viernes, 24 de junio de 2011

Eso que siempre se acaba...

Últimamente me he visto involucrado en bastantes conversaciones acerca de dispositivos móviles (no ha sido por eso por lo que haga meses que no escribo nada en mi blog) y en todas ellas, más allá de las capacidades de los dispositivos y de lo mejor o peor que vayan, siempre aparecía el tema de la duración de la batería.

Quitando el hecho de que haya móviles, smartphones, tablets y portátiles que cada uno tiene su finalidad y funcionamiento, es tal vez el tema de smartphones donde hay una deliberación más pasional acerca de las baterías pero... ¿exactamente qué se espera que dure la batería de un smartphone? ¿Estamos preparados para tener un smartphone?

El otro día estaba viendo Star Wars (no preguntéis) y me dio por pensar en la fabulosa batería que tiene un sable láser. Yo nunca he visto a Obi-Wan con un cargador y fijo que el cacharrín gasta lo que no está escrito.
Aunque la batería del sable láser es de 'hace mucho mucho tiempo...' las baterías actuales son las que son.

Yo hice la prueba con mi Blackberry Torch en un escenario de mínimos (con mi actividad real, eso sí) bajando el brillo, quitando el Whatsapp (sí, buena aplicación, pero un vampiro...), desactivando el 3g... Y me ha durado la batería 3 días y pico (apagándola por las noches). Tengo conocidos con móviles Blackberry, Android, Iphones y demás que los tienen que cargar antes de finalizar el día (y sin intensas utilizaciones).

Vuelvo a imaginarme a Luke peleándose con Darth Vader:
- Luke, yo soy tu padre
- Qué bien, déjame el cargador del sable...
- Es que me lo he dejado en el otro traje...

El caso es: un smartphone de hoy en día (independientemente de marcas y modelos), ¿debería aguantar con todas las funcionalidades activadas (3g, bluetooth, wifi, pantalla, gps y procesador) un día entero? En tal caso, ¿qué pasaría con el uso de un usuario habitual? ¿lo tendría siempre en marcha todo 'por si acaso'?

Esto es un poco como lo que hablaba en otro artículo del procesador cuántico: si tengo batería de sobras, ¿por qué economizarla? Y si hoy en día con todo conectado un móvil funde la carga de la batería en 4 horas (en el mejor de los casos) ¿será que no estamos preparados/culturizados para tener tal dispositivo? Como quejarse es gratis...

Revisando mi baúl de los recuerdos, mi HTC TyTN que actualmente tiene como 5 años montaba una batería de 1500 mAh (mili amperios hora). Mi Blackberry Torch monta una de 1270 siendo un pelín más pequeña.
¿Os imagináis tener baterías de 5000 mAh (todo llegará)? Todo duraría tres o cuatro veces más de lo que dura.

Eso sí, nos saldría más caro el collar que el perro, con teléfonos de ultra larga duración a tope de consumo (2 días...) y a consumo estándar (semana y pico) pero con precios que pasarían de (hablando en libre) 500€ a 800€. ¿Compensa la diferencia de precio la comodidad de 'olvidarte' un día de cargar el móvil? ¿Cuál creéis que debería ser la tendencia en el mercado móvil, la reducción del consumo o el aumento de la batería?