viernes, 16 de diciembre de 2011

El dedo acusador

Los que no tenemos superpoderes como tantos superhéroes (destructivos, se entiende) tendemos a utilizar la maravillosa herramienta que es el dedo acusador. Este mecanismo consiste, básicamente, en apuntar con el dedo índice a alguien y utilizarlo a modo de pistola, como si un rayo especial surgiera de su punta y actuara de diversas maneras en el objetivo.
Aparte del efecto terriblemente desmoralizante (léase con la debida ironia) de sentirse señalado, la utilidad de dicho dedo queda relegada en la mayoría de los casos a su utilización en pantallas táctiles de móviles o tablets.

Como usuario de Blackberry (y antes de otros smartphones con teclado) estoy acostumbrado a utilizar mis morcillas dedos con teclas muy pequeñas. El otro día que volví a tener en mi mano mi Treo 600 resulta casi de super héroe el poder escribir tan rápido.

Con mis dedos de superhéroe me he encontrado con terribles problemas de precisión en las pantallas táctiles (así no hay manera de pasar el nivel 10 del bejeweled...)  pero una de las cosas que más me molesta es la falta de transparencia de los mismos, efecto muy reducido con el stylus.
Más allá de aquel dicho que reza que 'la carne de burro no es transparente', el pinchar con el dedo en según qué lugares de la pantalla te tapa un porcentaje demasiado alto de la misma, dándote una mala impresión.
El dedo acusador, además de acusar y deslizar, tapa (para) que no veas (qué bien traído, sí señor...).

En un PC o en un móvil con teclado, lo habitual es que veas toda la pantalla. Eso es cómodo. Probad a poner un postit en una esquina de la pantalla a ver lo que os molesta.
- Eso son manías tuyas, hombre...

No digo que no, pero creo que debe reconocerse la incomodidad visual de este método cuando tienes unas manos como las del señor de la imagen. Al final, lo más cómodo es verlo todo y salvo que se incluya una pantalla táctil en los riñones del móvil para poder tocarlo por detrás (cosa que no es intuitiva pero que con un poco de entrenamiento sería lo mejor) volvemos a esa frase tan bonita de:
- The simpler, the better

Y lo más simple es mirar. Existen herramientas en el mercado como HeadMouse que permiten 'dirigir' un ratón con los ojos mediante una webcam. ¿Para cuándo esta funcionalidad en los smartphones utilizando la cámara frontal? Sería una auténtica revolución y el dedo acusador pasaría a considerarse un arma desfasada como es la cachiporra mientras miraríamos a nuestros enemigos intensamente y les haríamos doble click con las cejas.

Eso sí, tendría que tener horario de utilización, porque no me veo utilizando un móvil visual (¿visual u óptico?) con mis entrecerrados ojos matinales.