deseos de conocerla... Como el móvil.

martes, 28 de mayo de 2013

Cerebros artificiales

Seguramente los sufridores de un apocalipsis zombie estarían contentos de saber que los no muertos podrían ir al supermercado zombie a comprar surimi de cerebro artificial, pero no es a eso a lo que me refiero.
Me imagino (a mi también me pasa) que no conoceréis al doctor Henri Markram. Este simpático doctor (no le conozco... igual luego es como House) ha logrado que diferentes organismos le aporten la nada desdeñable cifra de mil millones de euros para que 'fabrique' un cerebro artificial el fundamento del cual sea la réplica del funcionamiento de más de 80.000 millones de neuronas en perfecta sincronización sináptica.

La idea, obviamente, es construir a Skynet y que las máquinas tomen el control, pero hasta que llegue ese momento se me ocurren varios impedimentos:
-Y si nos sale tonto? Hablamos de replicar el funcionamiento de un cerebro humano... Hay cada especímen...
-Qué sistema operativo llevará? Siendo un cerebro artificial lo mejor será un Red Hat... Perdonadme por el chiste malo...
-En lugar de secuencia de booteo será secuencia de aprendizaje, con imprinting, escolarización y lenguaje?
-Servirá de sistema de backup de personas? Podremos recuperar una partida guardada de nosotros mismos?
- Si hablamos de un cerebro con inteligencia artificial y conciencia propia, fabricaría entonces la primera persona no humana? Es mi primera pregunta seria en este blog en años...

El caso es que el objetivo, aparte de la conciencia artificial, es aprender mejor cómo funciona nuestro propio cerebro en un entorno controlado, dando pie a la nueva ocupación de los informáticos como neurociberinformáticos:

-A ver si le arreglas de una vez el cibercerebro a mi madre, que no sé cuántas veces te lo he dicho ya...
-Como me dé acceso root la formateo...
-Decías?
-Nada, nada, cariño...

O circunstancias como:
-Mamaaaaaaaa, has visto mi cibercerebro?
-Ya te dije que un día ibas a perder la cabeza...

O como:
-Qué sucio vas...
-La lavadora se ha enfadado conmigo
-Y eso?
-Dice que uso más el frigorífico y se cela...
-Vaya...
-En realidad quien me gusta es el lavaplatos... Pero el otro día me ganó al apalabrados y eso sí que no...

En fin... Se trata una vez más de estudios y programas curiosos y carísimos que resulta raro que se puedan acometer en estos tiempos de crisis... Especialmente cuando el nobel James Watson dice que con esa cantidad se podría curar el cáncer...

Se ve que a las farmacéuticas igual no les acaba de interesar o que Apple se muere de ganas de comenzar a fabricar iPersons...

Seguiremos informando...

sábado, 25 de mayo de 2013

Día del orgullo friki

Hoy día 25 de mayo se celebra el día internacional del orgullo friki. Ser informático y ser friki es algo que muchas veces va de la mano váyase usted a saber por qué mecanismo cuántico... Creo que no hay ninguna serie que haya hecho más por el frikismo ilustrado que The Big Bang Theory con sus acostumbradas discusiones informáticas, juegos de rol y visitas a la tienda de cómics, todo aderezado con citas célebres de cultura de Star Trek.

Ayer precisamente vi un capítulo repetido en el que Penny y Leonard tienen una cita y cuyo diálogo era más o menos:
Penny: Eres un friki...
Leonard: No soy un friki
Penny: No?
Leonard: Soy el Rey de los frikis...

Es una situación que en cierta manera y con cierta (cierta cierta cierta cierta) frecuencia experimento con mi mujer... Aunque me gusta decir que no lo soy (tanto) la verdad es que objetivamente sí que me reconozco... pero para mi suerte, me casé con la reina de las frikis... Así que todo queda en casa.

Queridos súbditos frikis e informáticos, disfrutad del día haciendo aquello que más os guste hacer. Por mi parte os dejo que tengo una partida y me toca tirar los dados...

Seguiremos frikizando.

viernes, 24 de mayo de 2013

Feng shui en tus ficheros

Dicen los sabios orientales que todo debe estar en perfecta armonía para que la energía positiva fluya y ser un todo con el universo. Esta filosofía oriental se llama Kung Fu, porque cuando le has dado una paliza a lo que no estaba armonizado te inundas de energía positiva y te sientes de lo más a gusto... Perdón?... Ya... Bueno... Vaaaaale... Nada, que me dicen por el pinganillo que debía hablar se feng shui y no de kung fu.

-Oh, shi shi, oh, shi shi... Abel-chan hablal de feng shui.

El caso es que una de las directrices de dicha filosofía de vida es que tienes que aprender a desprenderte de las cosas, especialmente las que no usas, porque les da por acumular energía negativa y para que la energía positiva fluya tienes que renovarlas. Desde luego estos sabios orientales consumistas deben de trabajar para el corte inglés, que ha renovado su deuda de 5000 milloncejos de eurejos por el feng shui, claro.

Por lo tanto, todo aquello que no hayas usado en dos años deberías tirarlo, regalarlo o incluso hacer una sesión de kung fu con ello y destrozarlo... Porque el kung fu mola... Sí?... Sí... Ya... Feng shui sí, kung fu no... Vaaaale... El pinganillo otra vez.

Y esto aplicado al coleccionismo o a la informática puede ser, como decía Buddy Bradley, algo enfermizo. Todos todos todos nosotros guardamos fotos, música, películas y un montón enorme de ficheros (más grande cuanto más viejos somos) por si acaso: por si me encuentro con una duda que deba resolver con una práctica de ensamblador de la universidad, por si puedo reaprovechar un documento técnico de un producto descontinuado hace diez años, por si necesito un mail de alguien con quien no he vuelto a hablar desde el 2005... Todo cosas prácticas y absolutamente necesarias.

Si miro mi portátil, tengo más de 20 gigas entre documentos de trabajo varios y correos de los últimos años. Os aseguro que uso pocos de ellos (porcentualmente), pero están ahí, acumulando energía negativa y mirándome malcarados con sonrisas malvadas.

Creo entonces que debería programar una aplicación de feng shui para ordenadores que vigile los niveles de energía negativa por archivos viejunos y vaya armonizando mi disco duro con el universo... O bien puedo practicar el puño del dragón como Ryu y darles unas cuantas clases de Kung Fu como los sabios orientales mandan, que me temo que es lo que acabaré haciendo...

jueves, 23 de mayo de 2013

Culebrón informático

-Ay, Luis Alfredo Miguel, pues no pasó que la base de datos y la aplicasión no conectan?
-Aaaaarredemonios, Juan Santiago María, pues seguro que es porque no se platican como debieran...
-Pero no puede ser... Si viven juntas en la misma computadora... Mas segurito que están hasta en las mismas carpetas...
-Y a quién llamamos? A un consejero de relasiones informáticas? Ándale, alcánsame el selular...

Ahorita mismo pudiera ser que ustedes vean extraña la plática anterior... Ejem! EJEM! Vale, ya me he sacudido el acento... Decía que puede extrañar que dos aplicaciones nacidas para conectar y hablarse en un mismo lenguaje tengan tales desencuentros... Y que nadie sepa el por qué de tal desencuentro... Y que las explicaciones en forma de log de las aplicaciones sean pelín crípticas:

-Pero por qué no me platicas, way?
-Error 14037
-Pero no entiendo por qué me dises eso...
-Error 14037
-Y qué hago yo ahorita para que me hagas caso?
-Error 14037
-Alma renegrida, pues ahorita yo tampoco te dirijo la palabra. Error 17001.

Y ante tremendísima discusión uno no sabe cómo solucionarlo porque la información disponible de los errores 14307 y 17001 es escasa. Escasísima. De hecho, no existe. Y entonces comienza un viacrucis de pruebas, pajas mentales, reinicios, reconfiguraciones y demás parafernalia que se alargan en el tiempo mientras se le pregunta directamente al fabricante por dichos códigos.

A quién se le ocurre dar un código de error sin descripción y además no incluirlo en el manual de la herramienta con las posibles causas? Por qué perdemos tanto tiempo los consultores en pruebas y repruebas cuando con un buen manual sería suficiente?

La respuesta se me antoja obvia para el género masculino al que pertenezco: las aplicaciones y bases de datos no dejan de ser femeninas y como persona masculina me está diciendo aquello de 'ya sabes a lo que me refiero' que tanta ilusión nos hace a los hombres que nos digan para anudar más, si cabe, el cerebro.

Pero claro, acabas mirando tantas y tantas cosas que al final te resulta incluso coherente y acabas con un síndrome de Estocolmo particular:

-Ya sé que cuando platicamos no nos entendemos... Pero tú sabes que el creador quiso que estuviésemos juntos... Estamos destinados a entendernos...
-Error 14307

Y suele pasar, en un alarde de conciencia, que después de leer por enésima vez el manual caes en la cuenta de que el error 14307 tiene que significar algo así como:
-Que-no-te-entiendo-que-te-equivocas-de-versión

En ese momento es cuando, humildemente, reconoces tu error y el culebrón se transforma en un spinoff con protagonistas parecidos:
-Hola muchachita relinda, te pareses mucho a una base de datos que conosí...
-Sí, era mi hermana mayor... Ella no platica con aplicasiones jóvenes.
-Por lo menos contigo se puede platicar... Querrías lansar una select conmigo?
-Error 14307: Permission denied

Y así hasta que siempre acaba funcionando... Como en todo culebrón.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Derecho a olvidar

-Cada día que pasa me acuerdo de menos cosas...
-Oiga, que esta no es su casa...
-Ups, perdone.

Aunque aún me acuerdo de volver a casa normalmente, no puedo evitar no acordarme de la mitad de los detalles de los proyectos en los que participo. Fundamentalmente porque son varios, con tecnologías diversas y porque necesito las neuronas para acordarme de un lote de usuarios y passwords de emails (y algunos días dudo). Asumo mis limitaciones.

Pregunta: Quiénes de vosotros sabéis el móvil de vuestra pareja? Los que no, tenéis un problema... Y el de casa de vuestros padres? El móvil de tu padre? El teléfono de tu oficina? El de línea directa pirip pirip pirip? Mi móvil lo sabe todo y lo que no sabe te deja buscarlo en Google. La agenda del móvil es ese pequeño mal que hace que sin teléfono no sepamos casi ni el número de emergencias cuando antes los memorizábamos casi todos...

-112 emergencias
-Paco? Eres tú, Paco?
-Se equivoca...
-Ah, perdone... Y usted no tendrá el móvil de Paco?

El caso es que además de saberlo, el móvil (y otros dispositivos) se lo guardan todo, como si de malvado rencorosillo se tratase. Tú no sabes qué comiste ayer pero tienes la cita del dentista de hace tres años (mentira, no te dura tanto el móvil...).

Y entonces aparece una iniciativa que pretende el 'derecho a olvidar' de internet y de los dispositivos electrónicos. Esto, que como siempre parte de una idea con sentido, acabará generándonos problemas y excelentes excusas:

-Te has olvidado de nuestro aniversario
-Fue el móvil... Iphone asqueroso...
-De eso tienes que acordarte tú
-Yo no te digo nada de las fotos de tu borrachera del finde que le dijiste que olvidara...
-Touché...

Por lo tanto, tendremos lo activo, la papelera de reciclaje y los recuerdos pendientes de olvidar... La tranquilidad de que algo no se borrará ni se olvidará desaparecerá... Y tendrás que volver a acordarte de las cosas... Igual no es del todo malo, pero la tecnología que tenía que descargarnos de cosas con el tiempo nos ayuda a ejercitar el cerebro y la memoria... Vamos, hombre, no fastidiemos...

Pero bueno, consideremos siempre que los dispositivos electrónicos funcionan con memoria, así que siempre que hemos borrado algo en realidad, semánticamente, hacemos al cacharrín de turno que lo olvide. No os parece? Y las herramientas de recuperación de datos son en realidad sesiones de hipnosis que recuperan recuerdos de las profundidades del subconsciente.

Me estoy poniendo tan profundo que lo mejor es que vaya recogiendo y me vaya a casa, ahora que aún me acuerdo. Creo...

martes, 21 de mayo de 2013

Física de portátiles

Hora de aventuras llegó, coge tus amigos y vámonos... Ah, que ya estáis ahí... Me reí mucho en el capítulo de Hora de aventuras en el que Finn y Jake se adentran en un jardín de pasteles custodiado por una bruja requeterejorobada que acaba quitándole sus poderes a Jake y transformando su cuerpo de perro en un cuerpo de niño gordo cuando asaltan la despensa de pastas arborescentes.

Seguramente por ser dibujos animados exageran un poco (No! En serio?) y esta mujer con marcada desviación espinal nunca habrá cargado con un portátil pero estos días que sufro de lumbalgia (es lo que tiene hacer la cabra con los perros cuando comienzas a tener una edad) y estoy espinalmente más sensible te das cuenta del esfuerzo al que sometes a tu espalda por cargar con él.

Atrás quedan los tiempos en que el portátil pesaba 5 kilogramos y pico (más maletín, cargador, libretas, accesorios...) y ahora el mío en particular (un Acer S3) pesa menos de 2... Incluso hay días que me cuestiono al coger la maleta si está dentro o no... Y normalmente está.

Los ultrabooks revolucionan el mercado a la vez que alivian espaldas doloridas de consultores cargados de trabajo aunque siguen sin ser el dispositivo definitivo y acusar una miniaturización de ciertos componentes que no acaba de llegar... Y con esa falta llegan los calores y los ruidos. Mi espalda es la única que agradece el ultrabook. Mis sensibles oídos escuchan música como alternativa al fuuuu fuuuu del ventilador, mis dedos se pelean con el teclado mejorable, mis piernas se hacen en sus propios jugos al calor del procesador... Y encima la batería no es escamoteable y el touchpad un asco. Un ultrabook sigue casi el mismo criterio que un móvil (en cuanto que a los dos años queda para el arrastre), pero incluso en éstos la batería puede sacarse.

Dentro de poco contaremos con móviles con sistemas operativos totalmente funcionales (ubuntu para móviles es  futuro) que 'crecerán' al conectarlos a una base portátil o a un teclado y monitor.
Así con llevar el móvil es suficiente. Nunca sabrás si en tu mochila llevas el 'portátil' pero estarás seguro que sus accesorios sí. Tu espalda estará encantada con tu portátil umpc-que-te-pasas pero no con sus complementos...

Pero para eso ya tendremos a Google y sus gafas... O la conexión via USB a tu cerebro... O el cibercerebro de Ghost in the shell... O una desviación de columna de bruja guarda donuts porque todo eso de momento es ciencia ficción y tu portátil sigue pesando.

Seguiremos  enfermando... Informando, quería decir.

Expresiones regulares

Como bien sabréis y si no tampoco viene de ahí, este pasado fin de semana se celebró el festival de Eurovisión. Antes le llamaban de la canción, ahora sólo de Eurovisión... Para el caso, independientemente de su nombre, la canción e intérpretes patrios no decepcionaron a nadie haciendo justamente lo que se esperaba de ellos y que tiene que ver con ocupar el penúltimo puesto de la tabla. En esto de la canción también estamos en la Champions League...

En fin... El caso de la música pop es seguramente uno de los más claros ejemplos en los que se usan expresiones regulares. Una expresión regular no significa que sea entre mala y buena, sino que se rige por una regla (de ahí sale el tema de que algo regular no tiene que ser bueno, sólo cumplir la regla, con lo que se asume su significado más conocido de mediocridad). Y qué regla? Pues la que sea.

En el caso de la música, las canciones para ser hits tienen que tener un determinado tempo, contenido y tonos en un perfectamente estudiado esquema de fases para que agrade al público masivo que luego se descarg... Esto... Se comprará el cd.

Un tema típico de heavy metal tiene la siguiente estructura:
-Entrada
-Estrofa1
-Estribillo
-Estrofa2
-Estribillo
-Solo de guitarra
-Estrofa3
-Estribillo
-Salida

Y esto lo sé de jugar al Guitar Hero y de escuchar mucha música... Pero el caso es que es así... Con cualquier tipo de música. No, los coros no hacen solos de guitarra. Sí, de nada...

Casi cualquier conjunto de información se puede estructurar como expresión regular. Si os fijáis en un artículo típico de este vuestro blog, quedaría así:
-Introducción con tema que no tiene nada que ver con el artículo
-Giro inesperado para introducir el tema
-Dos o tres tonterías en formato meterse con alguien o llamadas telefónicas
-Explicar de qué va el artículo
-Más tonterías
-Preguntas
-Despedida con posible moraleja o frase final ingeniosa

Qué? Queda claro, no? Ahora que ya conocéis mi modelo editorial podéis escribir artículos para informatría...
El caso es que dándole un patrón, un ordenador es capaz de determinar estas estructuras y comprobar si una entrada de datos las cumple o no y dónde no lo hace, de manera que en una canción saber si va a ser un éxito (artificialmente promocionado) o no.

Por lo tanto llegamos a la conclusión (de momento, ya hablaremos en otro artículo más al respecto) que nuestro país exporta los mejores licenciados fuera pero se queda con los compositores que no saben nada de expresiones regulares para jolgorio de todos (especialmente el de otros países) una vez al año...

Seguiremos informando.

sábado, 18 de mayo de 2013

Born to be Discovery

Supervivientes, con coche, en pareja, en pareja real.
Mecánicos, tuneadores, restauradores de coches, ensambladores de motos custom varias.
Vigilantes de pantano, cazadores de cocodrilos, de cerdos y demás.
Camioneros, transportistas, ingenieros de caminos y puertos, pescadores del ártico y buscadores de monstruos de río que luego usan mega acuarios.
Coleccionistas de rarezas, compradores de lotes en subastas y gerentes de tiendas de empeño.
Cocineros, creadores de tartas de fantasía y tatuadores de varias nacionalidades.

El mundo de las series documentales ha experimentado un cambio sustancial en los últimos años. Atrás quedan los típicos de las aventuras del rey león y de las ballenas. Ahora hay un grupo de profesiones que son susceptibles de tener su propia serie documental.

Y los informáticos? Aparte de IT Crowd (que como serie no hace más que ser un documental de fauna pintoresca) y de mundo hacker (que también se las trae) no encuentras una serie en la que un informático sea el protagonista y haga cosas de informáticos.

Pero claro, tampoco es que lo pongamos fácil. Imaginad la papeleta:

Hoy es un día de mucho trabajo en IT Corp. Paco acaba de encender el ordenador y le ha llegado un mail.
-Lo malo de que te llegue un mail es que a veces te piden que hagas cosas.
Efectivamente, el cliente se está impacientando y le exige que le entregue el programa ya. Pero Paco además tiene que preparar una presentación y hacer una reunión en otro cliente... Va a ser un día duro...

Miguel es el jefe de Paco.
-Me encanta mi trabajo. Construir aplicaciones y dar satisfacción a los clientes es lo más.
Antiguo programador, suele contar batallitas de cuando era joven.
-Has acabado el programa ya? Nos lo están reclamando...
-Casi... hay una función que se me resiste.
Efectivamente, un bucle salvaje no funciona adecuadamente y produce errores.
(Chan tachán... Se miran el uno al otro) (Pausa)

Es un día duro en IT Corp. Paco se enfrenta a un bucle bajo la atenta mirada de Miguel, su jefe.
-Si no acaba hoy, tendremos problemas. Si tenemos problemas, Paco los tendrá.
(Plano de Paco pasándolo mal)
-Estoy convencido de mis capacidades y pienso llegar.

Paco se pone con el bucle. Tras debugarlo varias veces, encuentra un error en una sentencia.
-Estaba ahí el error, el muy hijode*piiiiiip*.
-No dudaba de la capacidad de Paco. Es un programador excelente.

Paco entrega el programa al cliente.
-Confié en IT Corp. Tenía mis reservas pero el resultado ha sido adecuado.

Pero, cuánto han ganado hoy? La incidencia del bucle estaba dentro de la garantía, así que hoy han perdido sólo el sueldo de Paco, pero facturarán varios cientos de euros por la aplicación.
-Estoy contento. Me gusta ganar dinero.

Pintoresco desde luego... Seguramente sería complicado de mostrar el tipo de trabajo que hacemos a veces y que sea digerible para el mismo que colecciona coches clásicos... Pero si nos basamos en lo pintoresco de las relaciones entre equipos de trabajo, fabricantes, clientes, proyectos, luces y sombras de la informática, tal vez y sólo tal vez la sociedad dejara de vernos como un documental de fauna y pasase a vernos como un documental social.

Cuando me llame Discovery Channel ya le daré unas cuantas ideas al respecto... Os mantengo al tanto.

jueves, 16 de mayo de 2013

Sólo para tus ojos

Aunque en la práctica totalidad de mis autocaricaturas no lo refleje, en realidad soy un cuatro ojos sin remedio. El astigmatismo hizo mella en mí hace unos años y aunque me gusta pensar que es algo que puede aparecer con la edad y que mi antaño añorada vista de águila no se vería afectada por horas y horas de exposición a una pantalla de portátil supongo que bueno del todo no sería. Por lo tanto, llevo gafas para trabajar (o eso que dicen que hago delante del portátil) y para leer algunas cosas.

Siendo un profesional de la informática ya con una edad en que hay que empezar a cuidarse de cuando en cuando me da por hacer gimnasia ocular (ojo, pronunciar adecuadamente que hablamos de consultoría y todo se malinterpreta) como aquel que pensaba que lavándose los dientes le iban a desaparecer las caries.

El caso es que llegó a mis no tan buenos ojos como antaño marca Acme la noticia de que había una app para el móvil que permitía reducir el brillo de la pantalla por debajo del mínimo marcado por el fabricante. El objetivo es claro: en un móvil lo que más batería gasta es la pantalla y menos brillo significa más duración.

Por primera vez, vas a tener un móvil cuya batería va a durar más que tus ojos, gastados tontamente intentando leer en la penumbra artificial de una pantalla de móvil. En este punto uno se pregunta: estamos tontos o qué? Bajar la intensidad de la pantalla sí, pero el resto de cachivaches del smartphone (mucho más smart que la mayoría de sus dueños parece) en marcha.

Sabed, oh ahorradores de ING direct versión batería de móvil, que para hacer llamadas y recibir whatsapps y mails la opción de poner el móvil en 2g (gsm) es suficiente para alcanzar nuevas cotas de duración de la batería, poniéndolo en 3g si realmente lo necesitáis. Y vale para tooooooodos los móviles. Cuándo me haréis caso?

Por lo tanto, como cegato que me hallo y para evitar daños mayores en mi deformada córnea (qué mal suena escrito así) sólo os recomendaré la app en una circunstancia: esa en que despiertas en la oscuridad y enciendes el móvil en la pulcrísima y albina página de Google y se transforma en un dispositivo con el brillo de mil soles capaz de fulminar tu retina casi a través de los párpados.

Sólo en ese caso y por motivos de higiene y salud. El resto es masoquismo y mejor no hablar de ello siendo consultor que me conozco...

miércoles, 15 de mayo de 2013

Para atrás como los cangrejos

Eugene Cangrejo tiene el honor de ser el jefe de Bob Esponja y Calamardo. Es alguien que en su día descubrió la receta de la cangreburger (con su archienemigo Plankton) y que desde entonces ha vivido del cuento (más o menos) tirando de ella sin realizar grandes innovaciones. De hecho, lo habitual es que meta la pata y su terrible obsesión por el dinero se vea afectada.

Eugene Cangrejo es, además, un cangrejo. Y un cangrejo rojo. Pero no rojo de comunista, rojo como la roja, la bandera china y el logo de Oracle.

Con estos últimos (qué bien me lo he hecho venir, eh?) comparte además filosofía, parece ser. Por qué, preguntaréis? Sabemos que Oracle es capaz de hacer buenos productos. Y malos. Y tener ideas geniales. Y de las malas malísimas. Y, por si acaso, no documentarlas mucho (ni las buenas ni las malas)... Pero en algunas cosas no se entiende que vaya hacia atrás.

Os explico una historia que tiene que ver con la última versión de Essbase (11.1) y su cliente de 32 bits. Tal día como ayer se me ocurrió instalar el cliente de 32 bits de la última versión, cuyo instalador ha mejorado mucho en la versión 11 (ahora es un exe, como en la versión 9 después de su desastrosa idea de incluirlo en paquetes de varios gigas de la instalación del servidor en la 10).
Instalo. Lo típico después de instalar es hacer una prueba con la línea de comandos. Abres el cmd y tecleas 'esscmd'.

No se encuentraaaaa... (léase con recochineo)

El instalador no incluye la ruta en el path. Bueeeeno. La incluyo. Vuelvo a probar.

Variable essbasepath no declaradaaaa...

Vaaaale, la declaro.

No se puede encontrar los archivos de localización (claro, si no se pueden encontrar es que no los localizas...) (se refería al idioma)

Corrijo el essbasepath. No se puede iniciar el cliente.

Llegados a este punto recurro al foro. Problemas y más problemas similares aparecen ante mí: cambia el essbasepath, el arborpath, el epm home, la vela que le pusiste a Santa Rita... Hay como una sensación de, como decía Robert, que 'esto no ha ido nunca!'.

Por teléfono, Quique me dice que en esta versión ya no puedo ejecutar el exe directamente, que hay un Shell que debo ejecutar antes. Lo busco. Lo ejecuto. Errores por doquier. Usa rutas que no existen... Qué práctico y qué gran avance.

Tras un rato de pruebas infructuosas y cabreo en aumento lo desinstalo y pruebo con la pata de pollo. La pata de pollo es el cliente de la versión 9, el que había antes de que Oracle comprara Hyperion (justo después de hecho... Sólo les dio tiempo a cambiar el logo). Instalo. Siguiente, siguiente, siguiente... Acaba.
Abro la línea de comandos. Tecleo esscmd. Todo funciona. A la primera.

Yo ya decía en varios artículos que si algo funciona no lo toques. Igual debería decirlo en inglés para que los programadores de Oracle lo entiendan: My taylor is rich!
Qué? Que no tiene que ver? Es una sugerencia para que cambien de profesión visto lo visto...

En fin. Supongo que es lo que toca vivir en estos tiempos pero cada vez me da más reparo aconsejar ciertos productos difíciles de configurar, de mantener e instalar por buenos que sean. O que se diga que sean.

En el fondo, el señor Cangrejo de mi interior sabe que todos acabaremos haciendo hamburguesas... Qué lástima...

lunes, 13 de mayo de 2013

Actualizaciones tubomáticas

-John Connor!
-No soy yo, era ése que se ha ido hace un rato...
-Hace un rato?
-Es que te has quedado tieso...
-Malditas actualizaciones de Skynet!
-Se fue por allí... Si corres aún le coges...
-Le seguiré por gps... Ah, no, que en esta versión de Skynet OS los mapas no van bien...
-Pues nada, yo ya me iba...
-Me gustan tus gafas de sol...
-Y a mí tu torso musculado, marinero
-Exception not guaranteed by code... Restarting...

Nuestro (entonces) musculado austríaco de apellido impronunciable e incapaz de escribirlo sin que salte el autocorrector hacía de asesino cibernético que viajaba por el tiempo para cargarse a John Connor y a la madre que lo parió (literalmente) en un momento sin internet, sin mucho gps y sin aplicaciones móviles.

Y lo más importante: sin actualizaciones automáticas.
Windows se queja si no lo actualizas. Mi Galaxy se queja si no lo actualizo. El office se queja si no lo actualizo... Incluso ya se plantean soluciones cloud para que siempre estén actualizadas.

El caso es que siempre hay algo que actualizar... Y mira que en informática está esa máxima de que si funciona no lo toques... Es como el mantra que dice que reiniciar lo arregla todo.

Personalmente suelo llevar las actualizaciones en modo manual después de que en un par de ocasiones una demo se retrasara por voluntad de Microsoft y un portátil que hacía las veces de servidor tardó tanto en apagarse que nos hizo llegar tarde. Está claro que Murphy no entiende de actualizaciones y su ley sigue vigente como el primer día en su versión 1.0.

Schwarzenegger, mientras tanto, se plantea hacer una película nueva de Conan y tal vez otra de Terminator. Necesitáis más razones para asegurar que las actualizaciones no son buenas?

Nudo en la garganta

Dicen por ahí (es una buena manera de decir que acabo de inventármelo) que si los elfos síndar hubiesen sido consultores, de nudo de corbata usarían el Eldredge mientras que los hombres de Númenor se conformarían con el Windsor y los hijos de Thráin se limitarían a hacerse un nudo en la barba.

Efectivamente, quiero hablar de corbatas... Pero no del accesorio textil como tal y su componente de moda (ahí cada uno es cada uno) sino de su curiosa utilización.
Cuando yo comencé a trabajar de consultor me dijeron que debía cumplir el ABC. Yo de prensa la verdad es que soy más del 20 minutos, pero luego me aclararon que se referían a Americana, Buena presencia y Corbata.

En aquellos tiempos donde tenías un pantone (dícese de los colores de traje que podías usar y su combinación con camisas) la corbata era lo único que te dejaba cierta libertad de elección... Y tampoco era para tanto cuando la línea diplomática estaba reservada a los managers y directivos.
Eso sí, ir sin corbata significaba dos cosas:
-Que eras el jefe y podías permitirte un viernes no llevarla (cumpliendo A y B)
-Que eras el último subestrato de la cadena alimenticia (el plancton) y no se te tomaba en serio.

Pero el día llegaba y por casualidad te metían en una reunión con un cliente... Y tenías que llevar corbata. Entonces te dabas cuenta que ni entre tus habilidades técnicas ni en el kit de consultor figuraba un manual para hacerte el simple nudo de cuatro puntas... Sudores fríos recorrían la frente de uno mientras con dedos temblorosos se hacía un churro (por llamarlo de alguna manera) que intentaba ser un nudo de corbata.

-Examen práctico de nudo de corbata!
-Profe, que no he estudiado...
-Pues ya sabes... Póntela al cuello y la usas para colgarte... Igual que la asignatura.
-Es que me costó 5 euros...
-Y?
-Que no sé si va a aguantar...
-Ya os dije que el material de prácticas era una corbata de seda italiana...

Supongo que no es algo que deba ser incluído dentro del currículum académico del personal, pero no estaría mal que dentro del mundo de la consultoría y tal vez como sesiones de refuerzo de equipo se compartieran habilidades de nudos no marineros...
Pero entonces nos daríamos cuenta que muchos no usan corbata habitualmente o que incluso las guardan con el nudo hecho... Y como usuario habitual de corbata capaz de hacerse un Eldredge con los ojos cerrados mi corazón no podría aguantarlo...

Si los croatas levantasen la cabeza...

jueves, 9 de mayo de 2013

Resacón en las selects

Aparte de que por la noche se abra el portal a la dimensión de los marroncillos, uno de los peores efectos de ser instrumentalista mágico es la resaca que produce. Yo nunca me he quedado dormido delante del portátil (suelo hacerlo detrás porque me molesta la luz) pero quedarme dormido delante del portátil interior que tenemos todos los consultores sólo puede decirse con una unidad de medida: el huevo.

Ya cuando iba a la universidad y hacía prácticas de programación más de una noche me iba a dormir (a las tantas) con una encrucijada programática que mi subconsciente resolvía por mí (más a las tantas) y me despertaba en mitad de la noche con un 'Eureka!' que tenía que probar (de nuevo a las tantas).

Con el tiempo, te das cuenta de que el cerebro no desconecta fácilmente (que no es lo mismo que tener el cerebro desconectado como algunos...) y a la que te despistas estás analizando mentalmente aquella select que no te acababa de salir o aquella parte de código que se cuelga...

-Hola? Holaaaaa? Estamos aquí!
-Perdona, cariño, estaba empanado...
-Empanado el filete que tienes delante
-Debía ser de ternera consultora entonces...
-Qué dices?
-Que está muy rico, amor...

El caso es que después de que le desgastes, voluntaria o involuntariamente, tu cerebro decide que es el momento de descansar del galope y te despiertas con un trote cochinero y un mantra en tu cabeza que se repite constantemente: uuuuff, qué espeso estoy hoy...

Y así te pasas varios días con dolor de cabeza, sueño inusitado, malestar general, escozor de ojos... Una resaca en toda regla y encima sin haber bebido. Dicen que la resaca alcohólica se cura bebiendo una cerveza en ayunas... Supongo que la resaca mental laboral se curará haciendo selects sencillitas por la mañana entonces...

Qué va!!! Ni de coña!!! Acabo de probarlo y sólo pensar en un simple select * from table me levanta dolor de cabeza... Cuánto has dicho que queda para el finde? Jueves? Tendrá que valer...

martes, 7 de mayo de 2013

Excel ente

Con mi habitual gracejo supongo que el lector habitual se habrá percatado del inteligente juego de palabras que bautiza este artículo. Vale... No es de los mejores...

En casi cualquier departamento de control de gestión de empresas grandes y pequeñas existen ingentes cantidades de hojas de cálculo. Es lo normal y totalmente lógico. El problema viene cuando Excel se quiere utilizar como repositorio de datos o aplicación de BI en sí misma. Es una de esas ocasiones en que la técnica suele fallar y nos encontramos con los límites del producto y el resultado deja de ser redondo

Redondo?!!!? Redondo nooooo!!!

Efectivamente Mr Krujidor tiene razón porque al final via programación VBA se pueden hacer auténticas virguerías que aprovechan el potencial de Excel para usarse de base de datos flexible en blanco unido al añorado visual basic 6 de antaño.

El caso es que siempre existe para un usuario de control de gestión la dificultad de programar un excel sin ser informático a la par que encontrarse con la rigidez de las aplicaciones más flexibles. Excel, que habitualmente es un enemigo de la automatización y que nos da a los consultores mucho de comer es, al final, la herramienta preferida de los usuarios para todo y, no sé si por suerte o por desgracia, no va a desaparecer del panorama habitual.

Entonces, si el usuario al final quiere un Excel mágico, por qué los fabricantes se esfuerzan en buscar alternativas no excel que hacen que al final el usuario exporte los datos para tratarlos en excel? No sería mejor darle al usuario lo que necesita en lugar de buscarle la vuelta a lo que no le resuelve la vida?

Igual estoy tirando piedras sobre mi tejado de consultor, pero me ha sorprendido mucho esta tarde el Excel en web con soporte de base de datos multidimensional de Jedox. Un sistema que a un usuario final le puede gustar... Poder construir un informe en excel y subirlo a un servidor con dos clicks...

Aún está algo verde, pero pienso seguirle la pista dado que mis amigos los fabricantes top series parecen no preocuparse tanto por las necesidades reales de ciertos usuarios... Incluso las de Mr Krujidor...

Seguiremos informando.

Dragones y mazmorras

Como jugador casi profesional de rol (en mis buenos tiempos) más de uno habrá pensado que hoy voy a hablar de frikadas roleras (en serio: leéis habitualmente mi blog? No, por nada...) pero en realidad es un momento poético (friki, pero poético) de lo que me pasa más de una noche...

En la oscuridad de la estancia, sólo la luz emitida por la pantalla del instrumento mágico juega con la penumbra, sumiendo las paredes en sombras grotescas que danzan animadas al vaivén de los colores y del instrumentalista sentado delante.
Es en ese preciso momento, agotado el día a la par que las fuerzas, cuando el instrumento se transforma en un portal mágico que le conecta con nuevas dimensiones y del que comienzan a salir extrañas criaturas que se arrastran viscosas y malcaradas mientras ululan un fantasmagórico 'susto o muerte' mientras el portal vomita un cántico desagradable que en su día incluso hacía gracia...

Ping! You've got mail!

Pues sí... Mi portátil (y mi móvil por avanzado muchas veces) se transforman por las noches en accesos directos a la dimensión marrón, donde viven los marroncillos y cuyo líder, Marron (sin acento y no el del hormiguero) señor de los marroncillos, me la tiene jurada.

De acuerdo que son tiempos complicados donde no puedes decir que no a nada porque un no ahoran se transforma por váyase usted a saber qué procedimiento cuántico en un no para siempre pero muchas peticiones peregrinas de pocas horas y/o jornadas son igualmente difíciles de encajar en la agenda de ciertas personas por lo que como responsable te ves en la tesitura de autoasignarte. De nuevo, recurriendo esta vez a la literatura universal Lewis Carrollera, el marroncillo aprende castellano y, mirándote con ojos golosones, te dice algo así como:

-Cómeme...

Que tú a esas horas y embriagado por el poder del portal sueles entender como:

-Te lo vas a comer de canto y por fascículos, chatín...

Con lo que llegamos a aquella gran frase de Cómo conocí a vuestra madre que reza tal que así:'Nunca ha pasado nada bueno después de las 2 de la madrugada' y te hace plantearte si tal vez te estás equivocando y en lugar de estar desfaciendo entuertos a esas horas tal vez tendrías que estar haciendo otras cosas... Incluso dormir...

Lamentablemente el mal no descansa nunca y la informática no suele resolver sus problemas con una tirada de dados... Salvo que hablemos de presupuestación... Entonces sí.

lunes, 6 de mayo de 2013

Doble cero

James Bond tiene el honor de ser el agente secreto inglés más famoso del mundo (cosa que no sé si es contraproducente para su labor). Como agente doble cero tiene licencia para matar y para realizar mil y una peripecias acrobáticas que hacen pensar hasta qué punto es resistente un smoking.

Al ser miembro de una élite con altísimas capacidades operativas (hablo de Bond, no de mí... Aunque también) se enfrenta a situaciones en las que su comportamiento, dadas las circunstancias, es cuestionable. Y una vez está este tema sobre la mesa, es M quien, en un alarde de ingenio, resuelve la encrucijada en Skyfall con un 'arrepentirse no es profesional'.

-Vamosh a bajar losh impuestosh y el paro.
-Presidente, ha hecho todo lo contrario...
-Arrepentirshe no esh profeshional, sheñoría...

Igual este ejemplo parece de risa (en cierta manera lo es) pero nos pone en antecedentes ante una situación genérica que nos afecta a todos. En informática es complicado arrepentirse porque nunca nadie hace nada mal... Y si lo hace mal es porque utiliza un work around de una guía de best practices en sueco que lo entienden los dependientes de Ikea pero tú no (aquí falta un 'so inculto').
De hecho, conozco proyectos que, siendo buenas ideas en su concepción, se ejecutan de forma mejorable (léase como eufemismo) pero luego se venden como auténticos casos de estudio por parte de quien los ejecutó así de bien... Y sin inmutarse, oye. Para algunas referencias al respecto no hay más que preguntar a la consultora más grande del mundo...

Esto te lleva a la situación de que aunque seas un doble cero de cuando en cuando tengas que sacar la basura ante una operación que se complica y aquí no ha pasado nada.

-El martini cómo lo quiere?
-Cocacola, dije cocacola...
-Zero?
-Doble cero... Me voy?
-Por favor...

domingo, 5 de mayo de 2013

Comida de perro

Supongo que más de uno conocerá al chef Gordon Ramsay. Para los que no, diré que es un personaje muy particular, de reconocido prestigio internacional, con varias estrellas Michelin (sin tilde, que es francés y se lee mishelén) y protagonista principal de la serie 'Pesadilla en la cocina' (la original, no la de Chicote).

En su serie, Gordon ayuda con su estilo directo y terriblemente franco a que restaurantes en problemas salgan de sus crisis, ya sea mejorando su carta o sus procesos internos. Independientemente de que sea buen o mal cocinero, Gordon es un coach como hay pocos.

Y una de sus frases más habituales es que lo que le preparan en el restaurante responde al nombre de deposiciones o comida caninas (dependiendo del día).

Llegados a este punto, seguramente os preguntaréis qué tiene que ver Gordon Ramsay con la informática o el BI. No mucho, salvo que necesitamos a un chef que lea diga a muchos fabricantes dormidos en los laureles que su producto es comida de perro.

Personalmente estoy cansado de que los líderes de los cuadrantes mágicos de Gartner construyan semejantes bodrios asegurando su robustez e innovación con looks de principios de los 90 y luego haya que resolver expedientes X ajenos a proyectos de los que no hay información disponible ni desde el fabricante.

-Hola, a quién podría preguntarle un tema técnico de vuestra herramienta?
-Nosotros somos de servicios y no tocamos eso...
-Pero si sois el fabricante...
-No, que va... Compramos la empresa pero fabricar fabricar...
-Y a quién puedo llamar por un expediente X?
-Te deletreo, que es complicado: efe o equis eme u ele de e erre.
-Ya... Hola? Hola?

Uno no sabe si la estrategia de integración de unos y otros es mejor o peor, pero en todos casos es decepcionante viendo la ergonomía y usabilidad a la que llegan aplicaciones móviles y de tablets tener que seguir padeciendo a Windows 3.1.

Por lo tanto, igual habría que comenzar a pensar en que el equipo de decoradores de Ramsay arreglara más de un escaparate sobrado de laureles rancios y volvieran a plantearse recetas con ingredientes frescos. Me ofrezco voluntario... Pero si ha de ser comida de perro, que sea arroz con pollo.

sábado, 4 de mayo de 2013

Stress, scuatro y otras perversiones

Podría darse el caso que el motivo por el que llevara 6 meses sin publicar nada fuera a causa del stress... O incluso que no necesitara de mi catarsis habitual del mundo informático... Al final ha sido por falta de tiempo, lo que se traduce en stress.

Dicen que no hay que estresarse, que el stress sólo hace que alguien gane más o menos dinero, por lo que no tiene sentido hasta que eres ese alguien. El caso es que muchas veces el stress es lo que hace que saquemos lo mejor y lo peor que llevamos dentro.
En el caso de Tony Stark, fue el stress (en el arco argumental extremis y por lo tanto en las películas) lo que le hizo superarse a sí mismo y plantear una solución imaginativa a su cautiverio.

Lo que seguro que Tony Stark no tuvo que sufrir fueron llamadas contínuas o mensajes varios (whatsapp, messenger... Perdón, Skype...) que le descentran a uno y a pesar del stress le hacen ser poco efectivo... Que aunque sea parte de la faena de uno y se trate de una Masa (ya hablamos de ello en otro artículo) te hacen preguntarte cuál es exactamente tu labor.

Se plantearía Tony Stark en algún momento convertirse en el superhéroe informático por excelencia? O realmente se planteaba fabricar el móvil con más y mejores apps del mundo? Porque no me creo que fuera sólo para hacer publicidad del exadata de Oracle...

El caso es si Tony Stark habría llegado a ser Ironman sin el tiempo necesario para su genial diseño... O teniendo que atender a sus quehaceres de filántropo millonario playboy en lugar de encerrarse en su garaje playboy.

Con todas estas tonterías no quiero decir que me considere ni un superhéroe ni filántropo o millonario (la parte de playboy la discutiré con mi mujer) sino que tras medio año de ausencia ya iba siendo hora de seguir con mi particular armadura de Ironman... Aunque uno sólo haga de Ironman los sábados por la mañana cuando plancho la ropa (chiste muy malo donde los haya).

Seguiremos informando.