jueves, 17 de septiembre de 2009

IBM! (3)


Como curiosidad, IBM (3) es la descodificación de HAL! (2) (quitando los símbolos para simplificar). Este no es más que la continuación del artículo anterior.

En él planteábamos si la inteligencia artificial que emula el comportamiento cerebral (redes neuronales) podría tener los problemas típicos de nosotros las personas.

Normalmente, la idea que tenemos de la inteligencia artificial es aquella en que un robot o un sistema se estropean y comienzan a atacar a unos pobres humanos (2001, Juegos de guerra, Yo robot...) o directamente son enemigos de ellos (Matrix, Terminator...)

Y lo que suele pasar es que las máquinas suelen entender que los humanos no somos más que el equivalente a hormigas... O cucarachas. Nosotros vemos a estos insectos como inferiores, aunque tienen organizaciones complejas. Si como seres humanos no respetamos todas las formas de vida (exterminamos aquellas que consideramos plaga o que directamente nos son incómodas (que se lo pregunten a los USA...)), ¿por qué deberíamos esperar que una máquina que no nos asume como igual respete nuestra vida más allá de la mera curiosidad científica?
-Doctor, doctor, mi ordenador se ha curado de la depresión.
-Ah, muy bien, me alegro.
-Ahora me dice que no me va a hacer caso y se va a dedicar a la vida contemplativa.
Por suerte (o por desgracia), la inteligencia artificial completa (IAC) está muy lejos (pero muuuuuy lejos) vamos, aquí estaríamos ahora...




























... Y por aquí es por donde debería estar la IAC.

Sí, hay IA en videojuegos y en ciertos programas, pero no son cognitivos, no razonan, no aprenden, sólo interpretan código.

Siempre existe el miedo de la máquina que aprende exponencialmente y en un determinado momento 'toma conciencia de sí mismo', pero estamos hablando de algo que es sólo inteligencia: no tiene sentimientos, ni ética... Ni remordimientos (y no hablo de los políticos).

Y es que la mayoría de los problemas mentales humanos están relacionados directamente con nuestros problemas como personas, con nuestros miedos y sentimientos.

Yo os recomiendo el cómic Ghost In The Shell, de Masamune Shirow, pero el primero, por favor. En él, una inteligencia artificial pretende unirse a un ser vivo (hala, ya os he destripado el final ¡spoiler, spoiler!) por la curiosidad de vivir, reproducirse y cambiar.

No podría despedirme sin una de mis máximas para la posteridad: La inteligencia es inteligencia independientemente de su origen pero... ¿qué es exactamente la inteligencia? ;-)

jueves, 23 de julio de 2009

To be the Best of the Best or not to be.


Iba yo a EGB y me peleaba entonces en el patio del colegio con algunos compañeros de clase con la advertencia de 'cuidado, chaval, que he visto campeón de campeones'.

Esta película de artes marciales típica (equipo USA de los buenos contra equipo oriental de los malos, venganzas de sangre por el medio, entrenamientos, etc) en la versión original se llamaba 'Best of the Best', que viene a ser lo mismo.

Mi acostumbrada introducción fílmica (no, si al final va a resultar que soy cinéfilo de baja gama) viene por el tema de que la película premiaba el esfuerzo y el sacrificio. Es decir, un equipo de don nadies (más o menos) se entrenaba hasta la saciedad y sufrían lo indecible pero ganaban.
El otro día, hablando con uno de mis jefes, surgió el tema de 'si existen las ganas y el talento, el éxito llega' que viene a ser algo así como que si eres el mejor eres el mejor (obviedades de las composiciones copulativas).

A raíz de unas comidas con unos posibles clientes y de ciertas ofertas que hemos presentado últimamente, te das cuenta que no vale sólo con ser los mejores y tener ganas. Además está todo el tema político, los amiguismos y demás.
Tú sabes que eres el más indicado para desarrollar ese proyecto y que tu oferta es, además, la mejor, pero por alguna razón que se escapa a lo obvio y razonable y el proyecto lo hace otro.

Son estas cosas, estos politiqueos y amiguismos los que hemos comprobado que después son contraproducentes desde el punto de vista racional: al final, la cosa no sale como debiera, se llama al que había planteado la oferta más razonable y se le pide que arregle el desaguisado (carísimo, por supuesto) por la mitad de su oferta. Algo que hemos experimentado en multitud de ocasiones y que te deja un sabor agridulce.

Personalmente, si por ser el mejor te vas a comer las migas en lugar del pastel, a lo mejor no te merece la pena serlo. Lo malo es que, como homo informaticus, no me sale no ser bueno y no podría plantearme trabajar en consultoría siendo alguien mediocre.

Quiero esperar que mañana pueda escribir una entrada del blog en la que esté contento porque ha triunfado la lógica sobre la política, aunque mi sentido arácnido (que me falla nunca o nunca) me hace pensar que mi pesimismo actual tiene su fundamento.

¡País!

miércoles, 22 de julio de 2009

Vacaciones de verano para... ¿mí?


Uf, desde marzo que no escribía nada en el blog...

Más de uno se habrá preguntado (claro, como tengo millones de visitas diarias...) por dónde he estado. La verdad es que he estado bastante ocupado con temas laborales (parece mentira que estemos en crisis), con un par de MMORPGs (no es la onomatopeya de la bocina de un transatlántico, ya hablaremos de ello otro día...) y disfrutando de los calores del verano en la medida de lo posible (la corbata se me antoja accesoria en según qué ocasiones).

En este tiempo que he estado offline han pasado un par de cosillas interesantes dentro de lo que cabe en el blog:

1) El contador de visitas ha caducado (no será por desbordamiento...). A ver si lo pongo online otra vez...
2) Concluyó mi encuesta acerca de mis capacidades bloggeras con un rotundo (es un decir) 66% de los votos en la categoría 'Macho, se te va la olla pero tienes más razón que un santo'.

Estos dos hechos, especialmente el segundo, me da que pensar.
Cierto es que escribo este blog con mi estilo e ironía particulares como catarsis de cara a mantener algo de distancia con mi propia deformación profesional del mundo de la consultoría.
Pero si este blog (o las opiniones del mismo) me afirman como persona a la que se le va la olla... ¿Es contraproducente?

Tendré que pensarlo.

Espero retomar mi actividad bloggera habitual en breve. Mientras tanto, disfrutad del verano los que podáis.

lunes, 23 de marzo de 2009

HAL! (1)


- Haaaal! Peaaaso de finstro pecador de la pradera! Un lago negro, un lago brancorl... Ese torpedo sesuar que llega y dise...

He querido sintetizar en un par de frases toda las aportaciones a la lengua castellana del gran aunque efímero Chiquito de la Calzada (curiosamente sus imitadores tuvieron más éxito que él), porque es lo primero que uno piensa cuando oye 'HAL'.

Pero Hal (tal vez debería ser Jarl), aparte de un exabrupto muy extendido en la vida cotidiana, tiene otros significados. Algunos entenderán que se trata del Hardware Access Layer, la capa de aceleración de hardware de las aceleradoras gráficas. Yo al que me refiero es al amigo Hal9000, el sistema de inteligencia artificial de Dos mil y pico, Odisea en el Espacio.

A poco que te metes en informática, el primer sistema de codificación que se aprende es el HAL, que consiste en cambiar cada carácter por su anterior.
De esta manera, HAL descodificado es IBM.

¡Anda!

Cuando Kubrick rodó 2001, una odisea en el espacio, consideró que el referente en sistemas informáticos para el futuro debería ser IBM, por lo que les pidió permiso para utilizar su marca. La gente de IBM se lo denegó al ver que Hal9000, en la primera película, era más malo que los chistes de Chiquito, así que se inventó el nombre Hal bautizando a la vez a este sistema de codificación.

Para que luego digan que el cine no ha aportado nada a la informática per se.

Profundizando en la criptografía, uno ya se encuentra con sistemas indescifrables por el método de fuerza bruta y que requieren de: un conocimiento matemático excelente o una extraña concepción mental.
Ejemplos hollywoodienses de estos casos son 'Enigma' y 'Mercury Rising'.
En el primero, se explica cómo con pasión y muchas comeduras de coco el frente aliado consigue descifrar el código enigma de los nazis.
Y en la segunda existe un código que '4 ordenadores Cry no han podido descifrar (Alec Baldwin dixit)' pero que un niño autista es capaz de leer.

La curiosidad del tema es si la inteligencia artificial de Hal9000 (ya hablaremos de ello en otro momento), con su lógica irrebatible, sería capaz de emular el cerebro de un niño autista que funciona de una manera un tanto diferente a la de un ser humano normal sin para ello perder de vista la capacidad matemática necesaria para emularlo.

Ergo... ¿Un sistema de inteligencia artificial puede acabar desarrollando enfermedades mentales propias de personas?

- Doctor, doctor, que mi ordenador ha dicho que le deje tranquilo, que está depre.
- No se preocupe, conéctese a www.valium.com y descárguele cada 8 horas 10MB de paquete de datos.
- ¿Y se curará, doctor?
- Depende... ¿Funciona con Windows?

X ed lnldmsn kn cdi_qdlnr _pth ;)

jueves, 19 de marzo de 2009

Kilos, Megas, Gigas... ¿Petas?

Últimamente las capacidades de los PCs parece haberse disparado.
Haciendo una estadística de los ordenadores que he tenido en mi vida, veo clara la evolución:

- 1993: 386 dx, 40 MB de disco, 2MB de RAM
- 1996: 486 dx4, 180 MB de disco, 4 MB de RAM
- 1999: Pentium 2 266 MHz, 6 GB de disco, 128 MB de RAM
- 2003: Pentium III 566 MHz, 20 GB de disco, 384 MB de RAM
- 2007: Dual core 2 GHz, 320 GB de disco, 2 GB de RAM
- 2009: Quad Core 2,5GHz, 1TB de disco, 8GB de RAM (me lo estoy mirando)

He incluido sólo los ordenadores de sobremesa, pero si atrasas un par de años el calendario tienes la escala portátil (el portátil desde el que escribo este blog tiene 160GB de disco y 2 GB de RAM, como en 2007, aunque es de 2008). Y sí, soy pro-Intel.

Digo lo de los portátiles por una sencilla razón. Supongo que todos recordaréis que Windows Vista salió en febrero de 2007 y que en la campaña de navidad anterior, hubo una avalancha de portátiles que, aunque no estaba Vista disponible, ofrecían un vale para poder adquirirlo de forma gratuita y olvidarse de una vez del Xp.

La cosa salió mal. Y salió mal porque el mundo portátil no estaba preparado para Vista, por mucho que Microsoft se empeñara, y como ya dijimos en otro artículo, las comparaciones son odiosas y Xp se desenvuelve bastante mejor (pero bastante...) que Vista en un portátil de comienzos de 2007 (Dual core, 1GB de RAM).

¿Y quién utiliza portátiles? Pues desde hace un tiempo que está al alcance de todo el mundo, pero no hace tanto que sólo se utilizaban en ámbitos laborales y normalmente técnicos, por lo que Vista consiguió desquiciar a más de uno y hacer que Microsoft se encontrara con un muro inexpugnable.

Esta semana he montado unos portátiles dual core 2GHz, 3 GB de RAM. Windows XP volaba en ellos... Vo-la-ba. Y por primera vez me he planteado la posibilidad de instalar Windows Vista en un portátil que puede soportarlo. A ver... Sí, estamos en 2009.

Microsoft se equivocó porque no predijo con exactitud el estado de uno de los canales de venta de hardware más importantes y quiso forzar una situación que no era natural. En mi opinión, como pronto, Vista debería haber comenzado a pulular en el mundo portátil a mediados del año pasado... O comienzos de éste. O bien haber hecho una versión 'light' que pudiera correr en portátiles más modestos.

Toda esta explicación sirve sólo para preguntarse en qué piensan los fabricantes cuando desarrollan productos con ciertas necesidades de hardware y ver que por muy buena que sea la estrategia comercial, los usuarios no son tontos.

Espero que con Windows 7 tanto Microsoft como los fabricantes se hayan alineado correctamente... Y hayan hecho alguna prueba en un portátil actual (cosa que uno se planteaba la primera vez que estuvo delante de Vista en un portátil...)

miércoles, 18 de marzo de 2009

Born to kill, built to last

Creo que esta es la segunda vez que hago alguna reseña a una película de Tom Cruise... He de reconocer que no me gusta como actor pero algunas de sus películas no están mal del todo.
Aunque me quedo con 'el último samurai' (que no deja de ser una versión de Braveheart con pinceladas de Shogun), hoy quiero hacer referencia a Top Gun.

Esta película de mediados de los 80 explica el programa de entrenamiento de los pilotos de combate de élite de la fuerza aérea americana y tiene un único protagonista: el Grumman F14 Tomcat.

Aquellos a los que les interese la aviación seguro que saben que ha tenido varias versiones, que ha estado desde 1976 en activo (ahora ya no lo está, fue retirado en 2006) y que curiosamente el ejército de Irán tiene unos cuantos (fuera de mantenimiento y sin piezas de repuesto).

Pero fundamentalmente obedece a la máxima que titula este artículo: Nacido para matar, construido para durar.

Y uno se pregunta: ¿Existe ese fundamento en informática?
Normalmente se espera que cuando se desarrolla cualquier proyecto sea 'matador'. Es decir, que solucione una o varias papeletas. Y que dure... Y mucho para que el amigo ROI sea el mejor posible.

Luego llega un día en que alguien ve algo, decide que es mejor (en la mayoría de los casos es así) y se comienza de nuevo.

Pero hay otros casos que no es así.

Algunos clientes y personajes que conozco me afirmarán que lo que lleva más tiempo funcionando es el AS400 (desde finales de los 80) y que antes que éste estuvo el IBM360. Desconozco si el 360 aún funciona en algún lado, pero sé de varios lugares donde el AS400 sigue en activo... Y lo que le queda.
También he oído que alguno de los bancos que en su día tenían un host siguen teniendo (y ejecutando) los programas que ejecutaban hace 30 años... Sólo que tienen un interfaz adicional para que el programa crea que trabaja sobre cinta en lugar de sobre un disco duro.

Estos serían los que están construidos para durar... Y nacidos para matar porque a pesar de las nuevas tecnologías, no van a cambiar... Y cada vez quedan menos personas que sepan de ello.
Resulta curioso que por primera vez en la historia, una tecnología debiera ser reemplazada por falta de gente con conocimiento que porque realmente haya una sustituta factible.

martes, 17 de marzo de 2009

La nueva TV

- ¡Esta noche he tenido un sueño!

De esta manera tan merchandisingmente histórica, Martin Luther King iniciaba el más famoso de los discursos que alguna vez haya dado algún político. Unos cuantos años después, ha sido el insigne presidente de la Casa Blanca y senador de Illinois, Barack Obama, quien ha hecho suyo el discurso... O por lo menos la frase más famosa del mismo.

Y entonces vosotros me preguntaréis: ¿Qué narices tienen que ver MLK, Barack Obama y su discurso con la informática? Pues MLK con Obama no demasiado y lo del discurso era para despistar.

Lo que sí que tiene que ver con los informáticos (como personas y en algunos casos, animales o cosas) es el hecho de que todos tenemos sueño. Sueño, en singular.

Un lunes por la mañana tienes sueño, es lo normal.
El martes, por h o por b no te lo has quitado de encima, porque aparte de tu jornada laboral el lunes por la noche decides que quieres ver una película (¡aaaah, insensato!).
El miércoles, como no podía ser de otra manera, no duermes todo lo que debieras porque el martes por la noche echan House... Y ver House es como ir a misa...
El jueves estás más animado porque falta poco para el fin de semana, pero estás igualmente cansado porque el miércoles por la noche es posible que hayas visto el fútbol (a los que les guste) o los Hombres de Paco.
Y finalmente el viernes tienes sueño porque lo arrastras de toda la semana, pero estás contento porque el viernes por la noche no hace falta que te acuestes temprano...

El caso es que todas estas excusas televisivas tienen que ver con el hecho de que un informático, si puede, ve la tele con el portátil. No digo que vea la tele EN el portátil (que también, aunque no es demasiado cómodo), sino que se tira en el sofá en pijama y coge el portátil MIENTRAS ve la tele.

¿Y qué hace? Pues desde publicar entradas en un blog como éste a chafardear software pasando por contestar e-mails, bajarse películas para adultos (y adúlteros), buscar páginas de chistes y demás.

Dicen que los canales del futuro incorporarán widgets (esos programillas que aparecen en el escritorio de Windows Vista de dudosa utilidad) para conseguir que la gente vea el programa en sí... No lo tenga de fondo.

Por el momento, prefiero las posibilidades de internet a mucha de la programación que hacen en cualquiera de los canales del TDT... Aunque me dé sueño y me queje de ello.

lunes, 9 de marzo de 2009

Big Brown Theory

Según los últimos estudios y mediciones, el universo se expande a partir de un momento primigenio conocido como el Big Bang. Hoy en día hay una gran discusión en los foros científicos acerca de si la expansión del universo será frenada y pasará a una contracción que en un determinado momento dejará todo como al principio volviendo a comenzar todo de nuevo (teoría del Big Crunch) y la posibilidad de que la materia y gravedad del universo no sean suficientes para frenar la expansión llegando en un determinado momento en el futuro a un cosmos oscuro, frío y prácticamente vacío (Big Freeze).

Obviamente, no puedo imaginar las pizarras llenas de fórmulas de uno y otro bando científico en acaloradas discusiones al respecto.

Lo que sí que puedo ver son paralelismos entre esa teoría y la del Big Brown. En los proyectos informáticos suelen aparecer con cierta frecuencia los Browns, que cuentan con su propia escala de categorías como los huracanes.
El más grande de todos, que tiene las siglas MOAB (las mismas que la de Mother of all bombs) es el que responde a la Brown Theory que comentaba.

En un determinado momento, no había nada.
En el siguiente, explotó y se montó una buena.

Y evolucionó, evolucionó, evolucionó y se crearon quarks (nuevos requisitos) y materia (requisitos avanzados) y estrellas (ideas felices) y agujeros negros (marrones dentro del marrón principal). Con semejante ensalada astral, el fin del marrón principal se queda en duda.

Es en este momento, con todo el universo marronil en pleno apogeo cuando uno se plantea a cuál de las dos teorías pertenecerá...

Si es la del Big Crunch, supone que todo se arreglará y se reconducirá hacia la desaparición del marrón... Y dar paso al siguiente.

Si es la del Big Freeze, el marrón crecerá y crecerá hasta que no haya posibilidad de reducirlo... Ni de que haya más marrones posteriores.

No sé yo qué deciros sobre la que prefiero... Uno tendería a pensar que la segunda es mejor, pero la estadística me indica que soy BigCrunchista... ¡¡¡Y no podéis imaginar lo complicado que es transformar un marrón tipo Big Freeze en Big Crunch!!!

domingo, 8 de marzo de 2009

La patrona de los informáticos

No sé si sabéis que los informáticos tenemos una patrona que es Santa Tecla. Esta santa es, además, patrona de los pianistas y de la ciudad de Tarragona.

Entiendo que los Tarraconenses le van a seguir manteniendo el puesto y que los pianos van a seguir teniendo teclas pero... ¿Y los informáticos?

Si habéis seguido de cerca la historia de los ordenadores, sabréis que el teclado es algo que se inventó no hace tanto (hala, 30 años es no hace tanto) y que ha tenido diferente grado de evolución, desde la adaptación regional hasta la incorporación en los últimos años de cualidades multimedia.

Pero cada vez más y especialmente en el mercado móvil (pedeás y aifouns de esos...) comienzan a salir alternativas al teclado tradicional, como son suaves caricias a una pantalla o movimientos determinados basados en acelerómetros.

Supongo que alguno de vosotros habrá visto la película 'Minority Report'. Independientemente de las capacidades interpretativas de Tom Cruise, lo más relevante en cuanto a la interacción informática eran esos guantes que permitían con movimientos analizar cosas mientras se bailaba alegremente (bueno, más o menos).
Supongo que alguno también habrá visto 'Iron Man'. En esta película, Tony Stark tiene un sistema informatizado con inteligencia artificial llamado Jarvis con el que puede hablar (incluso es sarcástico) y con una interfaz holográfica que se puede 'tocar'.

Son dos ejemplos de interfaces del futuro para el usuario de informática. ¿Y el teclado? ¿Desaparecerá el teclado de 102 teclas en el futuro? Los visionarios de la informática parecen afirmar que sí.

En tal caso... ¿Seguirá siendo Santa Tecla la patrona de los informáticos o bien la cambiaremos por 'Santa Pantallatáctil' o 'San Hologramamolón de los colores'?

miércoles, 4 de marzo de 2009

Comparaciones odiosas

Un día (bueno, más de uno en realidad), sin que nadie me avisara de que iba a ser así, recibí un mail sorpresa a las tantas de un cliente con un mensaje muy claro:

- Hay algo que no funciona y tiene que estar para mañana. Ya tardas (esto último se sobreentiende pero me sirve para remarcar el tono).

Independientemente de que el cliente tuviera más o menos razón o más o menos prisas, la reacción cuando recibes un mail así mientras estás en pijama despachando cosillas por la noche cómodamente en el sofá mientras la tele suena de fondo es siempre la misma:

1) Coges aire
2) Miras al techo
3) Sueltas el aire
4) Parafraseas al Dr. García-Calvillo con su máxima más famosa: 'Soy un junco hueeeeeco, me doblo pero no me paaaaarto'.

Y claro, sueles ponerte a sacar adelante el problema a las tantas, a veces de forma gratuita para el cliente pero siempre con un coste personal que se cobra en ciertas conversaciones con la mujer de uno.

En ese momento, sacas conclusiones insospechadas: 'Eres tonto. No tienes que abrir el outlook en casa.'

Y después sueles recordar esas comparaciones tan odiosas establecidas entre informáticos y mujeres de dudosa reputación que ofrecen servicios para mayores de 18 años por dinero:

- Trabajas en horas extrañas.
- Te pagan para mantener al cliente feliz.
- Cobras por horas, pero tu tiempo se extiende hasta que termines.
- Cuando te preguntan a qué te dedicas, es complicado que te entiendan.
- El cliente siempre quiere pagar menos y encima quiere que le hagas maravillas.
- Cada día al levantarte te dices '¡No voy a hacer esto toda mi vida!'.
- Sin conocer nada de su problema, los clientes esperan que les des el consejo que necesitan.

... Y un largo etcétera.

En fin, con los tiempos que corren lo importante es continuar haciendo felices a los clientes... Ya sea delante de un ordenador o en otras circunstancias más rotondiles.

lunes, 2 de marzo de 2009

El trafic... digo, el comercial

Hace mucho tiempo (bueno, tal vez no tanto), yo me dedicaba en exclusiva a los temas técnicos en informática. Lo más parecido a algo comercial que hacía era entregar de vez en cuando una tarjeta en la que quedaba claro que mi puesto era el de 'Consultor'.

Pero había alguien que entregaba tarjetas de visita a diestro y siniestro. Era el más rápido a este lado del Llobregat, antes de que te dieras cuenta había sacado la tarjetera y varias personas se encontraban con una cartulina pequeña con su nombre y teléfono entre sus manos.

Era el comercial.

Tengo que reconocer que en aquel entonces el hecho de que un comercial vendiera un proyecto era cuanto menos peligroso. El objetivo era vender, como fuera o fuese. Y lo conseguía, vaya si lo conseguía. Y luego había alguien que tenía que sacarlo adelante, pero esa ya es otra historia.

El caso es que desde el banquillo técnico se solían hacer comentarios acerca de lo 'buenos' que eran los comerciales, de su capacidad de trabajo y de sus cualidades técnicas. Se veía con cierta envidia mal llevada que un comercial cobrara el doble que un técnico cuando muchas veces no tenía ni idea de lo que vendía. Pero lo vendía.

Ha pasado el tiempo y ahora hago labores comerciales (aparte de todas mis otras labores, claro...).
Y me he dado cuenta lo difícil que es vender. Y no sólo el hecho de vender, sino todo lo que cuesta el proceso en sí.
Es cierto que es bastante más relajado que el de técnico (llamo hoy, hablo con el contacto un momento, quedamos para la semana que viene, me paso un rato, hablamos, me cuenta su vida y milagros, dos cafés, ¿oportunidad? tal vez dentro de dos meses, ah, pues ya nos veremos...), pero tiene el stress adicional de tener que vender, de tener una serie de personas que dependen de uno para salir adelante.

Además, la coyuntura macroeconómica no ayuda mucho... La crisis hace mucho daño en los servicios. Antes hacías 20 llamadas, te contestaban 10, tenías 5 entrevistas y conseguías un proyecto.
En 2009 tienes que multiplicar esos ratios por 4 ó 5.

Y eso siendo de los mejores... Ah, no, somos de los mejores técnicos. Hay otros que son los mejores vendiendo... Aunque luego sus técnicos no estén a la altura...

En fin, no querría deprimiros con mi pesimismo actual. Menos mal que me he descargado un paquete de www.optimismo.com/mucho y mañana estaré algo más contento.

lunes, 23 de febrero de 2009

23F

Tal día como hoy del año 1981 se producía un intento de golpe de estado en el congreso de los diputados perpetrado como cabeza visible por el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, personaje de poblado bigote y poblada mala baba.

No obstante, este día tiene otro hecho de relevancia que supongo que la mayoría de vosotros habréis pasado por alto (lo de anoche en la gala de los oscar no cuenta) en el mundo de la informática y no es otro que este día de 1998 Netscape anunciaba que creaba el sitio mozilla.org, organización de código libre que, varios años más tarde y tras ciertos litigios con Microsoft por el medio, dio pie a la aparición del aclamado navegador de internet Mozilla Firefox.

Yo reconozco que utilizo el Internet Explorer de Microsoft por una cuestión de compatibilidad con las herramientas con las que trabajo pero es fácil ver que el IE7 se parece bastante al Firefox 3.

Y es que esto es algo bastante común en informática: a alguien se le ocurre algo, lo incorpora en su producto, a la gente le gusta y en la próxima versión está incorporado en muchos productos, así, fácilmente, sin royalties.

Por esta regla , ¿por qué Microsoft adapta soluciones exitosas y sencillas de Mozilla y luego sigue emperrado en conseguir que un Windows server sea más difícil de administrar que un Solaris, por mucho Wizard y megas de ayuda que traiga?
Y peor: ¿Por qué cuando tienes un problema con un windows server con la red lo que te dice es que te pongas en contacto con la persona que administra la red? ¿Qué pasa si tú eres esa persona?

He de recordar que MS-DOS triunfó porque era más asequible y sencillo que un Linux de la misma época. Windows triunfó por lo mismo.

Veo Ubuntu y lo comparo con Windows 2008... O el propio Windows 2008 con Windows 2000... O mi querido Visual Studio 6 con el Visual Studio .Net 2005... Y no puedo más que pensar que cualquier tiempo pasado (en ámbitos informáticos) fue mejor.

Pero bueno, como éste no deja de ser un blog de pensamientos poco profundos, no puedo más que esperar que el próximo 23F, el que hace 2010 ya, nos traiga noticias tan relevantes como la de 2005 (se confirman efectos relativistas predichos por Einstein para las cercanías de los agujeros negros) y no como la lamentable reseña que queda en Wikipedia para 2009.

¡Se acabe el artículo, co..!

jueves, 19 de febrero de 2009

El número IP

Como todos los internautas sabéis, hay una cosa rara por ahí en la parte de la configuración de la red que es la IP (IP=Internet Protocol) pero cuando me refiero al número IP es algo muy distinto.

Supongo que a todos os suena el número Pi (3,141592...). Es la relación entre las longitudes de una circunferencia y su diámetro (Pi=L/2R). Este número con una cantidad infinita de decimales tiene una importancia primordial para... Esto... Sí, claro... ¿Para los deberes de los niños?

Quitando que al tratarse de un número ilimitado de números podemos encontrar entre sus decimales el teléfono móvil de cualquiera de las estrellas de Hollywood (entre ellos el de Chuck Norris, que sería el único capaz de encontrar el último decimal del número Pi...) o bien la codificación exacta del próximo Windows 7 (¿Debería llamarse Windows Pi?) así como que hay gente (con poco trabajo) que memoriza sus decimales...

- Ya sé 100 decimales del número Pi
- Pues yo 250, chato.
- Y yo 500, pasa pues...
- A mí me han tocado 5 millones de euros en la primi, pero no sé ni diez decimales del número Pi.
- Pfff, infeliz...

... la verdad es que el número Pi no tiene demasiado uso para el común de los mortales. Otra cosa es en geometría e ingeniería donde tiene una aplicación más práctica.
El que sí que tiene sentido es el número IP. El número IP no es más que el número Pi elevado a -1, que da un valor de 0,318309... E infinitos números más. Para redondear, 0,32.

Desde la última vez que utilicé el número Pi para algo (creo que fue en la universidad, pero no descarto que fuera en el instituto) me he dado cuenta de la importancia del número Ip:

0,32 euros pagas por minuto al llamar de movistar a otro operador en tarifa estándar.
0,32 (32%) es el margen medio exigido en facturación en una empresa de consultoría.
0,32 (32%) es la media de retraso de cualquier proyecto informático... Que no sea SAP, claro.
0,32+0,32 (64%) es la media de retraso de un proyecto SAP.
0,32+0,32+0,32 (96%) es la media de retraso de un proyecto SAP implantado por la consultora más grande del mundo...
0,32% es lo que a lo mejor me suben el sueldo este año... Si la crisis permite que siga teniendo trabajo.

En fin, un montón de aplicaciones para el número Ip.

Supongo que ahora habrá algún matemático que dirá:
- Tu planteamiento no tiene fundamento alguno. No haces más que decir inexactitudes basadas en experiencias personales sin ningún método científico. Deja la creación de constantes matemáticas a matemáticos rigurosos y reconocidos.

En efecto, esto es así, y no estoy en contra del intrusismo respetuoso en algunos campos (no soy matemático).
Ahora bien, me guardo el derecho de recordar mi disertación sobre el número Ip a todo aquel que no sea informático la próxima vez que hagan comentarios acerca de mis juicios profesionales.

martes, 17 de febrero de 2009

Podríamos...

- No mintió ella, fue la enfermedad la que mentía.

Así de tajante se mostraba House en uno de sus capítulos con enfermedades nada comunes (pobre hombre, siempre enmarronado con enfermedades imposibles).
Esto me lleva a pensar si el hecho de que House exista hace que el número de personas con enfermedades poco frecuentes se dispara en sus cercanías en un milagroso acto por parte de la propia naturaleza de acercar al que resuelve los problemas a los que le necesitan.

Desde este punto de vista, ¿el hecho de que existan homos informaticus hace que aumente la complejidad de los proyectos a la que se enfrentan estas personas?

La primera persona del plural del condicional simple de indicativo del verbo poder es una palabra absolutamente prohibida en ciertos entornos en los que me muevo.

- Tengo un problema.
- Pues podríamos...

Podríamos. Esa palabra suele ir seguida de una propuesta tecnológica muchas veces tildada de 'idea feliz' (por no hablar de formas vulgares de la autosatisfacción cerebral) y que, aunque posible (a veces sólo en teoría) supone un aumento de la complejidad del proyecto.

Es lo que se llama 'aportar valor técnico'. La experiencia es un grado, la imaginación es otro más y el hecho de ser un homo informaticus es otro grado más. Así pues, tanto grado provoca que ciertos proyectos se acatarren y tengan algunas décimas de más.

Con 40 de fiebre en un proyecto, la complejidad del mismo tras varios usos de la innombrable palabra es tal que las herramientas con las que se desarrollan se explotan hasta el máximo de sus capacidades... Y luego resulta que las herramientas son malas porque las necesidades sobrepasan su ámbito normal de actuación o que la administración necesaria es compleja y costosa.

En fin, ¿podríamos acabar ya este artículo?
Podríamos.

lunes, 16 de febrero de 2009

Homo Informaticus (II)

Retomando el tema del artículo anterior que acababa casi como comenzaba (ergo es un artículo que no sirvió de mucho), tras una disertación con mi colega a la par que amigo Dr. García-Calvillo, ilustre facultativo del Colegio de Marronología Superior, hemos descubierto que la pregunta de si el informático nace o se hace está mal formulada.

De hecho, hemos concluido que se trata de una afirmación: el informático nace y después se hace.

Por lo tanto llegamos a la conclusión de que el informático total, el informático freak del que hablábamos en el artículo anterior, es una combinación de un hecho de herencia genética, de un hecho casual y parece ser que de algo más.

Como en todo lo que está involucrado la genética (incluso siendo no-gallinas), cada una de nuestras capacidades viene determinada por nuestros padres.

Obviamente, a algunos se nos da mejor unas cosas que otras y no hay tantos hombres del renacimiento como a alguno le gustaría, por lo que nos especializamos en aquello que se nos da bien y que además NOS GUSTA.

Un determinado día y para jolgorio de sus padres que no sabían donde se metían, nace un informático nativo. La excelente herencia de sus padres le comporta unas capacidades lógicas, matemáticas y de resolución de problemas excelentes, por lo que es muy complicado que este niño haga carrera en política y retire a sus padres. El primer paso está dado.

Ahora bien, ¿y si nunca en su vida se pone delante de un ordenador? Pues seguramente se meterá en algo que le permita hacer uso de esas capacidades, por ejemplo, diagnosis médica.
House no es más que un informático que descubrió la informática después que la medicina. Me pregunto si en caso de haberse metido a informático tendría una serie de televisión.

¿Y si se pone pero no le gusta? Entonces encontraremos al profesional de la informática, que viene a ser como el príncipe heredero del reino. Muy riguroso y con capacidad de sacar el trabajo adelante, pero que jamás tocará un ordenador fuera de su horario de trabajo.

¿Y si finalmente le gusta? Si eso es así y para jolgorio de sus padres, el niño no abandonará su habitación en años y sólo se pondrá moreno mediante la tenue luz del monitor del ordenador.

¿Y si nace, descubre, le gusta y encima se dedica profesionalmente?
Si pasan todas esas cosas, esta persona estará en disposición de comerse los más variopintos marrones, de realizar aquellos proyectos fabulosamente bien pensados que venden algunos comerciales, de dedicarle horas y horas muchas veces infructuosas, fines de semana, esfuerzos sin fin e incluso sin reconocimiento...

Con semejante panorama, uno no puede más que alegrarse de no ser uno de ellos...

... ¿O sí?

viernes, 13 de febrero de 2009

Homo Informaticus (I)

En el día a día de los proyectos informáticos trato con multitud de personas.

Algunas de ellas son excelentes profesionales, otros hacen lo que pueden y finalmente hay un grupo que muchas veces te hace preguntarte cómo llegaron al mundo de la informática.

Y es que aunque tengamos la solución de si fue antes el huevo que la gallina...

Inciso:

Según mi parecer, hubo una vez un animal que no era una gallina.
Este animal hembra tuvo un encuentro romántico con otro animal macho.
Ninguno de los dos eran gallinas.
La combinación del adn de ambos generó, por primera vez, una gallina encapsulada en un huevo.
Esto hace que el huevo apareciera antes que la gallina en sí.

No obstante, ¿con quién se apareó la primera gallina? ¿El descendiente de una gallina y un no-gallina es una gallina? ¿Cómo de sabia es la naturaleza con la lógica genética?
FInciso.

... muchas veces me pregunto: ¿Un informático nace o se hace?

Seguro que conocéis a gente que ES informático y gente que TRABAJA EN informática.
En mi opinión, el informático nativo es aquel que suele ser un freak de la informática. Alguien a quien le gusta y en su tiempo libre suele probar cosas nuevas (drogas aparte) como un nuevo sistema operativo, la última versión de una aplicación, programación variopinta y de dudosa utilidad, etc, pero que en su vida laboral destaca por ser alguien tremendamente resolutivo.

Lamentablemente, conozco poca gente así, gente con la que puedas hacer de brown dispatcher y soltarlos ante un tremendísimo marrón técnico... Y salir airosos.

Luego está la gente que trabaja en informática. Gente que a lo mejor ha estudiado matemáticas, economía o biología y que por el mero hecho de ser licenciado alguna gran consultora lo incorpora para desarrollos técnicos para los que no tiene vocación.
Ojo, no quiero decir que un economista sea mal informático (de hecho conozco alguno bastante mejor que la media entre informáticos), sino que no tienen esa vocación.

Es como si a mí ahora me propusieran ser médico... No valgo para ello (aunque House es uno de mis ídolos, pero más por su genialidad intrínseca que por sus capacidades médicas).
Y de cualquier manera, considero que se sale muy poco preparado de las carreras universitarias generalmente como para resultar competitivo en el mercado laboral (yo no me pondría en manos de un médico que estuviera tan preparado como yo cuando salí de la universidad...), con lo que si un informático sale poco preparado para las labores informáticas de la universidad no quiero pensar lo preparado que sale un biólogo (para labores informáticas).

Toda esta exposición está muy bien, pero la pregunta sigue estando ahí: ¿Un informático nace o se hace?

Mi opinión, en próximas entregas.

Consultores, informatras y otras faunas (I)

No hace mucho, entrevisté a un recién salido de la universidad. Nos interesaba un perfil muy junior al que poder ofrecerle una carrera polivalente en el mercado de la consultoría de BI.Como siempre hago, le pregunté qué le atraía de nuestra empresa y qué le gustaría hacer (la oferta era para un técnico sin experiencia).

Él me contestó, con la pasión (y cierta ingenuidad) típica de un recién licenciado, que quería aprender mucho y en el plazo de un año ser un consultor senior, que había oído que se gana mucho dinero siéndolo.

En ese punto fue cuando mis pobladas y entrenadas cejas se arquearon en la forma no pareja que una persona menos fría habría expresado con tres letras y dos signos de interrogación:

- ¿EIM?

Y no es que aquí esté hablando de Enterprise Information Management, sino que me refiero a lo perplejo que me quedé con la contestación de aquel candidato, que no hacía más que constatar algo que yo ya sabía: el término Consultor se utiliza muy a la ligera.

Lamentablemente, esa ligereza de uso hace que cualquiera se llame a sí mismo consultor y que cualquier empresa tenga en su haber múltiples consultores junior y senior. Pero en algunos casos esto se queda en un simple apodo y es ahí donde se hace el mal para el término.Hace unos cuantos años, cuando comenzaba esto del BI en la zona de Barcelona, había auténticos consultores. Personas con un gran conocimiento funcional del ámbito de mercado en el que se movían, con la capacidad de realizar desarrollos técnicos para llevar a buen puerto sus análisis y que al presentar la minuta por su colaboración hacía palidecer a más de un departamento de compra. Pero lo valía.

Yo siempre recordaré cuando empezaba como simple técnico y, en un determinado momento a media mañana, se hacía el silencio. La gente se levantaba de su asiento disimuladamente y miraba hacia la puerta. Entonces entraba un personaje excelentemente vestido con un maletín en una mano, saludando con la otra y una sonrisa más propia de un anuncio de pasta de dientes que del mundo de la informática.Y entonces alguien decía, entre sorprendido e incrédulo:

- ¡Ha venido El Consultor!

Aquella persona, rodeada de un aura de omnipotencia informativa, se dirigía con paso firme al despacho del presidente. Y el mismísimo presidente le acercaba la silla... Y le iba a buscar un café incluso.Pero desde entonces ha llovido mucho y el término se ha gastado de tanto usarlo. Se le llama consultores a técnicos con mucha experiencia en una herramienta o en un sistema de programación, capaces de sacar adelante proyectos pensados sólo para ser vendidos y nunca realizados... Pero también se le llama consultor al pobre chaval recién salido de la carrera que le envían a contestar el teléfono y a traerle cafés al jefe del equipo de desarrollo.

- Su café, don Armando.

- Gracias, tú sique así y te ascenderé a Consultor junior de logística en equipos de proyecto.

El caso es que el cliente muchas veces pierde la confianza cuando le envían un consultor u otro consultor. La diferencia radica en que el título es el mismo, pero la persona y sus habilidades no. Y diferentes empresas tienen diferentes medios para evaluar las habilidades de cada uno. Y es que además, los clientes han aprendido y calan rápidamente al que no vale. O así debería ser.Así pues, la conclusión que sacamos es que no todos somos consultores y la mayoría somos simples técnicos. Pero en ese caso, creo que denominarse técnico o analista o programador tampoco es adecuado en el mundo de BI.

Para mí, cada proyecto o cliente tiene su propia informática. Son un caso diferente. Y la informática es la ciencia que trata la información... Y no conozco ningún proyecto que no haya tenido problemas con ella. Es por eso que me voy a permitir, ahora que está tan de moda, inventar el término de la informatría, que no es más que el proceso que trata los problemas de la información.

- ¡Doctor, doctor, mis datos no me salen en informes!

- No se preocupe. Un proyecto de datamart, una instalación de un sistema de reporting y unas cuantas horas de consultoría y como nuevos.

En la informatría, y basándome en un ejemplo del genial Jorge Bucay, también hay tendencias. Tendríamos una tendencia Freudiana, una Gestáltica y una Conductista, que ilustraremos con el ejemplo anterior del sistema de informes en un artículo posterior.