miércoles, 29 de febrero de 2012

SPQR

- Legionario Caius Bonus, hable con su centurión para que le indique cómo obtener el equipo para la batalla.
- Señor, sí, señor
- No se olvide de rellenar el formulario en el que se especifica el número de cuenta bancaria.
- ¿Para obtener las pagas, señor?
- No, para pasar el recibo por el material.
- ¿Perdón?
- Perdonado queda. Circule.

No sé si lo sabéis, pero en la antigua Roma los legionarios tenían que pagarse su propio equipo de batalla (a precio de mayorista, entiendo). Esto hacía que en una legión consular de 5000 hombres hubiese diferente grado de equipamiento entre ellos, agrupándolos en sus propias categorías sociales. Los conocidos como Velites eran aquellos peor armados por cuestiones económicas y solían ser, por las mismas cuestiones, de los primeros en morir.

Hoy en día no suele ser habitual que uno tenga en casa un equipo de soldado en condiciones más que en la partida del Call of Duty de rigor, pero precisamente lo que sí tenemos son portátiles y otros gadgets tecnológicos. Como comentamos hace tiempo, la informática doméstica representa el principal canal de ventas hoy en día cuando en el pasado había sido el corporativo.
Así pues, el portátil que puedo comprarme hoy por un precio módico puede ser mucho mejor que el habitual de un trabajador de las tecnologías de la información. ¿Y a dónde nos lleva ésto?

Ésto nos lleva a un estudio de Citrix cuyo ciertos comentarios podéis ver aquí en el que se indica la tendencia por parte de los trabajadores de la información de usar sus ordenadores personales (los propios, se entiende) para trabajar por comodidad. Obviamente se trata de, en ciertos entornos y con algunos usaurios, un riesgo enorme para la seguridad corporativa, pero en otros entornos más laxos con las reglas representa una situación que te puedes tomar de varias maneras:
Trabajador: Mira qué bien, puedo usar mi portátil donde tengo todo lo que necesito
Trabajador: Mira qué listos, me harán trabajar en casa
Empresario: Mira qué bien, un portátil que me ahorro
Empresario: Me va a robar mis datos fijo

Yo soy partidario de que cada cual trabaje de la manera que le sea más cómoda y con los medios que prefiera, pero me parece fuera de lugar que una empresa pueda exigir a un trabajador que aporte su propio portátil como medio habitual para trabajar.

Por que si no, luego pasa lo que pasa:
- Legionario Caius Bonus, ¿por qué lleva una camiseta de Metallica?
- Señor, porque es la armadura más heavy que he podido comprarme, señor.
- ¡A limpiar letrinas!

¿Os habéis encontrado en esta situación?

martes, 28 de febrero de 2012

Pide por esa boquita...

Decía yo en el artículo anterior que no entendía el por qué de la evolución de requerimientos de ciertos productos. Ampliando el concepto, tampoco entiendo la evolución del producto en sí.

De los siguientes requerimientos analíticos, decidme qué herramienta de BI/EPM los cumple todos:
- Poder exportar a cualquier formato de los siguientes: Excel (con gráficos), Powerpoint, PDF, HTML, Word (con gráficos) y enviar por mail
- Poder generar libros de resumen con N informes
- Permitir configuración condicional, gráficos condicionales y variados, incorporando información de varios orígenes si así lo decido
- Poder generar on-the-fly una definición de un indicador que no esté en la base de datos como cálculo de otros
- Permitir, si quiero, presupuestar
- Gozar de un workflow de aprobaciones definible libremente no supeditado a la estructura con los avisos pertinentes
- Tener absoluta flexibilidad con el frontend a nivel de colores, gráficos, posiciones, interactividad...
- Incorporar un sistema que me permita generar de forma fácil lo que la herramienta no me da por defecto
- Ser intuitivo. Estúpidamente intuitivo.

La lista es larga y puede alargarse más, pero es que a veces clama al cielo las limitaciones que nos encontramos en las herramientas. ¿Cómo puede ser...
- que no esté implementado de forma nativa que una tabla se pueda ordenar por su cabecera?
- que no se pueda exportar a Excel con gráficos?
- que el powerpoint no sea un formato válido para exportaciones?
- que todo lo que presento en un informe tenga que estar definido previamente?
- que no pueda poner un botón que me lance un proceso dependiendo del contenido de una tabla?
- que incorporar un excel externo al dwh sea una película de miedo?
- que se me sigan ocurriendo cosas de las que quejarme?

El caso no es que las limitaciones sean limitaciones porque si. El problema es el siguiente:
- ...Y entonces que se exporte en powerpoint y me hace el informe mensual para presentar a la junta.
- No puede ser. Tiene que ser PDF.
- No, PDF no. Powerpoint.
- Que no.
- Pero es que necesito modificarlo para incluir notas.
- Bueno, siempre puedes copiar y pegar partes del PDF y entonces...
- ...Entonces me lo hago yo solo. ¿Para qué tendría que pagar por una herramienta que no cumple algo que para mí es tan simple a la par que necesario?
- Bueno, está esta otra que sí que lo hace...
- ¿Tengo que tener dos?
- Sí, porque ésta hace unos powerpoints chulísimos pero la verdad es que lo de formatear los informes cuesta...

Las herramientas han crecido, guardan herencias terribles (ya hablaremos de ello) y siguen teniendo (la mayoría) las mismas limitaciones de antaño. ¿En qué se basan los fabricantes para incluir mejoras en sus productos?
Os recuerdo que uno de los lemas de Palm (RIP) era que 'la mejor aplicación es la que hace lo que tiene que hacer'. Tomen nota, señores fabricantes.

lunes, 27 de febrero de 2012

Nos estamos equivocando...


La NASA ha sufrido en su presupuesto uno de los recortes más severos de los últimos tiempos. Si me permitís el chascarrillo, está claro que no están para tirar cohetes... Pero bueno, como cuando se cierra una puerta se abre una ventana, está claro que los fabricantes de software actuales le están preparando un nicho de mercado que no se habían planteado antes en la agencia y que les permitirá reciclarse hacia el negocio del hosting y housing de aplicaciones, rentabilizando adecuadamente sus famosos CPDs.

No entiendo el por qué de la evolución de requerimientos de hardware de algunos productos. De verdad, no lo entiendo. No entiendo por qué un producto que hace 5 años funcionaba con un servidor normalito con 2 GB de RAM ahora necesita 16GB como mínimo y un procesador multinúcleo para hacer, en esencia, lo mismo, sin estridencias. Señores fabricantes (Oracle y SAP, por favor, dense por aludidos), explíquemenlo. Y no sólo a mí, sino a un montón de sus clientes que tienen dudas razonables al respecto.

- Vas a tener que migrar a la versión nueva
- ¿Por qué?
- Porque la versión nueva te irá más deprisa que la actual.
- ¿Por qué?
- Porque está optimizado el motor de cálculo.
- ¿Y qué necesito?
- Un servidor cuatro veces más potente.
- Ah... Bien... ¿Más rápido dices, no...?

Creo que queda bastante claro la capacidad de los fabricantes para hacer productos buenos. Entonces, ¿por que seguir haciéndolos tan complejos y con requerimientos tan altos? Es que, hablando pronto y rápido, uno se plantea realizar desarrollos a medida que requieren una décima parte de los requerimientos de hardware y cumplen con creces las necesidades (por ejemplo con .Net o Arcplan y herramientas Open Source simples).

Sé que las modas van y vienen (software estándar-a medida-estándar-a medida...) y que la NASA tiene muchas necesidades de ganar dinero con sus CPDs, pero uno comienza a pensarse si estos requerimientos mastodónticos no tienen que ver con una huída hacia adelante para hacer rentable y necesaria toda la arquitectura cloud tan de moda ahora mismo.

Seguiremos informando.

viernes, 24 de febrero de 2012

Paciencia informática


- ¿Qué estás haciendo?
- Estoy esperando a que acabe el proceso para continuar.
- ¿Y éso cuanto tarda?
- Pues depende, pero lo habitual es una media hora.
- ¿Y vas a pasarte media hora mirando la pantalla?
- (Mirada de incredulidad) ¿Es que hay alternativa?
- ¿Qué pasa, que el proceso no sabe hacerse solo si no lo estás vigilando?

La verdad es que explicarle a un no-técnico o no-informático que a veces hace falta concentrarse en lo que uno está haciendo y que mirar la pantalla durante media hora sin hacer nada más es parte de nuestro trabajo cuesta. Incluso a un técnico. Incluso a un técnico informático.

Si me permitís: Menuda pérdida de tiempo.

Pero sí, sea pérdida de tiempo o no, esperamos pacientemente a que el proceso acabe. ¿Por qué? Porque cuando acabe hay que hacer cosas y normalmente media hora no da para meterse a hacer otra, por el costoso cambio de chip que supone a ciertas horas de la tarde y ciertos días de la semana.

Pretender estar en misa, repicando y barriendo la entrada (especialmente cuando no eres un genio) es justo lo necesario para no hacer bien ninguna de esas cosas. Y claro, luego a uno se le olvidan las cosas.

- ¡Miércoles!
- No, hoy es viernes.
- Yo sé a lo que me refiero.
- ¿Qué te ocurre?
- Tengo que parar el proceso porque se me ha olvidado inicializar la base de datos.
- ¿Y luego lo vuelves a lanzar?
- Claro. Tengo que asegurarme de que funcione...
- ¿No sería más fácil revisar que todo esté correcto, lanzarlo, irte a hacer un café y volver más fresco?
- Tú no eres informático, ¿verdad?

Dicen que los informáticos españoles somos imaginativos. Por lo visto, también somos pacientes.
E idiotas, por qué negarlo.

jueves, 23 de febrero de 2012

Lo que dice Google Trends del BI (I)

Gartner acaba de sacar su cuadrante mágico habitual poniéndolo todo negro negro neeeeeegro. Después de digerir adecuadamente que la cosa está mal (como si la crisis acabara de llegar), he decidido hacer mi propio estudio de mercado y para ello he utilizado Google Trends, un fabuloso analizador de tendencias de búsquedas.
¿Por qué Google Trends? Porque al final la búsqueda indica el éxito de una tecnología. De todas manera, para no hacerlo largo, primero veremos las generalidades de los fabricantes top.

Tendencia de 'Business Intelligence'


Como podemos ver, las búsquedas de BI sufren una leve caida en los últimos 7 años. ¿No se suponía que era la tecnología del mañana y tal? En cambio, el número de noticias sube sustancialmente a partir de comienzos de 2008. ¿Hay menos búsquedas porque al final también hay más conocimiento general?

Microstrategy


Microstrategy ha pasado la U. Bajó en 2007 y 2008 para comenzar a recuperarse muuuuy levemente.

Business Objects


BO ha bajado mucho. De acuerdo que SAP puede tener algo que ver con su manía de cambiar de forma constante los nombres de sus productos, pero BO sigue siendo BO. Señores de SAP, échenle un ojo a esta preocupante tendencia.

Oracle BI

Oracle BI, después del boom tras la compra de Siebel Analytics, ha experimentado una bajada. Es el caso de Microstrategy pero al revés.

Qlikview

El caso de Qlikview es espectacular. No ha dejado de crecer y mucho (Gartner ya dice que su crecimiento es, precisamente, su problema para escalar el soporte). El caso es que el hecho de que todo el mundo hable de Qlikview no es casual.

Cognos

De forma similar a BO, Cognos reduce sus búsquedas. Desde luego la compra por parte de IBM no le ha sentado demasiado bien. Señores de IBM, igual que los señores de SAP, fíjense en la mala línea de su producto...

Hay muchos más casos y la verdad es que casi ninguno es aplicable a España (se ve que aún nos falta mucha cultura de BI para ganar representatividad). El caso es que las herramientas más complejas tienden a bajar sus cuotas de búsqueda mientras las que tienden a una mayor simplicidad las aumentan. ¿Estamos cansados de herramientas farragosas y dinosáuricas?

Seguiremos informando.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Informatría Aplicada cumple 3 añitos

Pues sí, tal día como hoy (bueno, en realidad fue el día 13... Además viernes...) hace tres años comenzaba la andadura de este blog pintoresco que no se sabe muy bien cuándo va en serio y cuándo va en broma (la composición de la mezcla es secreta) sobre la informática y sus variopintas temáticas satélites.

Éste es el artículo 99 de este blog. Pensé que tal vez estaría bien celebrarlo con 100 artículos pero un cuento de Jorge Bucay (el círculo del 99) me enseñó que 99 es un número tan bueno y tan completo como 100. Sólo nuestra acostumbrada visión de la base 10 nos hace pensar lo contrario y dado que uno es como es, el 99 me parece un dato excelente, para comenzar los 3 años con el 100.

Coñas numéricas aparte, he querido celebrar estos tres años de artículos pintorescos con la base científica de mis andanzas laborales con un cambio de look sustancial al blog, haciendo más énfasis en mi propia imagen corporativa (Abel González es una marca registrada de Abel González Enterprises Limited Corporation). De hecho contáis con la posibilidad de dejar vuestros comentarios al respecto del nuevo look (no lo voy a cambiar, que lo sepáis, pero podéis decirme lo que os parece...) :-P
Dentro de los cambios para el look y en la medida de lo posible realizaré yo mismo los dibujos que suelen acompañar a cada artículo en mi afán de utilizar la búsqueda de imágenes para lo mínimo.

Adicionalmente a esta celebración, quiero anunciaros de que en los próximos días (seguramente el fin de semana), comenzará sus andanzas Applied Informatrics, la versión en inglés de este vuestro blog (es una petición que he tenido en ciertas ocasiones y que ahora mismo me parece razonable).

Por último no puedo más que agradeceros (a unos más que a otros, que conste) el haber seguido las poco periódicas publicaciones de este blog que espero que siga cumpliendo años y llegue, algún día, a la mayoría de edad.

De nuevo, muchas gracias a todos :-)

martes, 21 de febrero de 2012

Microinformática en smartphone

Hoy me encuentro contrariado.
Me encuentro contrariado porque resulta que la aplicación que controla la configuración de las cuentas de correo de mi Blackberry Torch ha dejado de funcionar alegremente por la última actualización de RIM.

Uno está acostumbrado a que Microsoft meta la pata con sus actualizaciones (de hecho la mayoría de sistemas que están bajo mi supervisión tienen las actualizaciones desactivadas por si acaso algo dejara de funcionar) pero parece que este problema ha llegado a los teléfonos móviles.

Hace unos años mis conocidos y otros que no lo eran tanto me llamaban para pelearme con sus ordenadores que dejaban de funcionar alegremente (previa instalación de vete-tú-a-saber-cuántos-programas-de-dudosa-procedencia). Ahora me temo que a nivel corporativo y a nivel personal me van a comenzar a llamar para resolver problemas en dispositivos móviles.

Es un hecho: los sistemas operativos móviles son tan complejos como puede serlo un sistema operativo de PC. Y al igual que en el PC, el usuario (en este caso, los millones de usuarios) seguro que es capaz de probar a hacer algo que ningún programador pensaba que iba a hacer... Y estropear lo inestropeable.

Lo curioso de ésto es que las operadoras móviles han de incorporar en su departamento técnico a personal con la guía de errores comunes para los n-cientos terminales diferentes. La solución suele ser parecida a la estándar de un informático:
- Actualiza tu firmware y verás qué bien...

Pero precisamente éso es lo que me ha pasado y no hay más actualizaciones... Desde hace meses que este error (del que me he percatado hace poco) está 'on the wild', como categorizan a los virus. Así que el resultado me parece que va a ser el infame 'Hard-reset' de antaño, devolviendo (con suerte) el dispositivo a su estado original y habiendo de reconfigurar aplicaciones, calendarios y demás.

Dicen que un profesional de la informática debería formatear su pc una vez por semestre para reducir los errores y el nefasto historial de instalaciones habituales de prueba y de programas que dejan de ser útiles llegado el momento. Lo que no me esperaba es que éso debiera aplicarse también a un smartphone profesional... Del que se hace el mismo uso (normalmente) que de un smartphone 'doméstico'.

Me pregunto entonces hasta qué punto, como usuarios, nos conformamos con las mil y una problemáticas de un smartphone:
- Me dura poco la bateríaaaaa (bueeeeno, cargo todos los días)
- Cada dos por tres está actualizandoooooo (en el mejor de los casos... bueeeeno, reinicio todos los días)
- La sincronización es problemáticaaaaaa (lo pruebo y repruebo lo que haga falta...)
- La empresa fabricante no se responsabiliza de bugs en el sistema operativo para dispositivos con más de 6 meseeeeeees  (en el peor de los casos)
- Se me ha olvidado en casaaaaa..

En fin. Como todo lo móvil en la actualidad, creo que aún falta mucho trecho por recorrer.
Yo, por si acaso, tengo mi Nokia del año catapún guardado que nunca me ha dado problemas... Sólo por si acaso.

viernes, 17 de febrero de 2012

Subcontratas subcontratis et omnia subcontratas


- Puede subirse los pantalones.
- Dígame, doctor, ¿es grave?
- No, es lo habitual. Es un caso claro de subcontratitis que suele manifestarse de forma dolorosa similar a la hemorroide al darse cuenta de lo inflado de la factura de una subcontrata.
- Vaya. Pues no sabía que me iba a doler tanto.
- Hombre, es normal. Usted está pagando el doble del precio original del servicio.
- Pues no tenía ni idea. ¿Y esto cómo se cura?
- Bueno, yo intentaría dejarlo pasar ahora mismo hasta que finalice la subcontrata. Intente utilizar el máximo de vaselina posible y un poco de antiácido. Pero sea más cuidadoso la próxima vez.

Esta curiosa visita al médico es bastante más habitual de lo que parece. Resulta que hay muchas empresas que carecen de forma habitual de los recursos necesarios para realizar sus proyectos. Como especialista en temas de BI he sido subcontratado muchas veces y tengo una buena colección de gorras.

Lo que yo no entiendo es cómo estas empresas son primero capaces de ganar esos proyectos... Hacer una oferta de algo de lo que técnicamente no tienes mucha idea, ganarla por el motivo que sea (¿precio, prestigio, músculo financiero?) y luego tratar de llevarlo a buen puerto puede ser muy complicado... Pero yo me pongo en el puesto del cliente: he otorgado un proyecto a la mega consultora X que quiero que me desarrollen ellos porque son los mejores (o creo que son los mejores... O me han dicho que son los mejores) y luego resulta que aparecen unos subcontratados de una empresa que ni conozco ni quiero conocer para realizar el proyecto.

El proyecto acabará bien o acabará mal. Si acaba bien, he sido idiota y he pagado mucho más a la mega consultora X por el mismo servicio (habría que considerar si nos ceñimos exclusivamente al servicio tecnológico y no a otras consideraciones). Si acaba mal, la mega consultora X tendrá que apechugar por no ofrecer su personal y subcontratar (con el riesgo que puede suponer).

Por suerte en estos tiempos que corren el mirar la pela (esta expresión debería adecuarse a la divisa actual) por parte del cliente hace que tenga mucho más claro lo que quiere y lo que se le ofrece y tiende a ser complicado vender un proyecto sin demostrar conocimiento, aunque sea subcontratado. Así pues, la figura del Prime Contractor tiende a ser parecida a la de un aparejador de obra que se encarga de buscar a los albañiles, electricistas, fontaneros, yeseros y demás para que la casa se pueda hacer en condiciones. La comodidad y la disminución del tránsito administrativo para el cliente, que normalmente no quiere problemas, hace que esta práctica pueda ser válida. Pero también, en los tiempos que corren, nos encontramos que para alicatar el baño no nos hace falta un arquitecto, tres albañiles y un equipo de fontaneros sino el amigo Manolo que se encarga de realizar todos los ajustes por un precio módico.

La flexibilidad es algo a considerar en la mayoría de los servicios de consultoría actuales, me temo.

jueves, 16 de febrero de 2012

La dieta Dukan

La vida sedentaria de consultor (a pesar de mis largos paseos a pie por Barcelona) y la imposibilidad física de ir a comer a casa unida a una carrera de atletoculo de sofá de alto rendimiento ha hecho que estos más de 10 años que llevo trabajando a 70 km de donde duermo hayan dado como resultado un crecimiento personal más allá de lo exclusivamente relacionado con la experiencia.

Vamos, que estoy gordo he estado más delgado.

La planificación de la 'operación bikini' de este año, por una vez, se ha ejecutado con tiempo suficiente como para que en San Juan uno pueda ponerse bikini ropa unas cuantas tallas más pequeñas que la actual. Después de un mes y 9 kgs menos parece que estamos en el buen camino para abandonar mi frase de abuelo que cuenta batallitas que reza 'hace mucho tiempo y muchos kilos...'.

Desde comienzos de 2012 contamos con una inusual actividad comercial (inusual porque entre la crisis y el comienzo de año uno se imaginaba que fuera mucho menor) y la verdad es que hay un denominador común en la mayoría de visitas que hacemos:
- Tenemos demasiados datos

Efectivamente, en BI tener un histórico de más de 3 años no suele tener sentido, especialmente en la actualidad con la inutilidad de compararse con los datos de entonces (que en la mayoría de los casos no hace más que hacerle entrar ganas de llorar a uno), pero esto afecta a rendimiento de sistemas y a la complejidad de los mismos.

Ya comentaba yo hace unos cuantos artículos que es necesario simplificar la informática corporativa (artículo que podéis leer aquí) ya sea en volumen de información o bien en el procesamiento de la misma. Las empresas guardan datos que ni conocen o que realmente no necesitan para gestionar. Sólo están ahí por si acaso.

El problema entonces es ése: ¿sabéis lo que cuesta no ceder a las tentaciones televisivas del chocolate, el Mc Donald's o los bollycaos? Con la analítica corporativa pasa lo mismo, montando módulos o proyectos aislados particulares de un departamento con las herramientas X, Y y Z para uso y disfrute de sus usuarios.
Una dieta adecuada que limpie de polvo y paja la mayoría de los sistemas, pudiendo redefinir y quitar muchos de los procesos obsoletos que andan por ahí y que nadie sabe qué hacen, es más que necesaria en, diría, casi todos los casos de empresas con  más de 5 años de utilización del ERP que sea. El problema es que eso cuesta.

Cuando estás gordo y dejas de estarlo tanto, la ropa te va grande, no te queda muy bien, te cuelgan las carnes (según cómo...), se te notan más las arrugas pero en cambio sueles estar mejor. En el proceso te duelen los músculos y las apetencias por comidas particulares hacen que uno quede reducido a una expresión un poco triste de lo que gastronómicamente era para convertirse luego en un ser en principio más feliz (y que seguramente durará más tiempo...)

Informáticamente, pasar a un modelo más simple de tecnología corporativa supone proyectos, esfuerzos, ajustes, dinero y un periodo de sufrimiento por parte de todos para luego ser más ágiles, mejores. Siempre merece la pena hacerlo, aunque a veces el ROI, nuestro amigo ROI, no lo aconseja. Pero hay algo impagable que el ROI no tiene en cuenta: esa satisfacción que tiene la empresa (y los empleados ni os cuento) de que, llegado el momento, pueden volver a ir al McDonald's sin el riesgo de sufrir un ataque al corazón por su obesidad al haberse portado bien durante tantos meses.

miércoles, 15 de febrero de 2012

La mafia de la selección

No os llevéis a engaño, no voy a hablar de futbol ni de la roja. Me refiero a los procesos de selección de personal.
La situación actual en el mercado laboral español es bastante triste (y aún habrá que ver el comportamiento de la nueva reforma laboral), pero la verdad es que en el sector de las TIC no estamos tan mal (comparado con el de automoción o el inmobiliario).

'Le haré una oferta que no podrá rechazar' decía Marlon Brando interpretando al célebre Don Vito Corleone en El Padrino y que es, a mi entender, la frase más recordada de toda la trilogía.

No iba desencaminado Don Vito con lo de las ofertas y los rechazos. La verdad es que hoy en día cuesta mucho encontrar a personal de cierto perfil (por mucho que tengas medios propios de autopromoción de dichas ofertas). Siguen teniendo éxito los portales de empleo (Infojobs a la cabeza) aunque ahora para acceder a la mayoría de sus funcionalidades hace falta la versión Premium de pago. El caso es rentabilizar.

Decía un profesor de proyectos informáticos que tenía yo en la universidad que internet primero genera la necesidad y luego se la cobra (con los años). Es el caso del cambio que están haciendo los medios de prensa escrita hacia un modelo digital (aprovechando además el auge de las tablets) con suscriptores tras haber ofrecido gratis durante años el periódico.

El caso de infojobs es curioso dado que hay algunos filtros que antes hacían divertido buscar entre las ofertas y que se han limitado a la versión premium: el filtro del sueldo que permitía ver las ofertas con mayores emolumentos en el país (normalmente copado por dentistas, vaya usted a saber por qué...)
Pero es que además, con el pack para poner anuncios más bajo se tiene que especificar el sueldo obligatoriamente, mientras que con otros packs superiores no es necesario.

El caso de Neurona, que tras integrarse en Xing, perdió mucha de la gracia para buscar oportunidad fue un caso que LinkedIn supo tener en cuenta para aplicarse adecuadamente... Pero la parte de empleo y búsqueda avanzada sigue siendo premium. Experteer, como buscador de trabajos de alta categoría, deja pocas opciones al usuario gratuito y además le pone los dientes largos con las ofertas premium.

Todo esto te lleva a pensar que cada vez hay más distancia entre la empresa que busca un perfil y el perfil que busca trabajo, con varios posibles caminos intermedios en que se mercadea, de alguna manera, con una necesidad imperiosa hoy día como es tener trabajo.

Pero bueno, dada la eficacia del INEM y sus homólogos transferidos autonómicamente es casi normal que aparezcan alternativas privadas. Por el momento, mientras no haya medios más directos, habrá que continuar pasando por ese aro del proceso de selección privatizado.

Seguiremos informando.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Derecho a veto

Como reza el dicho o eslogan de Montgomery Lee, 'las cosas se pueden hacer bien... o como siempre'.
Sabéis, oh seguidores de mi blog, que a mí me gusta hacer las cosas bien y en tiempo, pero uno no siempre tiene de la potestad para parar las máquinas y seguro que os habéis encontrado en más de una ocasión y en más de un proyecto que las cosas no son rodadas... Ni mucho menos. Hoy quiero hacer una reflexión seria al respecto.

Esos proyectos que, por diversas razones, comienzan a salir mal tienen una radiografía común:
- Siempre es culpa de los desarrolladores (oficialmente)
- Si se puede que solucionar, será por riñones
- El plazo a pesar de que haya cambios funcionales no se mueve
- Existe siempre un componente económico importante

Pues bien, si alguna vez os encontráis en un proyecto así, mi recomendación es que, con todo respeto, vetéis el proyecto. Por favor, vetadlo. Parad las máquinas.
La experiencia me ha demostrado que una parada a tiempo es una victoria. Siempre siempre siempre siempre que hay un retraso existe el pensamiento de 'ya lo arreglaremos'... Y nunca se arregla en unas condiciones en que tanto los consultores como el cliente estemos ambos conformes.

Así que antes de encontrarnos en la situación de tener pendiente unos cobros por parte del cliente que hagan que la única salida sea la huida hacia adelante para tratar de recuperar algo, vetadlo. Parad. De verdad, hacedme caso. Si tenéis que perder dinero, perderéis mucho menos y estaréis en disposición de poder renegociar. Sed valientes, no merece la pena hacer un proyecto pagando y encima quedar mal con el cliente (aunque el resultado final sea excelente).

Y si no sois vosotros los que podéis vetar, hacedles saber a vuestros jefes de la existencia de mi blog y que contacten conmigo, que les contaré algunas historias para no dormir.

Ya sabéis lo que dicen: el trabajo bien hecho no tiene fronteras, el mal hecho, mantenimiento.