jueves, 23 de diciembre de 2010

Aguinaldo informático

Cuenta la leyenda que si eras repartidor de butano en Navidad podías dejar una pequeña tarjeta en las casas que visitabas y las personas que en ella vivían se veían moralmente obligados a darte una propina en concepto de aguinaldo navideño.
Estas pequeñas propinas se hacían extensivas a muchas otras profesiones del sector servicios, desde el pizzero hasta el que arreglaba zapatos, pero nunca he visto que se extendiera al mundo informático o consultivo.
El caso es que una cosa es que se le pida a un cliente un extra (o bien que se ofrezca a darlo, cosa cada día más extraña) y otra cosa muy diferente es lo que afirman en el blog de Sigo Contando en el que se cuenta algo que me sorprende ¿gratamente?:

El aguinaldo es una gratificación anual que toda empresa tiene la obligación de otorgar a su personal, normalmente al fin de año.

El artículo 87 de la ley federal de trabajo establece que el aguinaldo mínimo será el equivalente de 15 días de sueldo base y que deberá cubrirse antes del 20 de diciembre de cada año.


Sorprendido me hallo y sorprendido me quedo porque nunca antes me había planteado que la empresa tuviera que hacer frente a un gasto extra mínimo de 300€ por cabeza (entiendo que aquí entran las comidas de empresa y los lotes... Lleguen o no a los 300€).


¿Dónde está el truco? Pues ándale, es que el blog es mexicano, cuate. Yo que iba a hacer reclamaciones laborales en mi empresa y como no les dé por abrir una filial en la parte más sureña de América del Norte no voy a poder... Por lo menos por este tema.


Al llegar aquí uno ya se pregunta ¿pero qué narices tiene que ver esto con la informática o con la consultoría? En realidad nada, pero no puedo evitar escribir un artículo navideño y como en cada artículo me quejo de algo, pues así tengo mi dosis de catarsis hasta fin de año.


Con aguinaldo o sin él, os deseo Felices Fiestas y un Próspero Año Nuevo (que no es difícil visto el actual...)

viernes, 10 de diciembre de 2010

Senioridad comparada

Como usuario de LinkedIn y de Xing, pertenezco a unos cuantos grupos profesionales del ámbito de la informática, la consultoría y Business Intelligence. Aunque algunos de ellos son de habla castellana, la mayoría a los que pertenezco son 'globales'.
Esto hace que reciba bastantes actualizaciones cada día en mi mail de lo que en estos grupos se discute y se dice. Y en algunos casos recibo, además, ofertas (directas e indirectas) e información sobre puestos vacantes.

La verdad es que no suelo fijarme demasiado en los trabajos de los EEUU (la verdad es que California aglutina la mayoría de las ofertas) pero hubo uno en que me fijé por un detalle, a ver si lo véis:

"Se ofrece puesto de trabajo en importante empresa del sector financiero para un consultor técnico con experiencia media (5-6 años) con tecnologías Hyperion en Pasadena. Posibilidad de Visa, costes de desplazamiento y bonus. Pago en dólares. Contactar con Foolan Eeto."

Aparte de que el trabajo fuera en Pasadena (no quiero pensar la de chistes que habrán hecho con esa ciudad...) lo que me llamó la atención fue que pagaban en dólares...
- ¡Meeec! ¡Respuesta incorrecta! Tiene el turno el jugador azul.
- Esto... ¿Lo de la Visa?
- ¡Meeec! ¡Rebote al jugador amarillo!
- Pues va a ser eso de la experiencia.
- ¡Correcto!

Efectivamente, que a un técnico con 5 años de experiencia con herramientas de BI se le considere un consultor 'medio' (por lo menos en el extranjero) me pareció impactante por el tipo de experiencia a la que estamos acostumbrados en el mercado actual.

- ¡Feliz 23 cumpleaños! ¡Ya has acabado la carrera!
- Sí, ya soy licenciado
- Haz el curso de 5 días de la herramienta de informes y pasas a ser consultor junior.
- ¡Hala!
- Mileurista, no obstante. No te vayas a pensar.

- ¡Feliz 24 cumpleaños! ¡Ya llevas un año de consultor junior!
- Uf, la de cosas que he aprendido.
- Bueno, creo que con la experiencia que tienes ya pasas a ser consultor.
- Ole ole...
- Mileurista y pico, no obstante. No te vayas a pensar.

- ¡Feliz 25 cumpleaños! ¡Ya llevas un año de consultor!
- ¿Ya puedo ser consultor senior?
- No, qué dices. Para eso tienes que tener o parecer que tienes 30. Que si no no tienes credibilidad.
- Vaya. Entonces sí que tardaré 5 años en ser senior.
- Tranquilo, que eso lo arreglamos.
- Pero mileurista, ¿no?

El caso es que con las herramientas de BI se asume muchas veces que un técnico bueno con un poco de formación está en disposición de ser un crack. Muchas veces es cierto si el proyecto lo permite.
Pongamos un ejemplo más mundano:

- Yo soy peluquera. Llevo 2 años trabajando en una peluquería.
- Ah, bien. ¿Y qué haces?
- Lavo cabezas.
- ¿Sólo?
- Sí.
- ¿Dos años lavando cabezas?
- Sí.
- Eres lavadora de cabezas senior, pero peluquera muy junior.

Con lo que en un proyecto multiplataforma multitecnología y multidisciplinar un junior con un poco de ganas en un año estará a nivel de capacidad por encima de alguien que se haya pasado 5 años haciendo informes únicamente, pero con una diferencia salarial seguramente importante.

En España, a diferencia del resto (Spain is veeery different...) la senioridad muchas veces se valora menos que la actitud (cosa con la que estoy de acuerdo) y suele entenderse como la capacidad de sacar adelante un proyecto, cueste lo que cueste. Así pues, con esta maquiavélica visión, es fácil encontrar a consultores senior con menos de un año de experiencia efectiva, con sus carencias técnicas pero con brutales capacidades de sacar adelante proyectos.

Luego nos quejaremos de que los jóvenes informáticos y consultores de hoy en día no se comprometen con el trabajo que realizan cuando se desencantan al ver sus capacidades comparadas con las de algún usaurio y no tener su nómina.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El principio del general

Si hablásemos de un juego de palabras, el principio del general seguramente sería algo así como 'gen' (ja-ja-ja...), pero me estoy refiriendo a algo más a tono con las artes bélicas.

En la antigüedad, un general debía ganarse el respeto de sus hombres haciendo él primero lo que después querría pedirles a ellos. No podía pretender que sus hombres hiciesen según qué cosas si no daba ejemplo primero y siempre sería, precisamente, el primero en arriesgarse ante una misión peligrosa.

Esto provocaba en la mayoría de los casos un ascenso de algún capitán con la medalla honorífica al valor póstumo o bien que el general pudiese ganarse unas merecidas vacaciones en una granja.

Como decían en Starship Troopers 'estás al mando hasta que mueras o encuentre a alguien mejor'.

Afortunadamente en la consultoría todavía no nos matan cuando se hacen las cosas mal pero a la que comienzas a dejar de ser un consultor para meterte en las labores de gestión (pasas de soldado a sargento...) aparece el principio del general.

Este principio obliga a lo siguiente:
- A ser el primero en arremangarte si la situación lo requiere
- A ser el que mejor hace las cosas
- A intervenir no importa cómo ni dónde
- A gestionar tu tiempo de otra manera para dar servicio primero a lo urgente, aunque sea responsabilidad de tus 'hombres'.
- A montar las guardias con la tropa dando ejemplo
- Y así un largo etcétera.

Obviamente, cuando uno comienza a tener responsabilidades de gestión se encuentra con la idea preconcebida de que uno 'no está para hacer informes, eso que lo haga un junior, que uno está para las cosas importantes'.

Pero claro, ante una situación comprometida, los generales también cogerán el arma reglamentaria y pegarán unos cuantos tiros, posiblemente acertando más de una vez. La diferencia radica en la simpleza del planteamiento militar al respecto de la consultoría.

Un general de la consultoría no se plantea desarrollar porque seguramente hace mucho que no lo pone en práctica y las nuevas mejorías y funcionalidades se le han escapado: se ha podido convertir en un 'usaurio'. Aquí es cuando por muchos tiros que pueda dar, la efectividad radica en la tropa. Y de hecho, como no se plantea dar tiros aquí sí que se aplica lo que decíamos de que 'uno está para las cosas importantes'.

Llegados a este punto uno vuelve a preguntarse:
- ¡... Pero si soy jefe de equipo/responsable de área/director de proyecto! ¡Yo no tenía que pringar hasta las tantas, que ya está Pepe que es el que tiene que sacar adelante el tema de los informes!
- Ya, pero las circunstancias...
- Qué circunstancias ni qué niño muerto. Un general no se rebaja a esas actividades...
- Ejem... Sargento.
- ¿Sargento?
- Sargento
- Vaya... ¿Cómo dices que se entra en lo de hacer informes?

Es muy complicado llegar a 'general' y solemos tener una idea equivocada de los trabajos que tiene que realizar un 'sargento', aunque sea de las fuerzas especiales de asalto. El día que cuente con las estrellas de general os aviso.